Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luisma, "El aspiradora" del Proyecto Hombre metido a 'De profesión, sus labores'

El Barajas y Luisma no inundaron la casa con agua para jugar al waterpolo porque luego les escocerían los ojos. Pero no había ningún problema. Podían competir tranquilamente su partidito nadando entre la basura que desalojan.
Lo que ocurre es que la sana costumbre masculina de vivir entre restos de comida y latas de cerveza como si fueran amapolas campestres y nubes de algodón no suele ser bien recibida por las mujeres. Paz, cuando llega a casa y ve el cuadro, enfurece.
Luisma tampoco andaba muy contento. El Barajas tira muy fuerte a puerta y "no se vale trallonar", pero convenientemente amonestado por su mujer, hace acto de contrición y trata de desagraviarla haciendo, a partir de ese momento, todas las tareas de la casa. Buena idea, pero mala práctica: no sabe ni hacerse la cama.
Consejo del calvo, ponte a salvo
Tras escuchar unas indicaciones de un hombre de su casa como Chema, Luisma y El Barajas se apuntan a cursos para poder sobrevivir en la selva del hogar.
Cómo barrer, cómo hacerse una tortilla de patatas. Secretos oscuros propios de alquimistas cavernarios con los que Luisma piensa sorprender a Paz: decide agasajarla con un sándwich de jamón de York.
Sin embargo, todo se va al traste cuando ella le llama por teléfono. En ese instante, la profesora les grita: "Vamos a la cama". La confusión crece conforme Macu se entrega también a la paranoia. "Nos están poniendo los cuernos", piensan ella y Paz.
Grand Slam ovoide
Al ir a buscarles para pillarles in fraganti, la visión no puede ser más horrenda. La profesora, a cuatro patas prácticamente, les pide a ambos sujetos, con el torso desnudo despojados de sus camisetas y la pelvis orientada  hacia la Meca, que "la metan".
En realidad, se refería a la ropa que se habían manchado jugando "a Rafa Nadal" con los huevos de la tortilla.