Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miriam a Roberto: "Tu novia está cañón"

Las primeras horas de Miriam Sánchez en casa de los González Retamar dieron mucho juego. Hubo de todo: tensión sexual, emotividad, chascarrillos varios, una visita a la carnicería y hasta polémica. Qué menos se puede esperar de la televisiva ex de Pipi, que aunque al principio de la experiencia reconocía estar un poco "acojonada", se acabó comiendo con patatas a todo el que se le ponía por delante... E incluso saltaron más que chispas entre Miriam y Sara, la novia de Roberto.
Buen rollo. Es lo que impera en esta primera parte de'Adopta a un famoso: Miriam Sánchez'. Natural, muy suya y siempre picante la colaboradora de programas como 'AR' o 'Mujeres y Hombres y Viceversa' se suelta la melena a la mínima que se le da la oportunidad. Y éste es el caso. Lo que no se esperaba es que en directo iba a conocer a los González Retamar y en ese momento iba a empezar su aventura.
Conoció así en telecinco a Roberto, el prota de esta historia que además no está atravesando un buen momento personal, a la abuela Sabina de 90 años y a la madre de Roberto, Pilar. Pero todavía le quedaba lo más imporetante, conocer a Sara, lo novia de Roberto.
La pareja esperó a Miriam en su casa de Valdemorillo y pronto empezaron a hablar de 'Superviviente's . Entró en escena el café y la difícil situación de los González por el reciente fallecimiento del padre de familia hizo aflorar las primeras lágrimas.
Pero no sólo hubo emotividad. En seguida irrumpió el buen humor tanto de Miriam como de los González. La visita a la carnicería a comprar la cena dejó una imagen histórica: Miriam pidiendo morcilla con rintintín.
Y ahí no acabó la cosa.¡Le dijo a Roberto que su novia Sara estaba cañón! Y acabaron tocándose mutuamente las prótesis de silicona porque Miriam le dijo a Sara que estaba "mal operada" a lo que Sara respondió que es que a ella le "gustan grandes". Casi nada.
Más adelante Miriam conoció a la que será su gran enemiga en la segunda parte de la convivenciaGema, la hermana de Roberto. Pero no adelantemos acontecimientos y disfrutemos hoy de la naturalidad y frescura de la gran e irrefrenable Miriam Sánchez. Estos y muchos otros momentos irrepetibles en esta primera parte de la adopción de la ambición rubia de Telecinco. ¡Va por los Internautas!