Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aída consigue trabajo en una residencia de ancianos

Sin trabajo y sin dinero. Y para colmo, empinando el codo. Aída está sumida en una espiral de autodestrucción. Mauricio es el único que sabe el punto de no retorno en el que se encuentra su oronda amiga. Decide ayudarla ofreciéndole un trabajo en una residencia de ancianos. Como Aída no puede ni pagar siquiera el material escolar de Lorena, acepta el empleo. En la residencia conocerá a Luís, personaje que encarna el actor Jesús Guzmán ('Crónicas de un pueblo').
Alquilar mola
Tampoco es baladí el marrón que tiene encima Luisma. Con un bebé bajo el brazo, hay muchos gastos que afrontar. Baraja varias opciones para conseguir dinero y al final decide alquilar el apartamento de Paz -que, según él, sale a trabajar todas las noches-. Pero no lo arrenda a cualquiera, sino a los currantes del Bar Reinols, que tienen su 'minipiso' inundado hasta nueva orden.
Lo de Chema no tiene nombre. Sin pareja ni escarceos desde su 'affaire' con Aída, ahora busca a su media naranja a través de Internet. Mauricio le espolea, cómo no. Por lo que respecta a Eugenia, será rechazada para posar en un calendario de ex-vedettes, por razones evidentes. Para subirle el ánimo, Lorena y Fidel se inventan un par de cambios de imagen de lo más peculiares.