Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

DJ Neil: "No me gusta que el ser disc jockey se haya convertido en un negocio"

"Hola amigos, soy Anne Igartiburu después de un cambio radical", comienza la entrevista con ironía DJ Neil.
Nacido en Reino Unido el 23 de marzo de 1975, Neil lógicamente no nació siendo DJ, cuenta en su biografía. "Entré en esto de la música electrónica por un amigo en el año 1994, cuando este tipo de música no era ni de lejos como la de ahora", nos cuenta. "Hay una gran diferencia, entonces se hacía Electronic Body Music, un tipo de electrónica que venía de Holanda y se hacía con amor y respeto. Era una música alternativa y oscura".
Pero antes de ser DJ, Neil fue pizzero y ¡traductor de una empresa de calcetines!. "Tenía muy buen sueldo por eso cuando le dice a mi madre que lo dejaba para ser disc jockey se llevó una gran sorpresa". "También fregué platos en la cocina de un restaurante antes de pincharlos".
Actualmente residente en Madrid, Neil nos contó que hoy en día se hace música electrónica "como churros". "No me ha gustado nada que el ser disc jockey se haya convertido en un negocio, aunque en su día yo me aproveché de ello". 1
Aunque a muchos les pueda sorprender, además de gustarle Depeche Mode y otros grupos electrónicos en la onda, Neil, respeta a artistas de la talla de Raphael o Chayanne ya que "son artistas nada comerciales, gente muy buena en lo suyo que han luchado y respetan su estilo".
"Si hay un estilo que no soportó ese es el reggaeton. Bastante problemas estamos tenido ya con la violencia de género como para que venga una música a aleccionar los malos tratos", opina Neil. "Alguien que pincha reggaeton no puede venir diciendo que es dj de electrónica porque no lo es".
Padre de una hija en 2002 a la que le dedicó un recopilatorio tres años después, Neil confesó que en la primera sesión no cobró ni un duro. "Lo haces porque realmente te gusta". "Hoy en día hago cosas sin cobrar porque me apetecen".
En cuanto a la difusión de la música en internet, Neil piensa que es un arma de doble filo, "por una parte da la oportunidad a expresarse a aquellos que quieren realmente hacer música, pero también permite a mucho payaso abrirse camino".