Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una auténtica familia

A pesar del enfado de Mauricio con su sobrina, el dueño del bar Reinols decide prestar a Luisma y Macu uno de sus pisos para que puedan iniciar una vida juntos con el bebé. La pareja llega a su nuevo hogar con antelación, desoyendo el aviso de Mauricio, y descubre que la vivienda está completamente amueblada, sorpresa que Luisma y Macu entienden como un regalo del tabernero.
Mientras tanto, Chema y Mauricio deciden intercambiar sus puestos de trabajo con el objetivo de saber quién hace mejor el trabajo del otro. Cuando el tendero comienza a encargarse del bar Reinols, descubre que no cuenta con la colaboración de los camareros porque están de parte de Mauricio. Sin embargo, Chema no se queda de brazos cruzados y cambia todos los pedidos de la tienda por polvorones.
Por otro lado, Fidel y sus amigos creen que ha llegado el momento de conocer gente nueva. Tras intentarlo por sus propios medios sin obtener ningún resultado, piden ayuda a Jonathan y juntos organizan una fiesta en casa de Aída, que se complica cuando el alcohol comienza a correr entre los invitados.