Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

A. David: "Encontré el jamón frente a la letrina y pensé que me había tocado la lotería"

A pesar de que el principal acusado de esconder jamón bajo su colchón ha reconocido que fue él quién encontró el preciado botín y lo escondió con sus pertenencias, el resto de los habitantes de la casa continúan durmiendo en el frío suelo, sin colchón y sin almohada una última noche.

Los concursantes seguían durmiendo en el suelo, sin colchones ni almohadas, como consecuencia de que nadie se decidiese a confesar de dónde habían salido unos paquetes de jamón ibérico que se encontraron bajo el colchón de Antonio David. Las próximas noches se les levantará el castigo porque algo ha ocurrido en la casa.
A pesar de que A. David, en un intento por salvar a sus compañeros del castigo, reconoció que era él quien había escondido el preciado manjar bajo su cama, no logró convencer a la organización. Sin embargo, la llegada de Escassi a la casa ha cambiado el concepto del bien y del mal que tenían los habitantes de la finca, y el propio jinete ha sido el encargado de convencer a su compañero de que debía hacer una confesión creíble.
Nagore también le ha recordado que la verdad a medias, en este caso, no valía y le ha recomendado que contase una historia como que yendo a por manzanas, una tía le tiró un sobre de jamón y él lo había cogido.
“Dale una vuelta esta noche, piensa en cómo te ha llegado el jamón y lo cuentas”, le dijo Escassi antes de dormir. “Cuanto antes lo hagas antes lo olvidan todo, aunque tengas hasta el jueves que viene. Pero estás nominado”, le ha recordado el jinete.
Antonio David ha decidido hablar con la dirección del programa, aunque achacaba la llegada del jamón a sus manos como un fallo del equipo: “El programa queda en evidencia porque eso viene de fuera y yo lo encontré dentro”.
“Yo me levanto una mañana, fui a la letrina y ahí me encontré colocado justo enfrente el jamón. Pensé que me había tocado la lotería, a mí y a todos, para el momento en el que pasáramos hambre. Lo cogí de la letrina, me fui a la habitación y lo escondí debajo del colchón. Nadie sabía nada y ahí se había quedado. Me siento responsable del castigo y cargo con la responsabilidad, aunque me molestó que Mari Ángeles no se quedara callada y fuera a delatarme. Otro compañero no lo habría hecho”, ha confesado.
Sin embargo, su versión pierde peso desde el momento en el que, tanto Mari Ángeles como Liberto, han reconocido que han encontrado envoltorios de comida tanto en el pajar como en la basura.
La madre de Aída, muy dolida, se ha desahogado en el confesionario con el equipo tras haber sido implicada en el crimen del jamón. No soporta ni que le acusen, ni dormir en el suelo. “Lo único que ha hecho bien Antonio David es casarse con la hija de Rocío Jurado, y encima le pusieron los cuernos. Que se fastidie”, ha dicho.