Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Esperanza Sur' se queda sin agua

El agua es noticia. Eso lo saben en Cataluña; en Zaragoza, con la próxima Expo que tiene por objeto el agua, ya que es un elemento imprescindible para la vida, y hasta en ‘Esperanza Sur’se habla ahora de este tema. El barrio está seco porque una tubería se ha roto. Lo peor es que Luisma y Barajas son los encargados de solucionar el problema.
Todos están desesperados menos dos personas: Chema y Mauricio que se están ‘forrando’ gracias a la desesperación del barrio. Ahora tienen el poder. Pueden subir los precios todo lo que quieran porque la gente necesita beber, fregar y ducharse. “Esto es un bien escaso, es decir, que hay poca ofertas y mucha demanda” decía Mauricio con una sonrisa en la boca.
Por eso, los dos lo tenían claro: cuantos más días se quedará el barrio sin agua más dinero ganarían cada uno. La solución: chantajear a Luima para que hiciera que trabajará. “Vamos, lo que se ha hecho durante toda la vida hacer que trabajas pero no trabajar” le explicada el tabernero al ex yanqui del barrio.
Mientras, el resto del barrio vive sin agua. Lorena, la hija de Aída, está desesperada porque no puede quedar con uno de sus chicos. Huele demasiado mal. “Un poquito de desodorante y una bolita de alcanfor ahí abajo y lista” le aconsejaba Macu, la mujer de Luisma.
“Estoy combinando rojo con rosa” decía Fidel desesperado. No le queda ropa limpia. Tiene el pelo pegado a la cara y sus rizos han perdido el  glamour al que nos tenía acostumbrados. Sin agua todo el barrio está desesperado.