Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miriam a Roberto: "La foca de tu hermana ha intentado agredirme con un cuchillo"

Preparativos para la cena
Qué mejor que organizar una cena con amigos para que la adoptada se intregara en el ambiente familiar de los González Retamar. Para ello, Miriam no tuvo reparo en ir a comprar la comida a la carnicería del pueblo y ayudar a Roberto a preparar el postre para la velada especial. Momento en el que Miriam hacía gala de su 'pícaro humor'.
Pero lo que no sabía la colaboradora televisiva es que mientras que ella cocinaba su postre, Gema, la hermana de Roberto, estaba opinando sobre ella y la verdad, no muy bien: "La veo muy borde, muy seca. A mi me da que no nos vamos a llevar bien. Creo que la voy a meter caña. Nos lo vamos a pasar bien", afirmaba con 'cara de pocos amigos' Gema.
Momento íntimo entre Sara y Miriam
Para despejarse un poco de los preparativos de la cena, Miriam decidía mantener una charla abierta y siencera con Sara, tan sincera que la adoptada no mostró repara alguno en sus opiniones: "Tia se me van los ojos a los pechos, es como llevas ese escote, no te estoy mirando a los ojos y parezcon un tio salido", le confesaba Miriam.
Aunque la conversación entre ambas fue subiendo de temperatura y la asesora del amor le decía sin tapujos a Sara que tanto ella como su pareja, Roberto, eran bisexuales. Pero, Sara le confirmó que Roberto no lo era. Tras esta doble confesión, la tensión sexual parecía explotar cuando Miriam decidía echar un vistazo a los pechos de Sara.
Conflicto abierto
La confianza de Miriam con la familia iba aumentando hasta el punto que la adoptada le confesó a Sara que su cuñada, Gema, le hacía sentir algo incómoda. Un comentario que Gema escuchó y que no tardó en reprochar a la invitada. Mientras, Roberto intentaba poner algo de paz en el frente, pero las dos mujeres seguían lanzándose contínuos ataques. "La foca de tu hermana me ha intentado agredir con un cuchillo", le decía Miriam a un Roberto algo asustado por la situación.
Cena polémica
El enfrentamiento seguía abierto y a la hora de cenar, tanto Miriam como Gema seguín lanzándose todo tipo de 'piropos', hasta el punto que no querían ni sentarse juntas. Pero, Roberto también tuvo un pequeño enfrentamiento durante la cena, pues Miriam se quejaba en voz alta de los tocamientos por debajo de la mesa que estaba rebiendo por su parte.
Esto aumentó aún más la tensión de un encuentro no muy divertido en el que el pasado de Miriam y su ex pareja, Pipi Estrada, también tuvieron presencia.
¿Dulces o incómodos sueños?
Llegada la hora de dormir, Miriam conocía su dormitorio: el salón y una cama hinchable era lo único que Sara y Roberto le proporcionaban para descansar, aunque sí le daban su beso de buenas noches. Antes de dormir, Miriam confesaba en voz baja que tenía que defenderse de Gema a todas horas y para ello necesitaba un arma con la que pasar la noche.
Últimas horas de la convivencia
No sin esfuerzos para levantarse de su cama, Miriam acompañaba a Sara a hacer footing. Momento el que ambas compartían más secretos y también elasticidad.
Una vez estirados los músculos, Roberto, Sara y Miriam hacían la última visita a la familia de la abuela, Sabina, quien puso todo su esfuerzo para encontrar un buen novio a la colaboradora televisiva rezando una oración. Algo que Miriam intentaba, pero que no conseguía.
Y finalmente llegaba el momento de decir 'adiós' a los González Retamar. Mochila en mano, Miriam se despedía de su familia adoptiva, quien le tenía un regalo preparado para este momento: la vuelta a su hogar sería haciendo 'autostop'.