Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El valor de la imagen

Fidel y Jonathan lucharán en el capítulo del domingo cuerpo a cuerpo. Uno de los dos ganará las elecciones que celebra su instituto. El primero tiene una gran oratoria; el segundo, mucha popularidad. Sin embargo, sólo uno de los dos será el elegido. La imagen que cada uno genera es fundamental en el día a día. Por eso, desde telecinco.es hemos querido profundizar más en este tema. ¿Buena o mala imagen? Todo depende de ti.
Comienza la campañaelectoral. Fidel y Jonathan luchan cuerpo a cuerpo por ganar las elecciones del Instituto. El primero cuenta con una estupenda oratoria; el segundo, con una imagen popular. Dos partes muy importantes para convencer a sus compañeros.
La imagen es fundamental en el día a día y más aún en temas de política. Cuando Zapatero y Rajoy se enfrentaron a los debates previos a las elecciones iban acompañados de un gran equipo de expertos en comunicación. Un mal gesto, una mala mirada o una postura incorrecta pueden provocar el fin de esa persona.
Ante todo, la imagen es percepción. La primera sensación al conocer a alguien es de vital importancia. Muchas veces hemos oído la terrible frase: "Mi primera impresión no fue muy buena". Seguramente esa persona no te ha hablado, ni ha hecho nada especial, pero sus gestos, su forma de moverse  le delatan: no te ha gustado.
En política, todo se multiplica. Miles de personas siguen desde sus casas los debates y mítines; están atentos de todo lo que sucede y hasta el más mínimo detalle es primordial. Lo que hay que tener claro es que la imagen se hace, no se nace con ella. Hay que buscar el equilibrio entre el físico de cada persona, con su intelecto y sus emociones. Aquí está la clave. 
Si algo está claro es que la reputación de una persona puede causarle grandes problemas o beneficios. Ya se sabe "crea fama y échate a dormir", dice el refrán popular. Sin embargo, nada es para siempre. Como casi todo hay que "trabajárselo"; por eso Fidel y Jonathan saben lo complicado que es ganar esas elecciones. Cambio de imagen, popularidad, novias, cada detalle cuenta.