Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mercadillos 'Mauricio Colmenero': Usted entrega calderilla, yo le daré dinero

Mauricio intenta vender las posesiones de su madre aprovechando un viaje al pueblo de ésta.telecinco.es
MAURICIO: ¡Mercadillo Colmenero, muebles del siglo primero! ¡No lo llame viejo, llámelo encanto de la posguerra! Fíjese, señora, la estufa que se enchufa, la gramola cómo mola, la silla Luis XVI... eh... qué cómodos estéis.
EUGENIA se acerca con un orinal antiguo.
EUGENIA: Joer, estos orinales de antes sí que eran resistentes. Mi primo cogía uno de estos, le ponía una gomita y ya tenía casco para la moto. ¿De dónde ha sacado todas estas maravillas?
MAURICIO: Es de mi madre. Como se ha ido unos días al pueblo, voy a aprovechar para redecorar la casa. Es que es demasiado señorial, que las putas se creen que soy conde y me cobran de más.
EUGENIA: Muy bonito. Deshacerse de los trastos viejos... Pues que sepa que los trastos viejos siguen siendo útiles aunque sean bisabuelas.
LUISMA : ¡Vuela! ¡Vuela!
MAURICIO se gira y ve a LUISMA sentado en una alfombra a lo Aladín.
LUISMA: ¡Vuela! ¡Llévame a Alcorcón! ¡Venga, arre! (Le miran) No me miréis así, que una vez yo volé en una. Me acuerdo perfectamente porque fue el día que probé las setas.
LUISMA se levanta digno y mira más cosas. EUGENIA ve el colchón y lo toca.
EUGENIA: Me llevo este colchón, que tiene pinta de absorber bien el sudor. (Confidente) Es que en verano duermo desnuda, y el mío ya tiene cerco. (Le paga)
MAURICIO:  (Para sí) Mierda, ya me lo he imaginado. (Alto) Machupichu, el colchón y el orinal de la señora.
EUGENIA: ¿Qué pasa, que como soy bisabuela no puedo cargar peso? (Va a coger el colchón, no puede) Tú, yo llevo el orinal.
EUGENIA coge el orinal y se va. Le sigue MACHU con el colchón. LUISMA sale disfrazado de vieja con un mantón negro, un bastón y una redecilla en el pelo.
LUISMA: (Imita vieja) Mauricín, ¿otra vez tocándote en el baño? ¡Marrano! (Normal) Joer, cómo mola disfrazarse. Si fuera carnaval, aprovecharía que Paz está fuera para hacer una fiesta en su casa.
MAURICIO:  Pues haz una fiesta de disfraces, so memo, pero con tus cosas. (Le quita disfraz)
LUISMA: ¿Pero se puede aunque no sea Carnaval? ¿Es legal? Que yo una vez quemé una estatua sin ser fallas y me multaron. (Asiente) ¡Qué guay! ¡Fiesta de disfraces!
LUISMA se va contento cruzándose con MACU, que mira alrededor y flipa.
MACU: Pero si esto son los cacharros de la abuela. Si está hasta su sillón. Y su bote de escupitinajos.
MAURICIO: Yo prefiero llamarlo paragüero, y ya verás como lo vendo. Si ya he colocado el brasero, el colchón, su bombona de oxígeno...
MACU: ¡¿Qué?! ¿El colchón? (Asiente) ¡¿Pero a ti qué mula te ha coceado la chota?, que la vieja tenía ahí un dineral escondío!
MAURICIO: ¡¿Qué?! ¡No jodas!
MACU: Sí, sí, que guarda ahí to´la guita. Que debe de tener para tres latifundios.
MAURICIO: ¡Me cago en todo! ¡Será bruja...! Joer, por eso se reía cuando decía que tenía un buen colchón de dinero.