Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cap. 4x34: 'Soiraceb'

Hay que señalar que en la actualidad, Willy y Diego no son becarios, sino redactores precarios, pero teniendo en cuenta sus labores profesionales, a ambos se les puede situar en el escalón de los becarios, incluso se podría afirmar, que los becarios sudan más que ellos.
Y eso que echando la vista atrás, cuando cruzaban por primera vez el umbral de Telecinco, estos dos redactores aspiraban a algo más que estar quejándose de lo dura que es la vida delante de una fotocopiadora. Ambos se veían en un futuro no muy lejano llevando elegantes y caros trajes de alguna marca italiana; en la actualidad visten con ropas de mercadillo.
También se imaginaban a la perfección su día a día en un espacioso despacho con unas buenas vistas y una explosiva secretaria con exuberantes escotes; en la actualidad trabajan casi pegados compartiendo mesa sin ninguna ventilación a su alrededor y como única compañía femenina una muñeca inchable destrozada por el excesivo uso al que es sometida por Willy y Diego.
Además, pensaban que sus salarios les darían la tranquilidad de no tener que repasar sus nóminas cada mes para calcular si llegarían a fin de mes; en la actualidad tiemblan cuando a final de mes comprueban que tienen que seguir viviendo con sus padres.
Pero, sobre todo, Willy y Diego se imaginaban una vida en Telecinco rodeados de bellas y espléndidas mujeres que se dejarían la piel por rozarse con sus cuerpos; en la actualidad, a Willy y a Diego no les mira una mujer ni por equivocación. Los dos redactores no han atraído, ni atraen, ni atraerán unos ojos femeninos dentro de Telecinco por mucho que no quieran asumirlo, y dudamos que también fuera de la cadena televisiva.
Lo han intentado todo para ligar, hasta los trucos más sucios y rastreros, pero siempre la inteligencia de toda mujer a la que se acercaban era mucho superior a la de ellos para no caer en la garras desesperadas de estos dos 'lobos hambrientos'.
Sin embargo, hay que señalar que la constancia de ambos por conseguir tener cerca a una mujer es tan elevada como desesperada y al final consiguen su objetivo y de qué manera...