Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Posible cambio de alianzas

Tras la última gala todos quedaron con la sensación de que habían estado dando una imagen de enfrentamiento probablemente más allá de lo deseado. El propio desarrollo del programa pudo ayudar a ello, especialmente durante alguna pausa de publicidad en la que se escucharon insultos y amenazas.
Las principales protagonistas del enfrentamiento fueron Wilma y Daniela, las cuales llevan muchos días sin apenas dirigirse la palabra. Ignoro si por una cuestión de estrategia en el juego, por convencimiento auténtico, o por la recomendación que le hizo Escassi poco rato después de acabar la gala, Daniela decidió iniciar una maniobra de acercamiento a Wilma y Yolanda. Y esta maniobra puede tener inmediatas consecuencias, importantes para el desarrollo de lo que será la segunda mitad del programa.
Escassi le pedía a Daniela, como acabo de contar, que estuviera más tiempo con quien tuviera afinidad y menos con el resto, pero siempre dentro del respeto y evitando el enfrentamiento. La catalana parecía extrañamente sumisa, aceptando la observación de un compañero que no es líder esta semana pero sigue arrogándose el papel de cabecilla, algo especialmente visible a la hora de hacer las reparticiones de alimentos así como en casos como este, donde es respetado sin cuestionamiento alguno por parte de sus compañeros.
Imagino que la actitud de Daniela estaría motivada por cierta coincidencia con sus propios planes, ya apuntados en el momento de su nominación, acompañada por esa apelación a las madres y el compromiso de intentar rectificar el tono de enfrentamiento. Daniela no es tonta y sabe que Wilma se irá esta semana, y también le pudo tomar el pulso a la opinión pública, si se dejó guiar por las reacciones en plató durante la gala. Además, habrá observado durante todo este tiempo a una Yolanda mucho más discreta y conciliadora de lo mostrado por Wilma, tanto como por la ya expulsada Begoña. Todo esto posiblemente influyó en que decidiera acercarse a las 'chicas del pacto', como les he dado en llamar, que esta semana serán una menos.
A Wilma ya le da igual, lo que desea es irse y confía en conseguirlo. Pero no sucede lo mismo con las otras dos protagonistas de esa charla a la luz de la hoguera. Yolanda se queda sola, dado que la coincidencia de Ivonne con ellas debió ser pura casualidad, y le interesa hacer las paces para no encontrarse en una situación de desahucio social insoportable y casi imposible de sobrellevar. Por su parte, Daniela teme por su imagen y debía aprovechar la ocasión para someterla a un apresurado blanqueo.
¿Cuál puede ser la consecuencia de este cambio de estrategia? Veo claro a una posible damnificada, cuando no a dos. Cuca y Zúñiga han sido especialmente leales a Daniela, a quien han defendido de la mal llamada traición, más bien engaño, de la que fue víctima. Las dos han servido de soporte para esta, aunque tendiera a acercarse más a los chicos en los momentos malos. Con Cuca incluso llegó a entablar una relación especialmente curiosa, cargada de contradicciones al tiempo que extraordinaria. Las dos conectaban mucho, cada una desde el hemisferio intelectual e ideológico que ocupan, no precisamente coincidente. Igual son simplemente elucubraciones, pero no me gustaría nada ver a Daniela acercarse a Yolanda e Ivonne para volver a poner en el objetivo de las tres (con la ayuda de algunos de los chicos) a Cuca y/o a Zúñiga.
Rechazo ese posible cambio de alianzas por injusto, si bien cada uno es libre de gestionar su estrategia en el juego como mejor considere. Cuca ha sido un soporte importante para Daniela y esta no debería hacer otra cosa que recordar como fue engañada por Yolanda, Ivonne y las demás. Espero que su acercamiento no afecte a sus nominaciones, y no pierda de vista quien ha estado a su lado cuando lo necesitaba. Me puedo equivocar, pero si Daniela actua de la forma que preveo, debo decir que yo no compro.
Veo claro que este paso dado por Daniela le va a ser útil para recobrar cierto protagonismo perdido en las últimas semanas. Lo cansino de las quejas de Wilma y Begoña les han llevado al primer plano, monopolizando buena parte de la atención. Daniela necesita también su cuota parte de relumbrón, primero por su propia personalidad, que requiere concentrar todas las miradas en muchos momentos, y luego porque en este juego el que no sale en la foto es como si no existiera y a nadie nos gusta que nos aburran soberanamente. El concursante que aburre es concursante muerto, a menos que aporte algo evidente al grupo, o ejerza una atracción especial hacia el espectador.
Quizá este último caso sea el de Ivonne. Es aburrida, sí. No se trata de alguien especialmente dotada para la comunicación oral, al menos en medio de un grupo numeroso. En casi todos los momentos demuestra una capacidad asombrosa para mimetizarse con el entorno, pasando inadvertida a nuestros ojos de observadores ávidos de acción. ¿Qué tiene entonces la puertorriqueña? Es guapa, sonríe casi siempre, apenas se compromete más de lo estrictamente necesario, tiene una envidiable buena forma física, es trabajadora, nunca se queja... podría seguir pero no le considero necesario.
Ivonne es una perfecta superviviente, pero con eso no basta. Lo que nos atrapa a muchos es que sea una superviviente ejemplar que tiene un título de miss. Una belleza trabajadora y complaciente, capaz de soportar condiciones de vida extremas. ¿No parece como una novela? Porque lo estamos viviendo a diario desde nuestra atalaya de visión privilegiada, porque en caso contrario no me creería que alguien como Ivonne pudiera existir.
También tengo claro que el protagonismo está siendo acaparado por las chicas. Tras ellas, Matías sigue sin mojarse ni debajo del oceáno, Escassi continua improvisando como nadie sistemas de sorteo, Juan el 'Golo' es 'guardián del fuego' oficial a la vez que líder, y Santi parece enloquecer por momentos. Me inquieta la mirada de este último, su sonrisa fría más que socarrona, o la forma borde y despreocupada con la que trata a algunos de sus compañeros. Creo que por estas mismas cosas puede ser un próximo objetivo de nominación, ahora que parecen calmados los impulsos arranca extensiones de otros tiempos.