Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Isabel estuvo una semana sin saber cómo decirle a su marido que quería el divorcio

"La jueza le impuso un plazo para que abandonara el hogar conyugal, le busqué un piso, le pagué la entrada y el alquiler del primer mes", ha contado Isabel. Dos horas antes de que se cumpliese el plazo Jota se fue de casa y ella se sintió totalmente liberada y feliz.