Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ivonne y Escassi no solamente duermen juntos

El grupo de las cuatro chicas que pretendieron manejar los hilos en Cayos Cochinos por el procedimiento de unirse y nominar conjuntamente, de forma pactada y ocultando su acuerdo a Daniela, va camino de disolverse. Antes de llegar a su posible disolución ya no hay duda de que verá sus efectivos mermados a partir del próximo jueves. Las dos nominadas de esta semana pertenecen a ese grupo, cuyo destino mantengo será irse diluyendo hasta su desaparición.
De momento, parece que será Begoña quien abandone a sus compañeros esta semana. Las razones son posiblemente ajenas a su actuación en el reality. Esta concursante venía con un pasado que le hacía poco simpática y en estas tres semanas largas no ha hecho todavía nada que la haya hecho destacar. Tiempo ha tenido para cambiar su imagen y demostrar a la audiencia que no es esa mala de la película que parecía ser, pero lo ha desaprovechado.
El ejemplo lo ha tenido Begoña en Escassi, el pijo-jinete que es visto ahora con mejores ojos que de partida. Hoy sabemos que es un líder eficiente, capaz de organizar y con dotes de mando que ejerce sin imposiciones. Es trabajador y su presencia se me antoja importante para la supervivencia del grupo. La conclusión es que unos han aprovechado el tiempo más que otros.
Begoña debía ser consciente de que no caía bien a la mayoría de la gente y, por esto mismo, estaba obligada a apresurarse para cambiar esa opinión. No lo ha hecho y el destino (o más bien el líder Escassi) ha querido verla nominada. Todo esto dará como consecuencia su expulsión, dado que si bien Yolanda comparte con ella la 'traición' de la anterior nominación, a anotar en su debe, no tiene pasado alguno. Cierto que ninguna de las dos ha acreditado nada que poner en el haber, pero a la mujer de Amargo ni siquiera la conocíamos por eso. A su amiga, sin embargo, la hemos visto vender miserias y (más que probables) mentiras en infinidad de programas, sin otro mérito que haber tenido una relación con un famoso 'triunfito'.
No la va a salvar ni su discusión con el líder, en la que le echaba en cara sus razones a la hora de nominarla. Escassi se viene escudando en el sentir general para su nominación, no olvidemos que definitiva para mandar a su elegido a la palestra, pues tiene esta atribución como líder que lleva siendo desde hace tres semanas. Esta vez dijo que Begoña era la segunda más nominada, aunque la realidad era otra bien distinta, ya que nadie había nominado a esta concursante.
Poniendo buena voluntad a la hora de interpretar las palabras de Escassi, este quiso decir que quienes habían nominado a Yolanda tenían como segunda opción a Begoña. De hecho, tengo el convencimiento íntimo (que no puedo apoyar en nada) de que el 'beso de Judas' de Olfo fue definitivo para que entre las dos eligieran a Yolanda. Está claro que no se trataba del sentir general, ya que no contaba con el del grupo de las cuatro. Pero, ¿por qué ellas dos y no las otras? A saber, faltan Ivonne y Wilma, habiendo recibido esta última una única nominación por parte de un Santi exiliado durante los últimos siete días.
Pues bien, supongo que Yolanda ocupaba su plaza de nominable porque es un poco cabecilla de ese grupo, mientras que la de Begoña le viene heredada de un pasado ya comentado líneas más arriba. También imagino que Wilma sería (¿será?) la siguiente de las elegidas. ¿E Ivonne? La puertorriqueña no será nominada de momento, y es probable que en breve ni siquiera pueda seguir siendo considerada integrante de ese grupo de las chicas del pacto. Su acercamiento a Escassi (o el de este a la miss) es una situación a tener muy en cuenta.
Ivonne y Escassi duermen juntos desde hace días. En Cayo Paloma ya se empiezan a escuchar comentarios y bromas al respecto, especialmente por parte de un Juan siempre bromista. Se habla de ellos como unos nuevos Romeo y Julieta (Escassi está mucho más próximo a Daniela que a las otras cuatro chicas) y algo de verdad parece haber en ello. Los dos tortolitos puede que no solamente duerman juntos, lo cual se encargará de confirmar el tiempo y entonces veremos el más que probable alejamiento de Ivonne y sus amigas, o las que vayan quedando. De momento, esta semana tendrán que separarse, siendo Matías quien comparta cama con la miss, en la más absoluta soledad.
En la medida que salga Begoña e Ivonne vaya apartándose del grupo, el destino de Yolanda y Wilma será aún más incierto. La playmate además empieza a tener dudas de querer (poder) seguir en el programa, dado su inestable estado de salud. Lo dicho, que este grupo dentro del gran grupo de Supervivientes tiene los días contados.
Por lo demás, Juanito parece más fuerte y animado que nunca, protagonizando ya escenas únicas producto de su arte. Cuca sigue siendo como una tía para todos y una madre para Daniela. Zúñiga sigue estando sin estar. Matías sigue tan adaptado como siempre, mientras le vemos evolucionar en la dureza de un nuevo exilio. aunque para los que se quedan en Cayo Paloma también habrá una nueva situación complicada, provocada por el aviso de que no les darán más cerillas, por lo cual deberán esmerarse y hacer turnos durante todo el día y la noche para mantener el fuego vivo. Ya veremos si lo consiguen.