Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iván y Wilma, confirmación contra superación

Primer encontronazo serio en Cayo Paloma, con Wilma e Iván como protagonistas. La misión de ayer enviaba de nuevo a dos de ellos a Cayo Gallo, aunque en este caso para volver con las manos vacías, ya que allí encontraron un papiro que decía: "Hoy no hay nada para vosotros, podéis volver con vuestros compañeros".
Los dos protagonistas tuvieron la discusión que se había aplazado el día anterior, cuando las chicas quedaron descontentas con la decisión de que asumieran la misión dos chicos. Entonces fue Daniela quien más protestó, por lo cual fue señalada para ir en esta ocasión. Con ella fue Begoña, y ambas demostraron que también son capaces de remar, tardando más o menos, lo cual es indiferente al no tener un tiempo fijado para completar la misión. Otra cosa es que la Blume se desmayara nada más llegar de nuevo a casa, protagonizando unas escenas muy peliculeras, con un Santi deslomado tras trasladarla a pulso, lo cual no pudo terminar de hacer Olfo.
El choque entre Iván y Wilma fue realmente el desencuentro entre dos concepciones de lo que supone este concurso y las motivaciones de cada uno. Iván solo parece concebir que cada uno confirme sus propias capacidades conocidas, limitándose a hacer aquello para lo que es capaz. Según este concursante, cada uno debe conocer sus límites, sin intentar sobrepasarlos nunca, razón por la cual todos deben hacer cosas que tienen acreditado ser capaces de llevar a cabo.
La concepción de Wilma es completamente contraria a la de su compañero. Ella se plantea esto como una experiencia de superación en la que comprobar hasta donde es cada uno capaz de llegar. Su espíritu es auténticamente aventurero, no en vano plantea aventurarse a intentarlo, dejando que la propia realidad demuestre la capacidad de cada uno. ¿Por qué no ponerse a prueba? En definitiva, lo que aquí viven no es comparable a nada que hayan experimentado antes, al menos la mayoría de ellos.
No puedo ocultar que simpatizo más con la postura de Wilma, además de parecerme la más apropiada para afrontar este concurso. Iván no es un superviviente, lo ha demostrado tirando la toalla al segundo día, lo cual es muy fuerte. No digo que sea un tramposo y llevase desde el principio la idea de abandonar tan pronto. Creo que es un buen tío y deseo que pueda irse a su casa cuanto antes, no en vano ahora mismo aporta al grupo mucho más Cuca que él. Pero tengo claro que no tiene mentalidad ninguna de superviviente.
Iván no quiere arriesgar, ni que nadie lo haga. No cree que deban experimentar, ponerse a prueba, vivir al límite midiendo sus capacidades una y otra vez porque no siempre el listón está puesto en el mismo sitio. Todo lo contrario que una Wilma valiente y aventurera, dispuesta a correr riesgos. No es esta una discusión sobre si son machistas o feministas, como podría parecer a simple vista. Se trata de algo más profundo, es una cuestión de estilos de vida, aunque en el fondo se reduce a estar o no preparado para esto.
En la discusión participaron pocos más aparte de los dos protagonistas señalados. Acaso Santi se atrevió a meter un poco baza y lo que hizo fue más bien meter la pata. El ex jugador de basket no fue capaz de ver que no se trata de una pueril lucha de sexos en la que decidir si deben asumir tareas físicas las chicas o los chicos. Aunque mirado de ese modo tampoco hay razón alguna para pensar que ellas no van a ser capaces de remar a Cayo Gallo de ida y vuelta, como realmente hicieron. El movimiento se demuestra andando, y las dos concursantes que asumieron la baldía misión de ayer pusieron en evidencia que pueden asumir responsabilidades como esa.
Las chicas de esta edición están muy capacitadas e incluso cuentan con alguna ventaja con respecto a otros. Con la excepción de Cuca, el resto son jóvenes y tienen una figura envidiable, lo cual se consigue con esfuerzo físico y dietas casi permanentes. Lo primero les ayuda a estar en forma, lo cual han demostrado sobradamente, ganando las primeras pruebas y mostrando una preparación increíble, especialmente Yolanda y Daniela. Lo segundo les ayuda a soportar la escasez de alimentos, una de las cosas que condiciona más duramente sus vidas.
"Algo extraño está pasando", decía Matías desde su cómoda y monótona vida en Playa Uva. Pronunciaba estas palabras haciendo un descanso en la labor de abrir almendras con dos piedras, lo cual cada día hacen mejor y hasta podrían emplearse a su vuelta en una fábrica de turrones. En esos descansos es donde brilla Escassi, que cada día me está cayendo mejor. A este tío hay que mantenerle el mayor tiempo posible aquí, al menos de momento. Sus conjeturas sobre lo que estarán haciendo los demás son muy graciosas y ayer no quería ni pensar en que sus compañeros del grupo mayoritario estuvieran cumpliendo una misión a cambio de comida, no andando muy desencaminado.
Poco más se puede contar de la existencia diaria del matrimonio Escassi y Matías, como gusta de decir este último con esa muestra tan notable de positivismo continuo. Ambos esperan que llegue el juego de inmunidad, supongo que con nula intención de ganar en esta ocasión. En Cayo Paloma, por su parte, Cuca ha pisado una tea ardiendo y tiene una llaga importante en su pie derecho. Si antes hablo de la monja de las llagas...
Recomiendo a Cuca que a su salida se plantee una visita por San Juan a San Pedro Manrique, en la provincia de Soria. Allí los mozos cruzan las brasas en el llamado 'Paso del Fuego', a cuyo término solamente tienen un poco tiznadas las plantas de los pies, sin quemadura alguna. La técnica consiste en pisar fuerte y, a ser posible, con alguien subido a sus espaldas, principalmente los lugareños más delgados. Peso no le falta a Cuca, pero sí técnica para pisar las brasas encendidas sin quemarse.
Esta noche puede ser la última para Cuca, o quizá para Iván. Si hacemos caso a nuestra encuesta sería la primera quien tendría más posibilidades de ser expulsada. Independientemente de su perfil beato, de ir por libre muchas veces y de que sea algo odiosa casi siempre, considero injusto que en lugar de permanecer ella lo vaya a hacer Iván. Este ha demostrado ser un superviviente pésimo, y si se queda será solamente como una especie de castigo de una audiencia escamada ante concursantes deseosos de marcharse a las primeras de cambio.