Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dios vuelve en una Harley

Hemos hablado de cine, de viajes,... Hoy vamos a hablar de lectura. Me gustaría que cada uno de nosotros recomendáramos aquel libro que un día leímos y, bien sea por su contenido, por la forma en que está escrito, o por el momento personal que pasábamos, dejó huella en nosotros.
En mi caso elijo el que da título a esta entrada. DIOS VUELVE EN UNA HARLEY, de Joan Brady, es una pequeña novela, amena y fácil de leer que a mí me cambió la vida.
En ella, Christine, una joven enfermera que vive sola y no se siente feliz con su persona, ni con su vida, se encuentra casualmente con un joven motero: Joe (¿Dios?) que le dará una serie de consejos que ella seguirá y darán sentido a su vida:
1.- No levantes muros, aprende a traspasarlos.
2.- Vive cada momento de tu vida, pues todos son preciosos y no debes malgastarlos.
3.- Cuida de ti misma ante todo y sobre todo.
4.- Renuncia al ego y muéstrate tal y como eres.
5.- Todo es posible en cualquier momento.
6.- Sigue el fluir universal. Cuando alguien da, recibir es un acto de generosidad, pues en esa entrega siempre se gana algo.
Dios vuelve en una Harley es un libro sencillo, impactante y fresco.
Su lenguaje es simple pero, a la vez, cada frase del diálogo encierra una reflexión, las conversaciones
entre Joe y Christine , te hacen pensar en muchas cosas, son enseñanzas que todos nos deberíamos aplicar.
Me gusta como está relatado, a través de una Christine que va evolucionando poco a poco, gracias
a sus descubrimientos. Christine nos expresa su estado de ánimo, cambiante, y a cada página,
mejor, gracias a los consejos de Joe.
Es original, contiene una frescura en su redacción y en su mismo tema, pues parece que tiene que venir el mismo Dios a enseñarnos cómo vivir la vida.
Acabé el libro muy rápido, deteniéndome en las reflexiones finales de Christine, en esas
enseñanzas de Joe y en lo mágico de las pequeñas cosas.
Os dejo un fragmento:
- ¿Quién eres? - pregunté un poco desconcertada.
- Soy el "Dios" del que has estado huyendo todos estos años.
- Vamos a tener que transplantarte como a esa planta.
- ¿Transplantarme?
- Sí, necesitas crecer.
- Joe. - dije con un tono titubeante.
- ¿Sí?
- Te quiero.
Es una novela amena, corta y reflexiva. No os arrepentiréis si la leéis y os quedaréis con la grata sensación de saber más de la compleja vida humana.
Gracias, querid@s amig@s por seguir aquí una vez más. Sin vosotros nada de esto existiría.
Carla.-
A petición de nuestros blogueros, intentaré tratar temas diversos. Podeis proponer lo que os interese en la dirección de correo que se expone a continuación:
Para CONTACTAR con la administradora podeis dirigiros a ivanistas @telefonica.net. Por favor, identificaros con el nick que usais en este blog, para poder reconoceros y, por tanto, responderos. Allí, privadamente, intentaremos también responder y ayudaros en todo lo que esté en nuestra mano. Gracias por vuestra colaboración y por confiar en este espacio.
Normas de comportamiento: AQUI