Aída
pixel

GUiÓN ÍNTEGRO DEL CAPÍTULO 91

"No es país para pijas"

En el capítulo, Fidel recibe una paliza.

Entran en casa LUISMA, LORENA, SORAYA, EUGENIA y JONATHAN.

LORENA: Joer, por fin en casa. Tengo los pies... Qué manía tiene el Gobierno de poner las cárceles a tomar por saco. ¿Qué les cuesta poner una ahí, en el centro, bien comunicada, con su metro y a tiro de un Zara? ¿Eh, qué les cuesta? (Va por pasillo)

LUISMA: Pues a mí me ha traído unos recuerdos ir a ver a Aída a la cárcel: las literas, el patio, el rancho... Lo que no entiendo es que si Aída es una mujer, ¿por qué la han metido con todos los hombres?

SORAYA: Luisma, eran mujeres.

LUISMA: (Incrédulo) ¿Sí? (Le miran) Bueno, es la primera vez que puedo decir que mi hermana es la más guapa del grupo, je. (Va a sofá) 

JONATHAN: Vaya familia: papá expresidiario, el tío exyonki, mamá asesina... ¿veis cómo no tengo que seguir estudiando? Si no, ¿quién va a seguir la tradición familiar?

SORAYA: se quita el abrigo y se pone a cargar el móvil.

EUGENIA: Bueno, yo voy a picar algo, que tanto andar por esos pasillos tan largos me ha dado un hambre...  

EUGENIA y JONATHAN: a la cocina. Hay muchos cacharros grasientos.

JONATHAN coge agua. EUGENIA saca croquetas de la nevera.

JONATHAN: Vaya, son las croquetas que hizo mamá antes de irse a la cárcel.

EUGENIA, a punto de comerse una, la deja. JONATHAN va a la mesa del salón. LUISMA está en el sofá. LORENA sale y pone la tele.

EUGENIA: Mira, el programa favorito de tu madre. Siempre lo veíamos juntas.

EUGENIA suspira, nostálgica. LORENA se va a sentar junto a LUISMA.

LUISMA: ¡No, ahí no! (Le mira) Es que...ése era el sitio de Aída. 

LORENA: Es verdad, mira, si todavía queda un poco de su caspa...(Se miran, tiernos)

SORAYA: (Nostálgica) Ya, si yo aún tengo mi ropa en las maletas porque no quiero quitar la suya del armario... (Reacciona) Pero bueno, ella no querría vernos así. Además, le prometí que íbamos a tirar todos para delante.  (Da palmadas) Así que juntos vamos a conseguir que todo funcione como antes, como si mamá no se hubiera ido. 

LUISMA: Es verdad, di que sí Soraya, tiene que parecer como si no se hubiera ido. Y yo voy a ser el primero. Mirad. "Soy Luis Mariano, fregona en mano, limpio la mierda de estos marranos. Lerele" "¿Qué, a que parece que no se ha ido?"

SORAYA: Eh... sí. Pero yo me refiero más a...repartirnos las tareas de casa. Veréis... (Anota) hay que hacer la compra, ir a la tintorería, fregar el baño, hacer la comida, tender la ropa. Ah, y habrá que dar una mano a estas paredes que...

SORAYA se gira y sólo está LUISMA, que la mira, pillado.

LUISMA: Eeh... yo...esto...no puedo porque... no tengo el chichi pa... farolillos. (Huye)

SORAYA flipa, va a la cocina, coge con asco un plato sucio y no sabe qué hacer. 
 
EN EL BAR REINOLS

LUISMA y CHEMA en la barra. MACHUPICHU sale del despacho con MAURICIO.

MAURICIO:   te pongas como te pongas, mi madre mañana viene a comer aquí con nosotros. Así que ya sabes, la paella, en puré; y haz el favor de ponerte la pajarita que te regaló.

CHEMA: Uy, Mauricio, ¿vuestra primera pelea? Ahora sí que parecéis un matrimonio de verdad. Bueno, no te preocupes, lo mejor de las peleas es lo que viene luego: esta noche, la reconciliación. Ya sabes: amores reñidos, son los más queridos...

LUISMA y CHEMA se parten. 

MAURICIO: ¿Y tú qué sabes? Si tu mujer se peleaba contigo y se reconciliaba con otros. Y vale de bromitas.

LUISMA: Vale, vale, no te enfades. Desde luego, tu novio tiene mucho mejor carácter que tú.  Espera, no es tu novio, es... ¡tu marido! Entonces... si Machupichu ahora es tu marido... ¡tú eres su esposa! (Ríe) ¡Enséñame una tetita, Mauricio...!

MAURICIO: ¡Iros a la mierda! Lo que tenéis es envidia, que este año, al único al que le va a desgravar Hacienda por estar casado es a mí. ¿Y por qué? Porque, soy más listo que el Estado y les he engañado a todos.

MAURICIO, triunfador, estira los brazos. Llega un CARTERO y le pone la carta en la mano, extendida. La abre y la lee.

MAURICIO: Del Ministerio de Inmigración: "Estimado señor Colmenero...Bla, bla...un funcionario se personará...Bla, bla... para, a través de las investigaciones oportunas, constatar la validez de su matrimonio..." Pues no me he enterado de nada.

CHEMA: Pues casi mejor, porque cuando te lo explique te va a dar algo; vamos, si me está dando hasta a mí. ¡Mauricio, que vienen a haceros una inspección para ver si vuestro matrimonio es una farsa! ¡Y lo es, Mauricio, lo es!

MAURICIO: (Agobiado) ¡¿Qué, que me van a inspeccionar?! Joer, esto me pasa por mezclarme con inmigrantes y maricones.

MAURICIO mira a MACHUPICHU, que ha sacado un rosario y lo besa. Se va cabreado.

LUISMA: Huy, ese tono lo conozco yo. Esta noche te toca sofá fijo. (Ríe) 

MACHUPICHU y CHEMA flipan. CHEMA queda preocupado.
 
EN LA CALLE

JONATHAN, en el banco, se parte viendo un vídeo en el móvil. Llega FIDEL.

(...)

JONATHAN: Joer, Fidel, después de ver este vídeo que me ha mandado el Rata, el tuyo llorando encima del plinton ya sólo da pena. (Piensa) Bueno, no. (Ríe)

FIDEL: A ver quién me ha quitado el puesto. Huy, qué niña tan graciosa jugando al elástico. Uff, qué braguitas tan horribles. Pero... ¿qué hacen esos desalmados? ¿Por qué le tiran huevos? Ay, (Jonathan ríe) no te rías, que se ha escurrido y se le ha manchado el uniforme...  

AÍDA JR pasa hacia casa manchada de huevo. JONATHAN y FIDEL flipan. FIDEL mira a móvil y luego a AÍDA JR. Repite gesto.

FIDEL: ¡Dios, es Aída! ¡Tu sobrina es la nueva víctima de las fechorías de tus compinches! Ay, pobrecilla, menuda bienvenida al barrio. Habrá que hacer algo, ¿no?

JONATHAN: Pues claro, ¿por quién me has tomado? Después de lo que he visto,  ¿crees que me voy a quedar de brazos cruzados? (Cambia) Voy a reenviarlo pero ya, es buenísimo. 

JONATHAN : se va riendo. FIDEL, indignado, va a la tienda. LUISMA y BARAJAS están sentados en la acera comiendo roscos de vino, tortas y bebiendo cerveza. Están rodeados de envoltorios.

LUISMA: Joer, tío, estos roscos de vino deben ser de garrafón porque se me ha levantado un dolor de pelota...

BARAJAS: ¿Qué te he dicho? Que no mezclaras los roscos de vino con las tortas de anís, que el alcohol no se debe mezclar. Anda, bájalo con un poco de cerveza. (Da litrona) Bueno, habrá que tirar esto antes de que nos tape, ¿no?

LUISMA: ¡Pido no! 

BARAJAS: ¡Pido no! (Le mira) Joer, otra vez.

BARAJAS: recoge los envoltorios y va al contenedor.

BARAJAS: ¡Ostiá lo que hay aquí! ¡Alto o disparo!

LUISMA se levanta, rápido. Se gira. BARAJAS le apunta con una pistola.

LUISMA: ¡Buaa, qué flipe, una pistola de juguete! Joer y parece de verdad. A ver, déjamela.

BARAJAS: No, yo primer, que para eso me la he encontrado.

LUISMA y BARAJAS se miran. Pausa dramática.

LUISMA: ¿Piedra, papel o tijera?

BARAJAS: ¡Piedra!

LUISMA: ¡Ah, te jodes, que era tijera!

BARAJAS: Mierda, nunca acierto lo que piensas. (Se la da) La próxima a cara o cruz, que se me da mejor.

LUISMA: Cómo mola. Se parece a la de 007. (Posa) Me llamo Ma... Luis Ma. A todos los delincuentes del mundo, preparaos porque os vais a cagar. (Apuntando) Pium, pium, pium...

De repente suena disparo de verdad. BARAJAS se lleva la mano a la oreja.

BARAJAS: ¡Ostiá, tío que casi me vuelas la oreja! ¡Que has estado a punto de matarme! Joer, yo siempre pensé que moriría de un tiro, pero no de éstos.

LUISMA: Hostia, tío, perdona. ¿Quién iba a pensar que esto iba a disparar? Ni que fuera de verdad... (Cae) ¡Coño, si es de verdad! Menos mal que ha caído en nuestras manos y no en la de unos taraos irresponsables.

BARAJAS: Ya te digo. Venga, ¿nos vamos a asustar viejas?

LUISMA: ¡Pido primer!

BARAJAS: ¡Pido primer!

BARAJAS refunfuña y se va detrás de LUISMA.
 
EN CASA DE AÍDA

En el sofá hay montones de ropa. En el suelo hay tirados juguetes y un monopatín. SORAYA habla por teléfono agobiada, mientras recoge la aspiradora.

SORAYA: ...sí, sé que el número de recibo viene en la factura, pero es que no la encuentro. No sé dónde están los cubiertos, como para saber dónde están los recibos. (...) Sí, soy su hija. (...) ¿Mi madre? Pues tardará bastante en llegar.

JONATHAN sale del pasillo para irse.

SORAYA: (A teléfono) Ay, un momento. Jonathan, ¿sabes dónde guardaba mamá las facturas de la luz?

JONATHAN: Sí, en el cajón de las facturas de la luz. (Se va) 

SORAYA: Vale, gracias. (Cae) ¿Pero cuál? ¡Mierda! ¡Por lo menos recoge el monopatín! (A teléfono) Mire, no lo tengo pero... (...) No, no me pase otra vez con el departa... Ya está la musiquita. 

EUGENIA sale del pasillo.

SORAYA: Abuela, ¿dónde guardaba mamá las facturas?

EUGENIA: Ni puñetera idea. Yo sé dónde guardaba las cosas importantes: la comida, la bebida... la comida, pero las facturas...

SORAYA guarda la aspiradora. LORENA sale del pasillo con toalla sobre los hombros y un bote de tinte.

LORENA: Soraya, venga, que ya estoy lista para que me des las mechas. (Da bote) 

SORAYA: Ahora no puedo. Te las doy a las...(A teléfono. Vocaliza) Nueve.

LORENA: ¿Cómo que a las nueve? Dijimos esta tarde. Que en la fiesta de esta noche he quedado con el Rudy y a él las mechas le encienden, je.

SORAYA: (A teléfono) "Hablar con un operador". (A Lore) De verdad que ahora no puedo. (A teléfono) Por fin. Sí, mire, yo llamaba por... ¿Oiga? ¿Oiga?

SORAYA ve que LORENA le ha desconectado el teléfono. SORAYA flipa.

LORENA: Soraya, aprende a priorizar, que ahora tienes una familia.

LORENA deja tinte en la barra. SORAYA lo conecta y marca agobiada. Llaman. LORENA abre y va para el pasillo. Es CHEMA, que entra con un gran pedido, que le tapa casi entero. Se tambalea hasta la cocina. Deja la puerta abierta.

CHEMA: A ver, abran paso, que me he dejado el periscopio abajo...(Le ignoran)¿Hay alguien ahí? (Le ignoran) ¿Hola? (Lo va a dejar en la barra)

SORAYA: ¡No, ahí no, que está el tinte de Lorena! (A teléfono) "Hablar con un operador".

CHEMA se tambalea hasta el salón. Va a dejarlo en el sofá. PAZ entra.

SORAYA: ¡No, en el sofá no, que están chorreando los congelados! (Al teléfono) 07754893 L.

PAZ: Hola cuñaaa... (Ríe sola) Oye, que vengo a por  mi minipimer. Bueno, si habéis terminado ya de hacer la mahonesa; la que empezasteis en 2004.

CHEMA, por fin, deja el pedido en el salón.

CHEMA: Oye, Soraya, ¿eran tres de leche?

SORAYA: No, cuatro. (A teléfono) ¡No, cinco, cinco!

PAZ: Oye, sé que estás un poco liada, pero, ¿te acuerdas de la minipimer? Es que tengo un poquito de prisa.

SORAYA: (Agobiada) Sí, sí, a ver, igual está debajo de...

SORAYA va a mirar, pierde el equilibrio, tira el bote de tinte y desaparece tras la encimera. SILENCIO. TODOS flipados. Asoma la mano de SORAYA que deja el monopatín. Se levanta, tiene la cara manchada de tinte, se recoloca.

CHEMA: Soraya, ¿estás bien? (Le va a tocar)

SORAYA: (Le esquiva) Sí, sí, estoy perfectamente. De maravilla. ¿Por qué iba a estar mal? Si me disculpáis... (Se va por el pasillo, digna)

SORAYA:  ¡¡Aaaaaah!!

CHEMA: A mí ésta no me engaña, ¿eh? Está jodida. Ay que echarle un cable pero ya.

PAZ: No, que a ésta le echamos un cable y se nos ahorca, mejor una mano, je. (La fulmina) Perdón, perdón.

CHEMA mueve la cabeza, resignado. 
 
EN LA CALLE

PRIMER PLANO de LUISMA hablando por el móvil.

LUISMA: ... que no, Barajas, que no te puedo dejar la pistola. (...)  Y a mí qué más me da que hayas comprado un queso sin agujeros. La pistola  no es para tonterías.

LUISMA cuelga. Se abre plano y está partiendo nueces con la culata de la pistola. Frente a la tienda, CHEMA barre. Llega MAURICIO, feliz. LUISMA guarda pistola y se acerca.

MAURICIO: Chemita, se acabaron los problemas. Tengo una solución cojonuda para lo del inspector. (...) Voy a seguir el ejemplo del segundo Francisco más grande de España: Álvarez Cascos. ¡Me voy a divorciar!

CHEMA: ¡¿Qué?! ¡¿Que te vas a divorciar?!

LUISMA: Pero ¿cómo te vas a divorciar de Machupichu, con el buen partido que es? No vas a encontrar otro hombre como él. Mira qué pelo tan cuidado. Si por detrás parece Salma Hayek...

TODOS miran hacia la terraza, donde MACHUPICHU sirve mesas.

CHEMA: Cállate, tarao. Que no Mauricio, que eso es lo peor que podéis hacer. Que si os divorciáis les demostráis a las claras que vuestro matrimonio es una patraña. Que eso es como ir a pagar a Hacienda con dinero negro.

MAURICIO: Es verdad. Bueno, ¿y qué van a hacer, quitarme puntos como español? Si a mí me sobran.

CHEMA: Pueden multarte, embargarte, llevarte a juicio; hasta volverte a meter en la cárcel. Joer, que estoy harto de verlo en el centro social. Y lo peor es que también me pueden enchironar a mí, que te recuerdo que yo firmé como testigo de tu boda.

MAURICIO: ¿Qué? ¡No jodas! Pero, ¿cómo te pueden mandar a la cárcel por esto? Bueno, bueno, pues si hay que fingir un poco de mariconeo, se finge, y si hay que dar un poco de por culo pues se da, je. (Cambia) Es broma, ¿eh?

LUISMA: (Gay) Ay, sí. Hola señor inspector. Encantado. (...) Soy Mauricio y en el nabo tengo un vicio... (Se parte)

CHEMA: Deja de hacer el payaso, Luisma, que esto es serio. Mauricio, (sin respirar) tenéis que parecer una pareja, aprender cosas el uno del otro, prepararos para una entrevista en profundidad, mostrar afecto en público...

MAURICIO: Coge aire, coge aire, que te vas a ahogar. (...) Tú tranquilo, que éste y yo nos pasamos todo el día juntos, estamos muy compenetrados.

MAURICIO se va, tan pancho. CHEMA queda preocupado. LUISMA ríe. CHEMA le mira.

LUISMA: Compenetrados... (Hace gesto) Ha dicho compenetrados...

LUISMA se va riendo. CHEMA queda preocupado.
 
EN CASA DE AÍDA

AÍDA JR, con uniforme, sin gafas, entrecierra los ojos, intentando echarse refresco en un vaso. No atina. LUISMA sale del pasillo y la ve.

LUISMA: Huy, ¿y esta niña qué hace en la cocina? Bonita, ¿te has perdido?

AÍDA JR: (Harta) ¿Otra vez? No tío, soy tu sobrina. 

LUISMA: ¡¿Lorena?!

AÍDA JR: No, Aída.

LUISMA: ¡¿Aída?! Pero, ¿qué te han hecho en la cárcel?

AÍDA JR: (Para sí) Ya sé por qué mi madre se fue de esta casa.

LUISMA va al congelador y saca la pistola. Se la pasa de una mano a otra.

LUISMA: Joer, para ser un arma de fuego, lo fría que está.

LUISMA se va. Se cruza con FIDEL que entra con el libro de "Mujercitas" y un batido.

FIDEL: ¡Aidita, mira lo que te he traído! ¡Una primera edición de "Mujercitas"!. Ay, hasta que descubrí a los románticos, fue mi libro de cabecera. Y quiero que ahora tú lo disfrutes tanto como yo.

FIDEL se lo da a AÍDA JR, que trata de leer entrecerrando los ojos. No ve bien.

AÍDA JR: ¡Gracias! "Con su ma-ri-do en la gue-rra ci-vil..."

FIDEL: Cari, para ir a cuarto de primaria tu nivel de lectura es deplo... (Se fija) Un momento, ¿y tus gafas?

AÍDA JR: (Pillada) Que... me las he olvidado en el cole.

FIDEL aparta unas hojas de la mesa para dejar el batido. Ve las gafas rotas.

FIDEL: Ah, ¿y qué pasa, como tienen patillas han venido andandillo? Ay, qué greguería: parezco Gómez de la Serna. Eh... que... Aída, estas gafas están rotas por siete sitios. Esos botarates sin escrúpulos se han vuelto a meter contigo, ¿no?

AÍDA JR: Sí, pero no digas nada a mamá, que dicen que si me chivo es peor. Además, mi mamá lo único que haría es ponerme a dieta, como siempre.

FIDEL: Pero no puedes doblegarte a sus chantajes. Que empiezan así y acaban obligándote a llevarles sus mochilas, a hacer sus deberes, a limpiarles el barro a sus montanbikes, a... (Cae. Se recompone) Que hay que decírselo a tu madre.

SORAYA llega.

FIDEL: Soraya, tu hija está siendo víctima de las mofas de unos adolescentes desalmados.

SORAYA: ¿Qué? Pero ratón, ¿cómo no se lo has dicho antes a mami? (Indignada) Pues que se preparen, porque no pienso consentir algo así. (Fidel mira a Aída Jr. Cambia) Ahora mismo te pongo a dieta. Verás cómo no vuelven a meterse contigo.

SORAYA la besa y se va por el pasillo. AÍDA JR mira a FIDEL, que flipa.

AÍDA JR: ¿Lo ves?

FIDEL: Pues si ella no piensa hacer nada, yo sí. No voy a permitir que esos macarras sigan amenazándote. Porque como dijo Aquiles: "la suerte favorece a los valientes". (Se sube cuello polo)

AÍDA JR: ¿Tú? Pero Fidel, que tienen músculos.

FIDEL: Y yo vocabulario. Porque como dijo Aristóteles, "la dialéctica es la base del arte de persuadir".

AÍDA JR: Huy, ...si hablas con citas a la duda invitas...

FIDEL: Jolín con la renacuaja, qué impertinente. Si algún día adopto una hija, espero que sea como tú.

AÍDA JR y FIDEL sonríen.
 
EN EL BAR REINOLS

CHEMA en la barra. Hay pocos CLIENTES. Entra LUISMA chuleando.

LUISMA: Machu, ponme una caña.

MACHUPICHU: Lo siento, pero el licenciado me ha dicho que desde que ya no está con su sobrina quien tiene cuenta aquí es el señor Barajas, no usted.

LUISMA saca la pistola y apunta a MACHUPICHU.

LUISMA: (Chulo) ¿Me pones o no me pones la puta caña? MACHUPICHU pasa.

CHEMA: Joer, Luisma, ¿otra vez quitándole los juguetes a tu hijo? Venga, que ya eres mayorcito para andar con pistolitas de agua.

LUISMA: Que no es de agua. Mira, mira lo que hace.

LUISMA dispara tres veces al suelo a los pies de CHEMA.

LUISMA: Baila, baila Chemita. (Ríe)

CHEMA: ¡Estás loco, loco!

CHEMA grita y huye con los pocos CLIENTES que hay. Se cruzan a BARAJAS.

MACHUPICHU: Ay, esto cada día me recuerda más a mi país.

BARAJAS: Tú, pásame la pipa, que me toca. Que la diana está preparada para pegar unos tiros y como no me dé prisa se va, que entra a trabajar a las cinco.

LUISMA: No, te esperas a tu turno, que a mí todavía me quedan... (mira reloj) cin... no, tre... Oye, cuando la aguja grande está aquí y la pequeña en...?

BARAJAS: Pero si es digital y las agujas van por dentro. Además, me da igual, dámela, que para eso me la encontré yo.

LUISMA y BARAJAS forcejean por la pistola.

MACHUPICHU: ¡¿Cómo?! ¿Que se la encontró? Ay mi santita, a ver si va a ser la que se usó en el tiroteo que hubo en el descampado.

LUISMA: ¡¿Qué?!

MACHUPICHU: Sí, ¿no lo oyeron en el noticiero? Están buscando el arma para encontrar huellas del pinche asesino. Así que, yo que ustedes, me desharía de ella ya.

LUISMA: Se pasaron los cinco minutos. Te toca. (Se la da)

BARAJAS: No, no, te toca a ti. (Se la devuelve)

LUISMA: No, a ti. (Cae) ¡Pido no!

BARAJAS: ¡Pido no! ¡Mierda! Joer, no sé qué  me pasa. Si en casa, a Luisito casi siempre le gano. Trae, anda.

BARAJAS coge la pistola y se va. LUISMA queda con cara de: "qué bueno soy".
 
EN CASA DE TONY

CHEMA, MAURICIO y MACHUPICHU en el salón con paquetes. Hay fotografías artísticas de tío cachas medio en pelotas, esculturas pequeñas clásicas griegas, una lamparita con plumas, un tótem grande en forma de falo, un puf en forma de culo.

MAURICIO: (Muestra) Joer con mi hermano, vaya piso, aquí, te sientes donde te sientes, te quedas clavado (ríe gañán) ¿Lo ves, Chema? Deja de preocuparte. A ver, ¿dónde vas a encontrar un piso más gay que éste?

CHEMA: Ya, pero las preguntas no se las van a hacer al piso, os las van a hacer a vosotros. Y no tenéis ni idea, os dije que os preparaseis y no os ha dado la gana. Y encima se pueden presentar en cualquier momento. (Llaman) ¿Lo veis?

MAURICIO: (Nervioso) Bueno, bueno, que a lo mejor no son ellos. (Cauteloso) ¿Sí? (Cambia a gay) ¿Sí? ¿Quién eres, corazón?

FUNCIONARIO: Pedro Miranda, Ministerio de Inmigración.

MAURICIO hace gesto a CHEMA de que se esconda. CHEMA, raudo, recoge los paquete, les hace gesto de: "ánimo" y se esconde tras una puerta. MAURICIO abre, es el

FUNCIONARIO: A partir de aquí hablan gays.

MAURICIO: Hola, mi marido y yo le esperábamos. Pase, siéntese, quítese la chaqueta, o los zapatos, póngase cómodo. (Le sienta en un sillón) ¿Le traigo algo, un mojito?

FUNCIONARIO: No, gracias, estoy de servicio.

MAURICIO: De servicio, como los policías, qué machote.

MAURICIO aplaude gay. De repente, el respaldo del sillón del FUNCIONARIO se recuesta, las luces se bajan y comienza a sonar música íntima. El FUNCIONARIO y MAURICIO rebuscan bajo el sillón pero son incapaces de detenerlo. MACHU toca interruptores, aplaude y vuelve la normalidad. El FUNCIONARIO se levanta violento.

FUNCIONARIO: Bueno, tengo un poco de prisa. ¿Les parece que empecemos ya con el cuestionario? (Asienten) ¿Cuánto tiempo llevan juntos?

MAURICIO / MACHUPICHU: Dos años / Seis meses

MAURICIO: Es que yo cuento desde nuestro primer beso y él desde nuestro primer... trenecito.

FUNCIONARIO: Eeh... claro. Esto... acaban de casarse, ¿no? (Asienten) ¿Dónde han ido de viaje de novios?

MACHUPICHU/MAURICIO: Tailandia/ No hemos ido.

MAURICIO:  Eeh... Bueno, sí, Tailandia, pero es como si no hubiera ido, si no llegamos a ver ni el buffet. Éste me enganchó y no salimos de la habitación en los diez días. Ya saben, los latinos son de un fogoso... (Pega gay) ¡Mala, mala, mala!

FUNCIONARIO: Eeh, bueno, mientras se aclaran, ¿me permiten ir al baño? ¿Por dónde...?

MAURICIO mira a todos los lados, pillado. Abre una puerta. Es un armario.

MAURICIO: Eeh... umm... Es tu piso, díselo, maricón.

MACHUPICHU duda y elige una puerta.

(...)

MACHUPICHU: Aquí está... (se fija, está Chema) está ocupado. (Funcionario flipa) Es un armario y los armarios están para salir no para entrar, je.

FUNCIONARIO: Mire, déjelo. Lo siento pero, he visto este teatrillo mil veces y no me creo que sean ustedes pareja. Así que voy a dar un informe negativo de... (Va a puerta)

MAURICIO: (Le agarra) No, por favor, de verdad, que somos pareja, y nos queremos mucho y...

FUNCIONARIO: Muy bien, pues si se quieren tanto y son pareja, no les importará besarse, ¿no?

MAURICIO flipa. El FUNCIONARIO se cruza de brazos, esperando. PAUSA.  MAURICIO y MACHUPICHU tragan saliva, acercan morros, cierran los ojos con asco, se besan los labios...

CHEMA sale del armario, riéndose.

CHEMA: Joer, Pedro, has conseguido el beso, te debo ese cocido.

MAURICIO: ¡¿Qué?! ¡¿Qué sois amigos?! (Asienten) ¡¿Tú sabes el susto que me has dado, hijo de puta?! (Se toca pecho) ¡Que me has quitado cinco años de vida!

CHEMA: Más bien cinco años de cárcel, Mauricio. Porque si hubiera sido de verdad ya os habrían enchironado, que no tenéis ni idea el uno del otro. Así que, a partir de mañana, vamos a preparar esto a conciencia. (Se va a ir. Se gira) Ah, Mauricio, ¿para mí no hay besito?

MAURICIO le fulmina. CHEMA ríe con el FUNCIONARIO y se van. 

EN CASA DE AÍDA
 
EUGENIA en el sofá; LORENA y JONATHAN juegan en la mesa del salón.

JONATHAN: A ver, que voy: "A - siete".

EUGENIA: ¡Bingo!

LORENA: ¡Y dale! Que obsesión abuela, a ver si te devuelven de una vez el carné del bingo. ¡Que estamos jugando a hundir los barquitos!

SORAYA sale del pasillo, hablando por teléfono, con una gamuza en cada pie. Los arrastra para limpiar el suelo a la vez que anda. Va a la cocina.

SORAYA:  ... No insista, ya le digo que quiero darme de baja en el gimnasio. (...) ¿El motivo? Eh... que me he apuntado a clases de... bayetuca, una cosa nueva que...bueno, que me dé de baja. (Cuelga. Busca con mirada) ¿Y el revuelto de algas para la cena?

EUGENIA: Por el water, de vuelta al mar. Que no soy una sirena, (coqueta) aunque lo parezca.

SORAYA: ¿Y ahora qué comemos? Que tengo que ir a por Aída al cole y... (Ve reloj) ¡Mierda, llego tarde! ¡¿Es que aquí nadie me echa una mano?!

SORAYA se va. Al abrir se encuentra con AÍDA JR con sus gafas con esparadrapo y con CHEMA.

CHEMA: Hola, te he traído a la niña del cole. Es que el último reparto me pilla por esa zona. Total, ¿qué me cuesta desviarme cuatro kilómetros? Además, no veas lo bien que se lo ha pasado con el marcador de precios, ¿eh? ¿Cómo era? "Ver precio, en la tapa".

CHEMA baja la cabeza y tiene una pegatina con precio en la calva. AÍDA JR se parte.

PAZ: Bueno, y yo te he traído esto. Es que anoche me quedé dormida viendo al Arguiñano y chica, esta mañana me he levantado cocinillas. Y... seguro que no os viene mal tener algo de comida hecha.

EUGENIA: (Desde el sofá. Sin mirar) ¡Canelones de atún!

SORAYA: Pero... ¿cómo lo sabe si ni los ha visto?

PAZ: Ya te irás acostumbrando.

SORAYA: Jo, gracias. No sé cómo voy a poder paga... devolveros el favor.

CHEMA: Quita, quita, no digas tonterías, ¿para qué están los vecinos? Ya sabéis que podéis contar con nosotros para lo que sea: cualquier recado, si necesitas que te lleve en coche a algún sitio...

PAZ: ...cualquier duda de la casa, si hay que ir a buscar a Jonathan al  juzgado, dinero... (cae) bueno, yo no porque ahora estoy en paro, pero aquí está Chema. (Asiente, pillado) En fin, que aquí estamos para ayudaros en lo que haga falta.

SORAYA, CHEMA y PAZ se quedan hablando. No oyen lo que dice LORENA.

LORENA: (Bajito) Qué tierno... Qué majos... (Se miran pillos)  ¡Qué chollo! 
 


AÍDA JR, con sus gafas de esparadrapo, lee en el banco el cuento de "Mujercitas". BARAJAS pasa frente a la tienda. LUISMA llega por el otro lado y va hacia él. EN LA CALLE

LUISMA: ¡Tío, tío qué fuerte! ¡Que la hemos cagado! ¡¿Has oído lo que han dicho en la radio?! ¡Joer, cómo me meo!

BARAJAS: ¿Han dicho eso por la radio?

LUISMA: Que no, que me estoy meando. (Va hacia portal y mea) Lo que han dicho es que el tío que dispararon con nuestra pipa la ha palmado. (...) ¿Te das cuenta de la que nos puede caer? Te has deshecho de la pistola, ¿no?

Una SEÑORA sale del portal, le mira con asco. LUISMA le saluda, sonriendo.

BARAJAS: ¿Por qué no me iba a haber deshecho de ella?

LUISMA: Uff, vale. (Cae) Un momento... (Se sacude y sube bragueta) Tú me estás mintiendo. Cuando te hago una pregunta y me respondes con otra es que me estás mintiendo.

BARAJAS: ¿Por qué dices eso?

LUISMA: ¿Lo ves? ¿Dónde tienes la pistola?

BARAJAS: Pero, ¿por qué no me crees?

LUISMA: ¡Porque no haces más que preguntar!

BARAJAS: ¿Quién, yo?

LUISMA: ¡Otra vez!

BARAJAS: (Superado) ¡Para, para, sal de mi cabeza! Vale, sí, la tengo. (La muestra)

LUISMA: ¡Me cago en tu vida! ¡Que nos la estamos jugando!¿Por qué no la has tirado?(Le zarandea) 

BARAJAS: Entiéndelo, tío, siempre he sido un don nadie y ahora soy un don nadie, pero con pistola; y la gente me respeta, y cuando la enseño, me regalan la compra, y no tengo que esperar colas, y ahora para entrar en las discos, sí estoy en las listas...

LUISMA: ¡Pero tío, que nos pueden meter en el trullo! ¡Y  yo he estado allí y sé lo que es eso! ¡Que no es tan bonito como lo pintan en "El coro de la cárcel". Joder, esto me pasa por juntarme con idiotas.

BARAJAS: (Le apunta) A quién llamas idiota, ¿eh? ¿A quién? Venga, díselo a mi amiga si te atreves. 

LUISMA: Tío, que estás amenazando a tu mejor amigo. (...)

BARAJAS: ¡Dios, es verdad! ¿En qué me estoy convirtiendo? Lo siento, tío. Quédatela. (Forcejean) ¡Quítamela, quítamela! (Se la quita) 

BARAJAS, hundido, se sienta donde ha meado LUISMA.

LUISMA: Ea, ea, ya pasó. Venga, que ya me deshago yo de ella. Y anda, levántate de ahí.

BARAJAS: No, déjame tirado, como a la basura, que es lo que soy.

LUISMA: No, si lo digo porque acabo de mear ahí.

BARAJAS se levanta, asqueado. LUISMA le coge por los hombros y se lo lleva. El MECOS y dos CHUNGOS se acercan a AÍDA JR.

MECOS: Mira quién está aquí, la hija de Shrek. (Ríen) 

FIDEL sale corriendo de la tienda y va hacia ellos. 

FIDEL: ¡Alto, dejadla en paz!

MECOS: Y se ha buscado al truchas de guardaespaldas. (A chungos) Menudo peligro. (Ríen)

FIDEL:   Chicos, sé que vosotros, para solucionar vuestras diferencias, siempre recurrís a vuestros viejos amigos, los puños. Pero permitid que sea yo quien os presente a un nuevo amigo: el diálogo. 

EN LA CALLE

FIDEL en paños menores, tapándose con el cuento de "Mujercitas". AÍDA JR le mira.

FIDEL: Vaya, parece que corren malos tiempos para el diálogo. (Le mira)  Tranquila, que te compraré otro ejemplar. (Van hacia el portal) 

AÍDA JR: Se te ve la colita. 

FIDEL, cortado, se tapa más.
 
EN CASA DE TONY

PRIMER PLANO de MAURICIO, con fondo azul, gafas de sol y crema. Sonríe falso.

MAURICIO: Venga, Chemita, que es para hoy...

Se abre plano y le vemos con pareo, sentado en una tumbona de playa y a MACHUPICHU con pareo, sentado a su lado, con una caipiriña. De fondo vemos una playa. Abrimos más plano aún y tras MAURICIO, un gran póster tipo viajes Halcón con una playa fotografiada. CHEMA les enfoca con una cámara ceñida a un trípode.

MAURICIO:  ... Vamos, coño, que tardaron menos en pintar las Mininas...

CHEMA: Un poco de paciencia. Y un poco a la izquierda, Oswaldo, que se ve el precio de la media pensión. A ver, tenéis que recordar detalles; cada foto es un recuerdo y cada recuerdo tiene una historia detrás....

MAURICIO: Que sí... Nos conocimos en Lanzarote, le pregunté dónde se daba los uvas y cuando me dijo que era su color de piel natural, me dije: (gay) yo quiero ese moreno para mí todo el año.

CHEMA se sienta encima del mando a distancia y se duele.

CHEMA: ¡Coñó!

MAURICIO/MACHUPICHU: ¡Cooooñó!

Se congela la imagen, vemos la foto con ambos con los morros en forma de "o".La ilusión es cutre pero funciona, parece que están en la playa.

MONTAJE MUSICAL

EN CASA DE TONY

UN DISPARO CON FLASH MÁS TARDE.

Nueva foto, imagen congelada de MAURICIO y MACHUPICHU juntos, el día de la boda, vestidos de  traje con un ramo de novia cada uno.

EN CASA DE TONY

UN DISPARO DE FLASH MÁS TARDE.

MAURICIO y MACHUPICHU con gorros navideños, mostrando sus respectivos regalos.

EN CASA DE TONY

UN DISPARO DE FLASH MÁS TARDE.

MAURICIO y MACHUPICHU con la camiseta de la selección española y la bandera de España pintada en la cara, celebrando el triunfo. 

EN CASA DE TONY

UN DISPARO DE FLASH MÁS TARDE.

MAURICIO y MACHUPICHU en el día del orgullo gay, subidos a una carroza.

MAURICIO: (Recita harto)... en Chueca, el día del orgullo gay, subidos en la carroza, con los demás "chicos de la miel". Nos llamamos así porque volvemos locos a los osos...

Se abre plano y vemos que es una foto enmarcada, que contemplan MAURICIO y MACHUPICHU, sentados en el sofá frente a CHEMA.

CHEMA: Y el día del orgullo gay es el...

MAURICIO: El... el... ¿El siete de julio?

CHEMA: Eso es san Fermín, animal.

MAURICIO: Bueno, tampoco hay tanta diferencia, total, los mozos se echan a la calle buscando que los empitonen. (Ríe. Le fulmina) Vale, que es broma, que es el 28 de junio. Pues ya está. ¿Ves, Chemita? Está todo controlado.

CHEMA: ¿Ah, sí? ¿Está todo controlado? ¿En qué ciudad nació Oswaldo? (Mauricio encoge hombros) ¿Cuántos años tiene? (Mauricio repite gesto) Oswaldo, ¿Mauricio tiene cicatrices de alguna operación?

MAURICIO y MACHUPICHU se miran pillados.

CHEMA: Que no tenéis ni idea y lo tenéis que saber  todo el uno del otro. (Se miran, agobiados) Así que ya os estáis preparando estos cuestionarios (se los da) que yo voy a recoger a Aída. Y mañana, examen.

CHEMA se va. MAURICIO empieza a leer el cuestionario. Flipa.

MAURICIO: (Flipado) ¿Pero esto qué es? Año de nacimiento de su pareja, comida favorita, grupo sanguíneo, nacionalidad... Ah, ésta me la sé: inmigrante.

MACHUPICHU: ¡Ay virgencita de Iguazú, que voy a pasar de desposado a deportado! (Abraza rosario)

MAURICIO: Tranquilo, Machupichu. ¿No te dije yo cuando nos casamos que iba a estar para lo bueno y para lo malo? Pues lo bueno: tengo un plan para salir de ésta. Y lo malo: no vas a ver un duro de pensión.

MAURICIO se va. MACHUPICHU flipa y mira el cuestionario, agobiado. 
 
EN CASA DE AÍDA

Hay ropa por todos los sitios. JONATHAN se prepara algo en la cocina. LORENA está en la puerta con un VECINO, que le da un ventilador.

LORENA: (Teatrera) Ay, muchas gracias, le vendrá bien a mi abuela para calmar los sofocos que le dan cada vez que se acuerda de mi madre... (Solloza falsa) Gracias, gracias. (Cierra. Enseña ventilador) ¡Vaya chollazo!

JONATHAN: Ya te digo. Yo le he dicho al párroco que mi madre no sintonizaba bien la Cope en su celda y mira... me he sacado un MP4.
Llaman. LORENA abre. Entra AÍDA JR como un relámpago, con uniforme y mochila.

AÍDA JR: ¡Gané, gané, gané!

AÍDA JR se mete por el pasillo. CHEMA llega, fatigado.

CHEMA: (Sin aire) Agua, Lorena. Dios, yo que he corrido con etíopes y mírame ahora...

LORENA le da el vaso de agua. CHEMA se va a sentar en el sofá pero no hay sitio, está lleno de ropa. Retira una silla, tampoco puede, hay más ropa. Flipa.

CHEMA: Pero bueno, recoged un poco esto, ¿no? No te pido que lo hagas por colores y tallas como hacemos en casa, pero joer, que esto parece  la furgoneta de un gitano.

LORENA: Sí, ya lo sé, Chema. Si lo he intentado veinte veces, pero... la colada la hacía mi madre, y cada vez que intento hacerla... me vengo abajo y... (Solloza, teatrera) ¡No puedo, no puedo, Chema!

CHEMA: Tranquila, tranquila. Venga, que ya plancho yo. Si a mí me encanta planchar. Si yo no plancho un rato al día me quedo... planchado, je. A ver, ¿dónde está la plancha?

LORENA: Ay, gracias. Pues... debajo de la ropa está la tabla; la plancha no puede estar muy lejos. Adiós.

LORENA se va. CHEMA flipa, va tirando del cable, sigue el rastro y encuentra la tabla y la plancha. Se pone a planchar. JONATHAN simula hablar por el móvil, teatrero.

JONATHAN: ... sí, al cine, más quisiera yo. Desde que mi madre está en la cárcel no tengo paga. Ah, pero luego no me contéis el final, que con suerte lo mismo la echan... algún día por la dos.

JONATHAN, teatrero, queda de bajón, mirando a CHEMA de reojillo. CHEMA le mira.

CHEMA: Ay, qué tonto, se me olvidaba. Que tu madre me dio dinero para vuestra paga. Diez euros, ¿no?

JONATHAN: Veinte. ¿No te lo dijo mi madre?

CHEMA asiente, pillado, y le da el dinero. Sigue planchando. JONATHAN se va, cruzándose con PAZ, que entra con otra bandeja de comida. La deja en la cocina. EUGENIA sale del pasillo hablando por el móvil.

EUGENIA:  ...adiós, adiós, hija. Cuídate. (Da móvil a Paz) Ay, gracias por dejarme tu móvil. Escuchar la voz de mi hija es lo único que me queda. (...) Ah, ya te puedes llevar tus tupper. Los hubiera fregado pero... no tengo fuerzas...

PAZ: No se preocupe, ya lo friego yo en un pis pas.

EUGENIA se va. PAZ se remanga y se pone a fregar. PAUSA.

CHEMA: Qué gusto da ayudar a la gente. Yo aquí planchando, tú fregando, ellos...(Mira alrededor) Ellos... ¡tocándose los huevos! Joer, Paz, que nos están tomando el pelo, ¡que se están aprovechando de nosotros!

PAZ: Pero por favor, Chema, ¿cómo puedes decir eso? Con lo que están pasando. Que un revés así en la vida te hace cambiar. (SMS. Paz lo mira)"Siga enviando sms con la palabra corazón. Gracias por concursar." ¡¿Será zorra la vieja?! ¡Pues se van a enterar, ¿eh?¿Y tú no vas a hacer nada?!

CHEMA: Ya te digo, claro que lo voy a hacer. Se van a enterar quién es Chema Martínez. (Se fija) En cuanto acabe con este cerro de ropa...

PAZ le mira como diciendo, "no tiene remedio".
 
EN CASA DE PAZ

LUISMA se prepara algo en la cocina. Llaman. Abre. Es BARAJAS.  (...)

BARAJAS: Joer, tío, qué angustia, qué sueño más chungo he tenido, y no es el da la jeringuilla gigante que me persigue; he soñado que nos trincaban con la pistola y nos enchironaban. Joer, menos mal que ya te has librado de ella.

LUISMA: Ostrás, tío que se me ha pasado. (Barajas asustado) Aaah, has caído... (Suspira. Cae) ¡Ostrás que no, que se me ha olvidado! (Barajas ríe) Pero no te rías, que va en serio. Tú siempre de cachondeo. Venga, ¡vamos ahora mismo a tirarla! (Se va a ir)

BARAJAS: ¿Y la pipa?

LUISMA: Ay, es verdad. A ver, la tengo en esta cazadora. (Mira) Huy, pues aquí sólo tengo un agujero. Por aquí cabe una pistola, ¿verdad? (Lo muestra) (Asiente) ¡Mierda, que la he perdido!

BARAJAS: ¡¿Qué?! ¡Que en esa pistola iban nuestras huellas! Pero ¿cómo has podido perder una pistola?

LUISMA: ¡Sí, la he perdido, ¿Qué pasa, es que tú no pierdes nada nunca?! ¡Pues yo sí! Me pasa mogollón. He perdido las llaves, he perdido el paraguas, he perdido el... (Cae) ¿De qué estábamos hablando? ¿Lo ves? Ya me ha vuelto a pasar, he perdido el hilo. 

BARAJAS (Histérico)¡Dios, vamos a ir a la cárcel! ¡Y no veré envejecer a la Macu, ni crecer a tu hijo, ni cuánto cabrá en las litronas del futuro, ni...!

LUISMA le coge de las solapas y le abofetea. BARAJAS se tranquiliza.

LUISMA: ¡Barajas, cálmate, que vamos a encontrarla! Que nosotros somos dos pensando y ella sólo es una. Venga, vamos a repasar mis últimos movimientos

LUISMA y BARAJAS salen corriendo. BARAJAS se para.

BARAJAS: Espera que se me olvida algo. (Le mira. Le abofetea) Estamos en paz, tío.

LUISMA cuenta, piensa. Asiente, comprensivo. Salen precipitados. 

EN LA TIENDA DE CHEMA

FIDEL tras el mostrador con los brazos cruzados, mira reprobatorio a JONATHAN

JONATHAN:  ... que no, que tiene defenderse sola. Que ya no vive (pijo) en ese barrio de  diseño,  donde la poli baja gatos de diseño, que se suben a árboles de diseño. (normal) Ahora está en Esperanza sur. Y tiene que sobrevivir, como hemos hecho todos. ¿No ves que lo estoy haciendo por ella?

FIDEL: Cuánta nobleza, no sé cómo ese gañán de Mandela pudo arrebatarte el nobel de la paz. No, Jonathan, no lo haces por ella, lo haces por ti. Como son tus amigos, quieres salvar tu reputación, que es lo único que te importa.

JONATHAN: Pues por eso, como son mis colegas y les conozco, sé que lo mejor es no hacerles caso, verás como al final se cansan. ¿O no es eso lo que pasó contigo?

FIDEL: Sí, excepto por un detalle: que el de la óptica lleva a sus hijos a Oxford gracias a mí.

JONATHAN: Buenooo... las tres, ya empezó el culebrón. Anda que no te gusta el drama. Que no tío, que me olvides, que no me vas a dar pena.

AÍDA JR entra con el uniforme y se tira a abrazar a JONATHAN.

AÍDA JR: Tío, tío, ¿nos vas a ayudar? Porfi, porfi.

FIDEL: mira a JONATHAN, que le devuelve la mirada, incómodo.

JONATHAN: Eeh... verás Aída, (solemne) sé que estás en un barrio un poco chungo, y en una edad un poco jodida. Pero escucha lo que te voy a decir, tengo buenas noticias para ti: el tiempo pasa rápido.

AÍDA JR le mira triste. JONATHAN se va.

FIDEL: Aídita, lo siento pero no vendrán tropas en nuestro auxilio, como tampoco vinieron en auxilio del apuesto Leónidas y sus doscientos noventa y nueve. Pero óyeme bien (épico), puede que no podamos vencerles, pero hay algo que siempre podemos hacer...

AÍDA JR.: Espero que no sea correr, porque tengo los pies planos. En las obras de teatro del cole siempre hago de pato.

FIDEL: No, evitarles, siguiendo unas normas básicas de subsistencia. Presta atención a las tres "es":esquivar, esconderse y escapar. Si han permitido que el urogallo se salve de la extinción, nos servirán a nosotros.

AÍDA JR.: ¿Que los uruguayos están en peligro de extinción?

FIDEL: Eeh... olvídate de los uruguayos y preocúpate por ti. Recuerda, primera norma: si los ves con tiempo, cruza de acera. Si es demasiado tarde, evita mirarles a los ojos. Si aún así, se dirigen a ti, siguiente norma: busca un adulto, cógete a su brazo y finge conocerle.

AÍDA JR. toma notas en una libreta mientras le sigue hacia el almacén.

FIDEL: ¿Sabes hacer pucheros? (AÍDA JR. asiente) ¿Fingir desmayos? (Asiente) Bien, veo que tenemos bastante camino adelantado...
 
EN CASA DE TONY

Suena un móvil. MACHUPICHU sale del pasillo, abrochándose el pantalón. Va a coger el móvil, no lo encuentra. Está debajo de un cojín. Llega MAURICIO de la calle, nervioso, con el móvil.

MAURICIO: Pero, ¿por qué no coges el móvil, indio de los cojones? ¿Qué te crees que te va a robar el alma?

MACHUPICHU va a coger el móvil. MAURICIO, al móvil.

MAURICIO: Pero, ¿para qué lo coges, que soy yo? (Cuelga) Joer, que hay un tío abajo y creo que es el inspector, que se le nota en la mirada. Bueno, en la mirada y en la carpeta, que pone Ministerio de Inmigración.

MACHUPICHU saca rosario. Llaman al timbre, MAURICIO, nervioso, va a abrir.

MAURICIO:  ¡Mierda, ya está aquí! Déjate de tonterías. Lo que tienes que hacer es ceñirte al plan. (Abre)

INSPECTOR: Hola, soy Juan José Muñoz, Departamento de Inmigración. Y usted debe ser...

MAURICIO:  (Gay latino) Oswaldo  Wenceslao Huitalcoche. (...) para servirle. Buenas tardes, inspector.

A partir de aquí el plan es que MAURICIO hablará con acento latino y MACHUPICHU como castizo, vamos, haciéndose pasar el uno por el otro.

MACHUPICHU: Y yo Mauricio Colmenero, (Mauricio le codea) castizo y español verdadero.
 
EN CASA DE TONY MINUTOS DESPUÉS.

MAURICIO frente al INSPECTOR.

MAURICIO: Eeh... once de octubre de 1961, día de santa Begoña, que ella le bendiga. En el lindo pueblito de Horcajo de los Montes, Ciudad Real, con 1.116 habitantes. Bueno, 1.115, que el verano pasado se ahogó uno en el arroyo de la Chorrera, paraje natural tan bello como peligroso.

INSPECTOR:   Eeh... muy bien, pero sólo le había preguntado el año de nacimiento de su pareja. Bien, veo que es usted religioso. ¿Y su pareja, es practicante?

MAURICIO: No, de poner inyecciones no tiene ni idea, es hostelero, y de los mejores. (Le mira) Ah, dice de... perdón, es que estoy tan  nervioso... Pero sí, sí, mi Mauricio es muy religioso. Si hasta estuvo a punto de hacerse el camino de...

EN  CASA DE TONY MINUTOS DESPUÉS

MACHUPICHU, gesticulando a lo Mauricio, está a solas frente al INSPECTOR.

MACHUPICHU: (Castizo)... Santiago Segura. Le encanta, no se pierde ninguna de sus películas.  Es que mi Oswaldo tiene un sentido del humor...  (...)

INSPECTOR: (Anota) Bien. ¿El grupo sanguíneo de su marido?

MACHUPICHU: Pues... es ...AB... Negativo... o era...

EN CASA DE TONY

MAURICIO ABC y a veces La Razón...Fíjate si es fiel que una vez le subí El País y menuda pelea tuvimos. Hasta me amenazó con irse a casa de su madre.

EN CASA DE TONY

MACHUPICHU: Betty la fea.

MAURICIO:
MACHUPICHU:

MAURICIO:

MAURICIO:
Izquierda
Derecha.
Delante.

MACHUPICHU: Detrás.

MAURICIO: Un, dos, tres.

MACHUPICHU: La yenca.

MAURICIO:  La tuna compostelana.

MACHUPICHU: Paperas, sarampión, fiebre de dengue, viruela...¿Cicatrices? Visibles, ninguna. Pero tiene una que me vuelve loquita. Se la hizo en el pilar. Pero no de Zaragoza, sino en la columna de los soportales de su pueblo. Cómo sangraba el maricón.

INSPECTOR: Veo que conoce a su pareja mejor que a usted mismo.

MAURICIO: Pues claro. Somos la pareja perfecta. Bueno, pues nada, no queremos entretenerle más, que estará hasta arriba de trabajo. Un placer; le acompaño a la puerta. (Le empuja) 

INSPECTOR: (Se zafa) No, no, no hemos terminado. Por favor, avise a su marido, que ahora tengo que cotejar las respuestas con él. Se sorprendería de la cantidad de fraudes que hay en esto.

MAURICIO: (Cagado) Sí, sí, a mí me lo va a contar.

MAURICIO: traga saliva y se queda pillado.
 
EN LA CALLE

BARAJAS y LUISMA llegan del callejón y pasan frente a la tienda de Chema.

LUISMA: Joer, ¿dónde estará la maldita pistola?

BARAJAS: ¡Ahí está, la he visto, la he visto!

LUISMA: ¿Dónde?

BARAJAS: Ahí en la tienda de Chema. Mira, una, dos, tres, cuatro pistolas. (Ríe solo) Pistolas... ¿No lo pillas? Pan, pistolas... (Ríe bobo. Le fulmina) Bueno, bueno. Era por relajar el ambiente. Desde luego, si nos llevan al trullo, espero que no compartamos celda, porque vaya carácter...

LUISMA: Joer, tío, que esto es serio, que nos la estamos jugando. ¿A ti qué te pasa, que sólo tienes pájaros en la cabeza?

En off se oyen disparos. Cae una paloma en la cabeza de BARAJAS y rebota al suelo. LUISMA y BARAJAS se miran, flipados y miran hacia arriba.

LUISMA: ¡¡Jonathan!!

EN EL BALCON DE CASA DE AÍDA

JONATHAN sopla el agujero de la pistola en plan vaquero.

JONATHAN: ¡Venga, tiradles migas ahora, tirádselas! ¡Luisma, ni la toques que es mi cena!

EN LA CALLE

BARAJAS y LUISMA salen del portal. LUISMA limpia el arma. La coge por el cañón y limpia la culata.

LUISMA: ... a ver, lo primero es limpiar todas las huellas. (Limpia cañón. Coge cañón para limpiar culata) Ostiá, que ahora las huellas están en el cañón.  ¿Qué hago? Ah, ya. (Coge culata y limpia cañón) Espera, que ahora están en la culata. ¿Qué hago? Ah, ya. (Coge cañón y limpia culata) Espera, que ahora...

BARAJAS: Anda, calamidad, trae, que yo te la sujeto.

BARAJAS coge la pistola con todas las manos. LUISMA la limpia.

LUISMA: Pues ya está. Ahora, a deshacerse de ella. Y ya sé cómo. ¿Tú te acuerdas de la peli de Terminator, que al final el tío va a una fundición, se agarra a una cadena, le baja a la caldera hirviendo y se derrite? (Asiente) Pues yo la vi en el cine Odeón y al lado hay un contenedor para tirar la pistola.

BARAJAS: ¿Qué dices? Que es mejor tirarla al mar.

LUISMA: ¿Tú estás tonto? ¿Cómo la vamos a tirar al mar? ¿No ves que nos la devolverían las olas? Lo que hay que hacer...

Llega un YONKI, les saca navaja y les amenaza.

YONKI: ¡Vamos, pringados, dadme todo lo que tengáis! (Ve pistola. Cagado, guarda navaja) Vale, tío, tranqui, que no era a ti, que no era a ti.

LUISMA: No, no, que te la lleves. Ahora no te me rajes, que si estamos en un atraco, estamos en un atraco.

BARAJAS: Claro, tronco. Llévatela, llévatela.

El BARAJAS le mete la pistola en el bolsillo al YONKI, que flipa y se va.

LUISMA: Joer, qué alivio perderla de vista. Te digo una cosa, de ésta he escarmentado. Vamos, y te lo digo desde el respeto, que antes vuelvo a tocar a la Macu que a un arma.

BARAJAS: (Muestra) Mira, le he robado la navaja. (Es automática. Abre y cierra) ¡Cómo mola!

LUISMA: (La coge) ¡Barajas eres... eres... la leche! ¡Qué guay! ¡Pido primer!

BARAJAS: ¡Pido primer! ¡Mierda! Algún día, ¿eh? Algún día...

LUISMA va al banco, abre la mano en el asiento y pincha la navaja entre dedos, rápido.
 
EN CASA DE TONY

El INSPECTOR, de pie, camina mirando el cuestionario. MAURICIO y MACHUPICHU, agobiados, sentados en el sofá, continúan con sus falsos acentos.

MAURICIO:  ... y bueno, así no más o menos es como comenzó nuestro romance. Y no le entretengo más, que tendrá usted mucha gente a la que deportar.

INSPECTOR: (A Machu)Si acabamos de empezar... A ver, usted, señor Colmenero, me ha dicho su marido que le gusta mucho la música. ¿Cuál es el disco que  más pone en casa?

MACHUPICHU: Pues...sí. Esto...eeh... el de la chica ésta, (Mauricio le pellizca) Quiero decir el chico éste...(Le pellizca) Vamos, los chicos de...

MAURICIO: Disculpe, que no le he ofrecido nada. ¿Le saco unas acei- TUNAS?

MAURICIO mira a MACHUPICHU con ojos muy abiertos. INSPECTOR las rechaza.

MACHUPICHU: Ah, sí, la tuna compostelana. Por eso me llaman tunante, porque me encanta la tuna. (Ríe gañán)

MACHUPICHU hace gesto de tocar pandereta con codo; MAURICIO y MACHUPICHU, contentos, se dan un pico.
Perdonen, pero yo no soy presentador y esto no es Su Media Naranja. Muy bien. Y usted, señor Huitalcoche, ¿a qué tiene fobia?
INSPECTOR:

MAURICIO: Eeh... pues... (Mira a Machupichu)¿Que si tengo fobias? (Asiente) Sí, claro, tengo. Porque... fobias hay muchas: la claustrofobia, (Machupichu niega) la xenofobia, la...

MACHUPICHU, desesperado, le pega un arañazo en la espalda a MAURICIO.

MAURICIO: Pero, ¿por qué me  ara...? (Le mira) Aah...arañas, a las arañas, sí. Las tengo pavor.

INSPECTOR: Muy bien. Pues, la verdad es que en veinte años de profesión no he visto un caso tan claro como éste. (Pausa. Machu y Mauricio se miran agobiados) Enhorabuena.

Espero que sean felices en su matrimonio.

MAURICIO: Ay, gracias, gracias. Le prometo que si adoptamos un niño, le pondremos su nombre.

El INSPECTOR va hacia la puerta. MAURICIO le acompaña.

INSPECTOR: Pues, lo dicho, adiós y buena suerte, señor Colmenero.

MAURICIO: (Con su voz) Gracias. (Cae) No, que...

eh...(se hunde) ¡Mierda!

El INSPECTOR les mira satisfecho.

INSPECTOR: Lo sabía. ¿Qué pensaban, que se la iban a colar a alguien con veinte años de experiencia? Que sepan que las autoridades se pondrán en contacto con ustedes.

MACHUPICHU saca el rosario y se pone a rezar. MAURICIO habla normal.

MAURICIO Pero ¿qué autoridades, qué necesidad hay de meter en este asunto a las autoridades, con el trabajo que tienen con los terroristas, la crisis, los chinos, que son tantos y suben los precios...?

Le estrecha la mano y le deposita billetes; el INSPECTOR los muestra indignado.

INSPECTOR: ¿Está usted intentando sobornarme?

MAURICIO: Eeh... ¿soborno? No hombre, yo lo llamaría propina, gratificación, recompensa por su trabajo. Que veinte años son muchos. (Le fulmina) Por favor, tiene que haber alguna manera de solucionar esto.

INSPECTOR: Pues me parece que va a estar difícil. (Cae) Aunque bueno, si no son pareja... este muchachote estará libre.

MAURICIO:  Como un taxi.

El INSPECTOR  le da una palmadita en el culo a MACHUPICHU y le mira goloso. MACHUPICHU mira a MAURICIO y niega. MAURICIO, asiente, sonríe y se va.
 
EN CASA DE AÍDA

LORENA come pastel en el salón. SORAYA lee manual de la lavadora e intenta ponerla.

SORAYA:  ..." seleccionar el tipo de tejido; gire la rueda hasta la posición B;se encenderá el piloto de tipo de carga; pulse la tecla inicio/pausa otra vez para iniciar el programa. Si ya ha pulsado la tecla"... (Desesperada) ¡Todas, he pulsado todas las puñeteras teclas y esta mierda no arranca!

Llega JONATHAN.

LORENA: Jonathan, si quieres probar el pastel que nos ha hecho Paz, corre antes de que la abuela salga del baño. Joer, he visto comer flanes de un sorbo, pero tartas...

JONATHAN corre a la mesa. EUGENIA sale pálida del baño y agarrándose la tripa.

EUGENIA: Dios, qué manera de vomitar. Esto no puede ser sano. Hijos, dadme algo de comer que creo que soy bulímica.

LORENA: ¿Qué bulímica? Que te has pegado un atracón a pastel... Eso es por comer con ansia. Si comieras como una...

A LORENA le da arcada, sale corriendo. Llaman. SORAYA abre, son CHEMA y PAZ

PAZ: (Retintín) ¿Qué, qué tal el pastel?

EUGENIA: ¡Seréis cerdos! ¿Qué le habéis echado?

CHEMA: Pues... un poco de ingratitud, una pizca de cara dura y... unas gotitas de poca vergüenza. Y lo podéis hacer vosotros mismos... ¡Porque en esta casa vais sobrados de todo eso, desgraciados!

PAZ: Que Aída estará en la cárcel, pero ahora mismo no es la única que está rodeada de delincuentes.

SORAYA: A ver, no gritéis por favor. ¿Qué ha pasado?

PAZ: (Gritando) ¿Que qué ha pasado? Contadle, contadle que os habéis aprovechado de nosotros. Contadle cómo nos habéis sacado comida, dinero... ¡Coño, que nos habéis sacado hasta los imanes del frigorífico! Venga, contadle.

SORAYA: Sí, contadme, pero por favor, no chilléis. Pasad, sentaos y hablamos. Sin chillar.

LORENA: (Gritando) ¡No, contadle, contadle vosotros cómo vais de guays en plan: "vamos a ayudar a esos pobres, casi huérfanos, así hacemos nuestra acción del día y podemos dormir tranquilos"! ¡Contádselo, falsos, que sois unos falsos!

PAZ: ¡Pero, ¿tú has oído a éste?! Mira, todo esto lo hemos hecho con toda nuestra buena intención.

JONATHAN: ¿Y quién os ha pedido ayuda?

PAZ: Por favor, que vosotros sois incapaces de llevar una casa; y se veía de lejos que a vuestra hermana le faltaba un hervor para hacerse con ella.

LORENA: Mi hermana será una inútil, pero no es una cotilla como vosotros, que como tenéis una vida tan aburrida tenéis que meteros en la de los demás.

TODOS discuten ininteligiblemente. SORAYA mira a un lado y a otro, sobrepasada.

SORAYA: (Grita) ¡Basta! (Llorosa) ¡Se acabó, ahora mismo cojo a mi hija y me voy!

LORENA: ¡¿Qué?!

SORAYA: Sí, tenéis razón, soy una inútil. He intentado llevar esta casa, pero lo único que he conseguido es empeorar las cosas.

LORENA: Pero que no, tía, que no puedes irte.

SORAYA: Y a ti qué más te da, ¿eh? Ah, ya, a ti lo que te jode de que me vaya no es quedarte sin hermana, sino quedarte sin criada, que es lo único que he sido para vosotros. Como mamá lo ha sido toda su vida; pero yo no estoy dispuesta.

CHEMA va a dar un paso para intervenir. PAZ le para, le niega y se van.

LORENA: Eso, huye otra vez, que así es como solucionas siempre tus problemas: largándote. Pues que sepas que si hemos salido adelante hasta ahora es porque hemos permanecido siempre juntos, como nos ha enseñado siempre la mama.

SORAYA: ¿Y qué es lo que primero que os dije cuando la mama se fue? Que juntos podíamos conseguir que todo funcionase. ¿Y cuál fue vuestra respuesta? Pasar de mí y de todo.

LORENA: Soraya, yo...

SORAYA: Déjalo. Si la culpa es mía, por intentar rellenar un hueco demasiado grande. (Se va a ir)

LORENA: No, si yo quería decirte que... quédate, por favor. Que...entre las dos... puede que sea más fácil llenar ese hueco.

LORENA abraza a SORAYA. JONATHAN se une. EUGENIA parece que va a abrazarse pero va a por el pastel.

LORENA:  Pero abuela, que ese pastel está malo.

EUGENIA: ¿Qué quieres? El dulce me pierde.

EUGENIA se mete por el pasillo. LORENA, JONATHAN  y SORAYA flipan y ríen.


AÍDA JR juega a la rayuela, FIDEL la observa. (...)  
EN LA CALLE

Llega el MECOS con DOS CHUNGOS más. Van hacia ellos.

MECOS: Mira, ahí está la patrulla cuatro ojos, les podemos llamar... (piensa)  ¡Seis Ojos! (Piensa) No, espera... (cuenta) ¡Ocho ojos! (Ríen).

FIDEL y AÍDA JR. se dan cuenta de haber sido avistados, intentan cruzar de acera. Como ven que los CHUNGOS les siguen y se ponen frente a ellos, bajan la vista.

AÍDA JR.: ¿Me está hablando a mí?

FIDEL: No lo sé, yo también estoy mirando al suelo.

AÍDA JR. del brazo de FIDEL, ambos mirando al suelo, tratan de dar la vuelta, se alejan del MECOS pero al no ver por dónde va, FIDEL se choca con un árbol.

MECOS: (Agitando spray) ¿Dónde vas? Que te hemos traído un regalito. Venga, ¿de qué color te pega más el pelo con los pantalones?

TODOS ríen.

FIDEL: Recuerda, tercera norma: buscar un adulto. Mierda, no veo ninguno. Aída: ¡pies para qué os quiero! ¡Corre Aidita!

FIDEL y AÍDA JR echan a correr. FIDEL mira a un lado. No está AÍDA JR. Se para, mira atrás y ve que la han pillado el MECOS y los CHUNGOS y la están zarandeando. FIDEL va a por ellos. AÍDA JR. Ve a FIDEL como su caballero andante y salvador.

FIDEL: ¡Aída!  (Según se acerca) Muy bien, no quería recurrir a la violencia pero veo que es el único lenguaje que entendéis. (Macarra. Se sube mangas muy cuidadoso) Pero, ¿de qué vais toláis? Venid aquí que os voy a meter dos ollas que vais a flipar en colorines.

FIDEL se encara con MECOS. Los CHUNGOS le agarran y le inmovilizan tumbándole.

FIDEL: Ay, mamá... soltadme, bárbaros.

FIDEL forcejea. AÍDA JR le ve, saca fuerzas, coge una piedra y les amenaza con tirársela.

AÍDA JR.: ¡Soltadle si no queréis que os abra la cabeza!

El MECOS la mira, flipado, hace gesto a los DOS CHUNGOS, que sueltan a FIDEL. Se van.  FIDEL flipa. AÍDA JUNIOR va a ver si está bien.

FIDEL: Bravo Aída, (aplaude) (...) Eres la Calamity Jane de Esperanza Sur, la Juana de Arco de los suburbios, la Ingrid Betancourt de...

AÍDA JR.: Date prisa, que creo que vuelven...

FIDEL raudo se pone de pie, da la mano a AÍDA JR y huyen al portal. 
 


JONATHAN entra seguido de FIDEL que habla emocionado. Van a una mesa. EPÍLOGO EN EL BAR REINOLS

FIDEL: ¡No podía parar de pegarles! Estaba poseído, embrutecido. (Imita  sparrin) Golpe de derecha, de izquierda, derecha otra vez. Y entonces huyeron como alma que lleva el diablo.

JONATHAN: ¡Qué pena no haber estado allí para haberte visto!

EN EL BALCÓN DE CASA DE AÍDA

JONATHAN en el balcón, mira a la calle.

AÍDA JR, al ver a FIDEL, saca fuerzas y amenaza con una piedra al MECOS, que hace amago de ir a por ella pero se detiene, asustado.

JONATHAN, con un tira chinas, amenaza al MECOS, que le ve.

El MECOS hace gesto a los demás y huyen. AÍDA JR va a FIDEL.

EN EL BAR REINOLS

JONATHAN como en la sec 24A.

JONATHAN: ¿Ves cómo te dije que no me necesitabas para nada? Si ya sabéis defenderos vosotros solitos. A ver si ahora dejáis de darme la coña cada vez que os levantan la falda. (Hace gesto a Fidel)

FIDEL: (Chulo) Oye, oye, ahora que he ganado una pelea, deberías tratarme con más respeto.

JONATHAN levanta la mano, amenazante. FIDEL se encoge. JONATHAN se pasa la mano por el pelo, peinándose. Va al baño.

(...)

Llega AÍDA JR con un dibujo.

AÍDA JR: (Tímida) Fidel, te he hecho este dibujo. Para agradecerte que...me hayas defendido.

AÍDA JR se levanta y le da un dibujo a FIDEL, que lo observa.

FIDEL: Aída, me encanta, qué cromatismo. Oh, pobre princesa, encerrada en la torre. Menos mal que ese príncipe de pelo ensortijado va a liberarla... (...) Uy, qué anacronismo tan encantador, el príncipe lleva gafas. Aída, cielo, las lentes de montura no llegan a occidente hasta el siglo...

FIDEL echa brazo sobre el hombro de AÍDA JR y se la lleva según le va dando su lección. AÍDA JR le mira, enamorada. Pasan por la barra, donde LUISMA toma algo. MAURICIO sale del despacho con MACHUPICHU.

MACHUPICHU:  ... no, que lo juro por mis chamaquitos que no pasó nada, sólo me llevó a ver un film y a cenar.

MAURICIO: Vale, vale. (Se va a ir) Sólo una cosa, ¿dónde te llevó a cenar, a un griego? (Se parte)

LUISMA: Pero no te rías, que por cosas así se rompen los matrimonios, ¡que te ha puesto los cuernos! Es que, entre tú y yo, desde que te casaste te has descuidado, que mira qué bigote que llevas, todo despeluchado.

(...) LUISMA se parte. MACHUPICHU se va cabreado al almacén.

LUISMA: Hombre, ríete un poco. Ah, no claro, que bastante te partiste el culo anoche. (Se parte)

MAURICIO: Joer, indio, cieneurista, gay... pobrecillo, lo tiene todo.

LUISMA asiente, riendo.

Déjanos tu opinión

Publicidad

App 'La Voz'

¡Descárgate la APP de 'La Voz'!

Los fans de La Voz estamos de enhorabuena porque la APP de La Voz  es gratuita y viene cargada de contenido. ¡Descárgatela ya!

a la carta

Todas las temporadas de Aída, a la carta en mitele.es

Repasa toda la serie, elige qué capítulo quieres ver y entra en mitele.es. Las diez temporadas, a la carta en nuestra plataforma de televisión on line.

Publicidad

¡Ya está a la venta el libro del Luisma!

El Luisma, me parto y me mondo

Por fin en librerías y en mitiendamediaset.es la peculiar y desternillante historia de El Luisma, una de las grandes estrellas actuales de la televisión, con sus teorías locas, sus bromas, sus gags rápidos y el mismo tono de humor de la serie.

Nuevos formatos en mtmad.es

¡Descubre mtmad, el nuevo canal de vídeos sólo para Internet de Mitele!

mtmad.es selecciona el talento que ya triunfa en Internet, crea nuevos influencers y se atreve con una vuelta de tuerca a algunos de los protagonistas de nuestra tele. ¡Descúbrelo!

¡Escúchanos!

Todos los programas de la radio online de Mediaset están en Radioset.es

Universo Iker, MorninGlory, Partido a partido... ¡En directo y en podacast!

'GH' en tus manos

¡Vive el reality con contenidos inéditos!

'La Voz' en tu móvil y tablet

¡Disfruta con contenidos inéditos!

La APP de Mediaset Sport

El deporte, en tu tablet o smartphone.

Descárgate la app de mitele

Series, programas, deporte, en directo...

La app de MotoGP

Carreras, clasificaciones, pilotos...

mostrar

Publicidad