Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Algunos hombres tampoco saben leer los mapas

Tras más de cuatro días de penalidades, como él mismo ha dicho, Santi Abad se ha dado cuenta de que estaba leyendo el mapa al revés. No me extraña que tras el dichoso descubrimiento se dedicara a observar gusanos o seccionar erizos por la mitad. Imagino que intentaba evadirse de una realidad puñetera en la cual no puede echar la culpa a nadie porque es solamente suya.
Decía un libro de autoayuda muy famoso hace unos años que los hombres no escuchan y las mujeres no saben leer los mapas. Constato que ambas cosas tienen mucho de cierto, si bien siempre hay excepciones que confirman la regla. Santi quizá sea una de esas excepciones, y quien sabe si es su lado femenino el que pesa a la hora de serle negada la habilidad necesaria para interpretar la representación gráfica de un terreno.
Lo cierto es que el plano era de una simplicidad que asusta, lo cual hacía pensar (debía haberle hecho pensar) que no era muy difícil encontrar las bandejas de su reto con datos tan escuetos. La parte de Cayo Cabeza de León donde se encuentra Santi tiene forma de lengua, lo cual me hace pensar en la imposibilidad de interpretar el plano más que en dos sentidos, dado que parecen claramente descartables las otras dos posiciones posibles. O sea, que el concursante buscaba a su derecha lo que debía estar a su izquierda y viceversa.
Una vez interpretado el mapa en su posición correcta, encontrar las dos bandejas que restaban fue un juego de niños. Lo que ignoro es sí le darán por válido el reto a su conclusión, dado que aunque ya habíamos visto algunos puñados de sal en las bandejas, la misma noche de su feliz descubrimiento con el plano cayó una tormenta tropical bastante importante, sin que Santi se preocupara de tapar o proteger de algún modo las bandejas. La sal habrá desaparecido y no estoy seguro de que tenga tiempo hasta esta noche de reparar el desastre.
Las tormentas están respetando esta temporada a nuestros supervivientes, no como otros años en que se llegaron a convertir en un enemigo de mayor entidad que la barracuda o Karmele Marchante. La pena es que no estén aprovechando las tardes de lluvia como podrían. Improvisar un juego bajo el débil techado de la cabaña, como hicieron Matías y Cuca, está muy bien, pero más les hubiera valido intentar recoger como pudieran agua de lluvia, mucho menos salada que la marina. Imaginemos que esta noche les dan como recompensa alguna otra cerilla para hacer fuego. En ese caso tendrán que volver a preparar esos caldos de pescado que tanto agradecerían sus estómagos con agua de mar.
El reto propuesto a Santi también les puede servir como inspiración para darse cuenta de que el agua se puede desalar. Si en lugar del procedimiento propuesto a aquel concursante lograsen inventar otro en el que se fuera produciendo una decantación del agua, podrían disponer de agua sin sal, aunque aún es mejor la idea de recoger el agua de la lluvia. Teniendo en cuenta lo torrenciales que son las tormentas en los cayos de Honduras, bastarían un par de ollas para guardar algunas reservas.
El de los inventos es Olfo y no parece que se le haya ocurrido nada útil hasta el momento. No dio resultado lo del preservativo para hacer fuego, y su afición por sacarle punta a una piedra tampoco parece tener la aplicación práctica deseada. Pescar con lanza es propio de súper héroes, y Olfo no lo es exactamente. Digamos que está bastante lejos de ser nada súper, a pesar de sus esfuerzos por demostrar lo contrario. Lo que sí tiene este muchacho es una clara tendencia a retrotraerse a un pasado demasiado lejano, digamos que prehistórico. El otro día intentaba hacer fuego haciendo chocar dos piedras, sin pararse a pensar en grandes avances de la historia de la humanidad que llevaron a dejar de utilizar la piedra para casi todo. Mentalmente, Olfo está un poco en la prehistórica edad de piedra.
El bueno de Juanito 'Golosina' (llamado "gasolina" por Matías) abandonó al grupo acompañado del médico para someterse a una exploración. Sus dolores en el bajo vientre, pinchazos que a tenor de la tensa expresión de su rostro deben ser bastante molestos, le han preocupado hasta el punto de que su primera pregunta al galeno fue si tendría algo malo. Claro, que Cuca tampoco es una ayuda en ese sentido, y su discurso sobre que "todos nos iremos antes o después" más que dar ánimos parecía una extremaunción. Lo cierto es que se refería a marcharse del programa habiendo sido nominado y por la decisión del público votante, pero de principio parecía otra cosa. La gravedad con la que habla siempre Cuca se presta a veces a confusiones de este tipo.
Sobre la misión del cayuco que vimos ayer solamente quiero decir dos cosas. Primero que con Escassi todo parece mucho más fácil. Yolanda remó atendiendo a sus indicaciones, cambiando el remo de mano cada tres o cuatro paletadas, lo cual parece un método idóneo para no machacar los brazos y avanzar a buen ritmo. El líder sigue demostrando que lo es por merecimiento propio. Y de otro lado... pero vamos a ver... señores de 'la organización', ¿cómo se puede ser tan ratas? El premio de esta misión debía ser compartido entre ocho personas, dado que deberían comer los dos que fueron a Cayo Gallo y o bien los chicos o las chicas. Eligiendo uno de los muchos métodos de sortear que se le ocurren a Escassi (en este caso el juego de 'piedra, papel o tijera') fueron afortunadas las chicas, con lo cual en total eran ocho. Pues bien, en la caja había solamente tres plátanos. ¡Tres! ¡Solo tres! Hay que fastidiarse con lo espléndidos que son.
Esta noche asistiremos a la tercera expulsión y cuartas nominaciones. En cuanto a las nominaciones es complicado hacer una predicción, aunque todo indica que podría volver a resultar nominada Daniela, al permanecer intacto el cuarteto de chicas que se han convertido es sus principales enemigas. Por otro lado, todo indica que el expulsado de hoy, como los dos anteriores, será un chico. Olfo dice estar encantado de participar en esta aventura, aunque su principal aportación a la misma haya sido mostrar su sangre fría (o prácticamente inexistente) resistiéndose a acercarse en la cama a una miss mundo que está de muerte, o hacerle a esta misma el absurdo regalo de un pequeño pie tallado en piedra. Por su parte, Daniela parece hasta el momento de lo más interesante que hay en esas islas, esto a pesar de la vena lunática que le sale de vez en cuando y mi temor sobre si será verdadera o forzada.
Daniela está siendo, junto a la 'pareja de hecho' formada por Matías y Escassi, el motor de este programa, razón por la cual no puede marcharse todavía. Además, para algunos está suponiendo también la garantía de no aburrirnos viendo las sobremesas de Telecinco, ya que entre relajantes planos del fondo marino, la fauna y flora tropical, aparece de vez en cuando esta imponente mujer para animar el espíritu de muchos, por así decirlo.