Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cap. 4x25: 'El Bucle'

Hay veces en la vida que parece que todo se pone de tu parte. Esta es la sensación que Willy experimenta tras haberse ligado al pivón de su vida. Inmerso en el recuerdo, no es capaz de olvidar el momento de pasión, sexo y  locura desbordada que ha mantenido con una guapa becaria de la redacción.
"No te imaginas el pivón que me ligué ayer, fue espectacular, lloré de alegría" dice Willy a todas horas, con cualquiera que se encuentra por el camino, a becarias y redactores.
Está en un estado de sock. No sale de su asombro. Tanto es así, que sus compañeros intentarán de una u otra manera de 'despertar' al susodicho del trance en el que se encuentra.
Pero no todo en este mundo es blanco o negro. Esta frase podría justificar de alguna manera la resolución de este extraño capítulo.
Podríamos decir que forma parte, en cierta medida, de un homenaje a las películas de David Lynch. Pero en primer lugar, no le llegamos ni a la altura de los zapatos, y en segundo lugar, creemos que ni él director comprendería lo que estamos narrando.