Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diez razones por las que adorábamos 'Alsa'

La pandilla de 'Al salir de clase'ARCHIVO TELECINCO
Se convirtió en la serie estrella de la sobremesa a finales de los 90 y más de dos millones de adolescentes siguieron cada día y durante cinco años las historias de Miranda y compañía. Al igual que en otras series, sus protagonistas eran guapos, interesantes, iban a la moda...  ¿Dónde estaba la diferencia? En telecinco.es nos sigue gustando y te explicamos por qué.
ya estaban independizados
2. Porque mientras nosotros subsistíamos con la miserable paga de nuestros progenitores y el dinerillo que sacábamos con algún trabajo ocasional, ellos ya eran dueños de negocios: Miranda tenía el CBC y Santi y compañía la tienda comics y videojuegos.
3. Porque mientras nosotros pasábamos el verano en el pueblo o en casa, ellos iban todos los días a la piscina o estaban trabajando en algún lujoso club de vacaciones (aunque hubieran suspendido todas).
4. Porque a pesar de lo que pudiera parecer no les importaba el aspecto. Sólo eso explica que Nines (la ex miss España Helen Lindes) saliera con Rubén y Agustín con Ángela.
5. Porque sólo en 'Al salir de clase' podemos ver a Dani Martín convertido en un macarra de cuidado. ¿Quién no recuerda a la banda del bate?
6. Porque eran promiscuos y nunca se enfadaban cuando un amig@ se liaba con un ex (de haber ocurrido eso en tres meses más de la mitad de los personajes no se hubiera hablado).
7. Porque con más de 20 años parecían adolescentes.
8. Porque en su instituto se podía repetir hasta que uno terminara aprobando por puro aburrimiento. Es la única manera de explicarse que empezaran el instituto con nosotros y terminaran años más tarde.
9. Porque sólo ellos son capaces de conseguir que artistas de la talla de Bon Jovi, Lenny Kravitz, Jennifer López o Roxette, fueran a tocar a un garito de barrio como el CBC.
10. Y, no nos vamos a engañar. Porque en ningún instituto había tanto pibón y tanto tío bueno por metro cuadrado como en el Siete Robles: Hugo Silva, Félix Gómez, Raquel Meroño y la inigualable Elsa Pataky.