Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luisma adopta al niño

Macu ha engañado a Luisma: el niño no es suyo. Sin embargo, el tonto del barrio ya se había mentalizado y quiere a ese pequeño como si fuera su hijo. No puede evitarlo. Por eso ha perdonado a Macu y le ha dado una segunda oportunidad. Ahora son una auténtica familia.Mientras, Paz llora en silencio su amor por Luisma.
Era el momento más importante de su vida. Macu se ponía de parto y él estaba como loco por ver la cara de su hijo. Lo que iba a ser un día lleno de alegría se convirtió en una gran desilusión: el niño es negro; no es de Luisma. Toda la familia del ex yonqui le decía que tenía que dejar a su mujer, sin embargo, él ya estaba mentalizado de que iba a ser padre y ahora quiere a ese niño como si fuera suyo.
No puede evitarlo: era mirarle la carita y derretirse. El ex yonqui con el corazón más grande de todo el barrio ha perdonado a su Macu; ahora, Paz está muy triste. "Te enganchas a todo: a la droga, a un  niño que no es tuyo...." gritaba la prostituta a Luisma desesperada. Ella está enamorada de él; sin embargo, el tonto del barrio no lo sabe. Sólo piensa en su hijo, que aunque sea negro, le quiere  como si fuera suyo.
Mientras, Macu está muy contenta. La pueblerina asegura que ella estaba convencida que el pequeño era de Luisma. No la creen pero el ex yonqui la ha perdonado. Por fin, son una auténtica familia. Negro o blanco, Luisma le ha adoptado. El niño ya tiene padre.