Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los García se convierten en unos gorrones

La vida sigue sin Aída en Esperanza Sur. Todos los vecinos del barrio están tratando de ayudar a sus hijos y hacen de padres. Chema, hasta le tiene que dar la paga a los hijos. El problema es que, como era de esperar, estos empiezan a aprovecharse. Mientras tanto, Soraya luchará por que Eugenia y los chicos se dignen a realizar una mínima tarea doméstica.
Con su madre en prisión, Soraya se ve obligada a asumir la dirección y control de la familia García. Los distintos miembros de la saga, verdaderos especialistas en eludir las responsabilidades domésticas, no le serán de gran ayuda con las tareas cotidianas, por lo que agradecerá la ayuda que le brindan Chema y Paz. La determinación de la joven en su nuevo cometido y sus gustos excesivamente refinados saldrán a la luz en el capítulo de 'Aída' que Telecinco emitirá mañana martes 20 de enero, a partir de las 22:15 horas.
Mauricio y Machupichu fingen ser un matrimonio homosexual
Tras ser informado de la inminente visita de un inspector para comprobar la veracidad de su matrimonio con Machupichu, Mauricio busca desesperadamente una solución al problema. Finalmente, el dueño del Reinols acaba fingiendo estar casado con su empleado sudamericano en el apartamento de su hermano Tony.
Luisma y Barajas inician un peligroso juego con una pistola
Entretanto, Luisma y Barajas encuentran una pistola dentro de un cubo de basura. En un primer momento, ambos creen que se trata de un juguete hasta que el arma se dispara accidentalmente. En lugar de deshacerse de la pistola, deciden turnársela para jugar con ella.
Soraya pone a dieta a Aídita
Cuando Fidel descubre que varios amigos de Jonathan  hacen la vida imposible a Aídita, decide ayudarla contando a Soraya la penosa situación por la que atraviesa la pequeña. Tras escuchar al joven atentamente, la primogénita de Aída toma una insólita decisión: poner a su hija a dieta.