Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Protagonista el médico

Los problemas de salud diezman la ya capitidisminuida población de Cayos Cochinos. Contaba desde este palafito inexistente, hace ya dos meses exactamente, que en la vígesima tercera edición de su diccionario la Real Academia propone enmendar la definición de 'superviviente' dejándola así: “Que conserva la vida después de un suceso en el que otros la han perdido”. Hombre, pues va a ser que es mucho más precisa que ese simple "que sobrevive" de la edición actual. Aparte de adecuarse mucho más a lo que está sucediendo en este programa, donde al final tendrán que declarar desierto el premio o dárselo a quien, efectivamente, sobreviva cuando el resto hayan abandonado camino del hospital.
Perdón, perdón. El párrafo anterior pertenecía a la entrada de ayer martes. ¡Qué error más grave! Claro, que no solamente iba a pasarles a los de Sálvame, el programa de la tarde que intenta salvar a no sé quién de no sé qué. Bueno, después de esta broma caprichosa, voy con lo de hoy.
Leía por algún lado ayer que deberían darle el premio de este año al médico. A este paso va a ser el único que aguante toda la edición, junto a un sufrido Mario Picazo que este año ha tenido más fortuna que el pasado. Necesitamos el nombre de ese médico, por favor. ¿Qué es eso de doctor? Los rotulistas del resumen de Supervivientes han ido afinando el tratamiento en orden a la importancia que el facultativo iba teniendo en esta historia. Empezaron simplemente poniendo "el médico", para pasar a "doctor" en los últimos días. Se merece un respeto, eso está claro. Sin él esta edición habría sido imposible, llegando a pertenecer al escenario caribeño, hondureño e isleño (y, por supuesto, garífuna) tanto o más que las lapas o los cangrejos.
Haría un comentario sobre esos crustáceos del orden de los decápodos (Wikipedia al canto), pero no quiero seguir con las imitaciones. Es que, no sé si se habrá fijado el atento lector, pero en el resumen la cuota de pantalla que han ido consiguiendo estos bichitos ha ido en aumento de forma directamente proporcional a las bajas producidas, lo cual a su vez nos ha traído una drástica reducción de la actividad en la isla. Esto llega a extremos preocupantes, dado que lo más emocionante en estos días parece ser verles comer su bol (garífuna) de arroz (garífuna) acompañado de litros de zumo de limón (garífuna) y bebidas isotónicas.
A pesar de lo dicho, no me resisto a llenar un par de líneas (preciadas pero no garífunas) con la descripción de ese cangrejo captado con la cámara nocturna en el resumen del lunes, mientras abría por la mitad una hoja y comenzaba a comerse el sabroso jugo que salía de su interior. ¡Por favor, qué bonito plano! La envidia del National Geographic. No apto, eso sí, para espectadores que estén en medio de su almuerzo, cena o similar.
Volvamos al galeno, que se está ganando no solamente su sueldo sino también un puesto en el ranking de sex symbols de este país. No sé si será por su melena al viento, su aire otoñal y seductor, la voz profunda con la que interpela a los concursantes sobre la cantidad y consistencia de sus deposiciones, la (ironía ON) prisa (ironía OFF) con la que se dirigía al lugar de la selva en la que yacía herido y maltrecho Escassi (otro de los más deseados). O quizá simplemente por su condición de licenciado, y no digamos ahora que ha ascendido a la de doctor. Qué le den los doscientos mil euros ya y acabamos con esta agonía (garífuna).
Ivonne se encargó de recordarnos que vamos camino de cumplir las nueve semanas y media de concurso, como aquella película de Adrian Lyne. No hace falta jugar a las siete diferencias en este caso, si acaso a las coincidencias, y aún así sería complicado encontrar una tan solo. Ella misma podría hacer el papel de Kim Basinger, al menos si tenemos en cuenta lo lozana y buenorra que se la sigue viendo. De Mickey Rourke mejor que no haga nadie, porque no queremos dedos mutilados, que bastante tenemos con el esguince y posible rotura de ligamentos de Escassi. Y la secuencia de la nevera la tendrían que hacer con arroz hervido ("más duro que el de ayer", decía Yolanda poniéndose exquisita) comido con una hoja medio seca.
Esperemos que esto se anime, yo pongo todo mi esfuerzo en ello y hoy hasta he mencionado dos veces a Escassi (con esta tres) para ver si despiertan aquellos que nos han dejado abandonados desde su baja en el concurso. ¡Volved, por humanidad! Bueno, si no atienden mis ruegos tampoco pasa nada. Aún están en pie (no sin problemas, lo sé) Yolanda, Ivonne, Matías y Zúñiga. En cama anda Santi, del que esperamos una recuperación rápida y definitiva. Sus compañeros también lo esperan, aunque bromeen sobre verle aparecer al estilo Escassi (cuarta aparición), o sea con la barriga vendada (en verde) en conexión televisiva y con palmeras a su espalda. Además, le están esperando en plena recuperación, con deposiciones más sólidas y menos frecuentes. Todo un logro.
Y es todo por ahora. No voy a engañar a nadie, esto se tiene que animar un poco porque sino vamos a sufrir un poco hasta el 11 de junio, en principio día de la final. Nuestras últimas esperanzas están puestas en el médico, ese hombre.