Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Daniela víctima de un ataque de ansiedad

En esta isla casi nada es lo que parece. Digo casi porque el ataque de ansiedad sufrido por Daniela tras la última gala parece auténtico, y produce angustia verla tan afectada por el desarrollo de los acontecimientos. De acuerdo que eso no es un club de vacaciones, algo que deberían saber todos antes de embarcarse en la aventura de Supervivientes, pero también es verdad que uno es incapaz de prever las propias reacciones. La de Daniela ha sido ir aguantando, incluso en algún momento ha podido parecer que no mantenía su deseo de marcharse, o dudaba de ello. Ahora ya no hay duda, su crisis parece estar comprometiendo su estabilidad emocional.
Las imágenes mostradas en el debate de Domenjó son contundentes. El deterioro físico de Daniela, ya patente durante la última gala, también resulta revelador de su estado. Ella llora desconsoladamente, mientras que con desesperación repite a la audiencia que la saquen de ahí. A pesar de su encanto y atractivo, razones por las cuales aún sigue ahí, si con anterioridad se atendieron peticiones similares de Iván, Wilma, Juanito o Cuca, con razón de más este jueves debería salir Daniela. Una vez más se ignorará el papel decisorio de la audiencia, pero en este caso por causas de fuerza mayor.
La crisis de Daniela ha sido reveladora no tanto para convencernos a muchos de que realmente desea marcharse como para observar el papel desempeñado por sus compañeros ante ese hecho. Zúñiga la acompaña en todo momento, ofreciéndole su apoyo y consuelo. Vimos acercarse a Matías, al que tampoco hizo mucho caso. Los demás no parecían estar en la misma isla. Pero, sobre todo, quiero destacar lo dicho por Ivonne. Según sus propias palabras, no le importa si es cierta la crisis de su compañera y de serlo no le afecta. Es una confesión dura y deshumanizada, hecha desde esa frialdad de la puertorriqueña que no puedo evitar me deje pasmado una vez más.
Al empezar todo esto algunos preveíamos que Begoña iba a ser la mala malísima de esta edición. Al final, la 'modelo popera' nos decepcionó al tener un papel tan prescindible como fácilmente olvidable. Cual no sería nuestra sorpresa que ese rol fue encarnado finalmente por Ivonne Orsini, la 'Marnie' zampa pan de molde de la isla. Hasta ahora la habíamos visto fría y mentirosa, con una inquietante sonrisa nada fácil de interpretar. Ahora también sabemos de su poco humana reacción ante el frágil estado de un competidor. Estos que justifican todo con su espíritu altamente competitivo son de temer. Tanta ambición no puede ser buena.
¿Dónde estaba Yolanda la noche que Daniela no puede más y estalla? Y lo mismo podría decir de Ivonne, o incluso de Santi. Digo Yolanda porque es a la que vimos correr desesperada pidiendo auxilio ante un corte bastante profundo que se había hecho en la mano Ivonne, al resbalar entre unas rocas de afiladas aristas (momento que recoge la imagen). La sangre impresiona, lo sé, pero llama la atención tanta implicación en un caso y tan poca en el otro, por mucho que se pueda justificar con el buen feeling que tiene con una y no con la otra.
El 'beso de Judas' de Cuca influyó en la crisis de Daniela. La que parecía ser gran amiga finalmente decidió darle de lado. Es fuerte que decidiera dejarle ese regalo de despedida, y especialmente llamativo teniendo en cuenta que la catalana había comentado con ella la oportunidad de darle el 'beso' a Ivonne, ya fuera expulsada una u otra. Pero aún más fuertes fueron sus palabras una vez expulsada. ¿Cómo es eso de que sus amigas la engañaron con el otro grupo? ¿Qué falsedades son esas? No sé si Cuca cambiará de opinión tras una necesaria cura de desintoxicación por la ingesta diaria de su propia sopa, la misma cura que debe estar pasando ahora Juanito 'Golosina'.
Como siempre, el mejor análisis de esta actitud de Cuca lo hizo Zúñiga, la auténtica cronista de esta historia, nuestros ojos y nuestros oídos en la isla. "Ha querido irse quedando bien con todos", dijo la ex atleta y lo clavó. Es una actitud que me cuadra en Matías pero no en ella. Al menos a razón de la que había sido su actitud en Cayos Cochinos, donde fue conciencia justiciera que nunca pareció perdonar el robo y en engaño del 'trío del pan Bimbo'.
Zúñiga se equivocó al pensar que iba a ser ella la próxima víctima del 'otro grupo'. Ya vimos que no era cierto, y la mayoría de los votos iban para Daniela. También se equivoca con ese doble papel que no la favorece nada, por un lado clara y sincera cuando habla con los más cercanos, haya o no cámaras delante, y por otro silenciosa y conciliadora cuando le pregunta Gálvez en las galas. Esto se me antoja como la única tacha hacia esta concursante, a la que no obstante quiero ver permaneciendo hasta el final, entre otras cosas para no perder su visión de la realidad. Es bueno tener ojos y oídos en todas partes.
Tampoco me parecen sinceras las razones dadas por Yolanda para nominar a Zúñiga. Dijo que la veía una rival fuerte, lo cual puede interpretarse como un elogio incluso. Pero lo cierto es que también Escassi o Matías lo son, por lo cual igual argumento podría haberlo utilizado para nominarles a ellos. Sin ser falso que así la considere, el recurso es fácil y no del todo sincero. Podría haber probado a decir algo menos políticamente correcto, pero con lo cual se podría haber metido a la audiencia en el bolsillo. A saber, algo así como "la nomino porque prefiero no nominar a nadie de mi grupo". Aunque bien mirado, esta Yolanda es la misma que con Begoña y Wilma cuchicheaban en la distancia poniendo a Escassi de vago para arriba.
Y para ser lunes está ya bien. Bueno, quizá no. Antes de poner el punto final me gustaría añadir una pregunta a las realizadas aquí hace una semana. Por cierto que el pasado jueves no vi a nadie corriendo por detrás de los concursantes. lo cual me decepcionó enormemente. La pregunta de hoy es la siguiente: ¿Por qué casi todos los concursantes llevan el bañador y/o el pantalón caído? En Yolanda me cuadra porque dada su profesión de bailarina es muy estilosa, pero en los demás... A ver, que no tengo inconveniente en ver la hucha de Matías, pero no termino de entender porque diablos no se sube el bañador. Y ahora sí que ya.