Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lo del lunes que nos levantamos campeones

Los seis ultimos concursantes (y un pulpo)
El pulpo de la imagen parece querer atrapar a Sonia, lo cual tendría múltiples interpretaciones, pero en realidad se está intentando mimetizar con el entorno. No es Paul porque Paul solo hay uno. El tío se ha hecho un pleno al ocho flipante. El pulpo quinielista debería tener mejor empeño que ese de adivinar campeones del mundo en el fútbol. Ahora que adivine cuando va a acabar la crisis y le patrocine una conservera especializada en mejillones.
Demasiado la va el mejillón al pulpo, lo cual me da que pensar. Yo le pondría una urna con mejillón y otra con almeja. A ver si le va a gustar más y estos alemanes, que son muy cerrados, no lo saben. Seguiría hablando del pulpo más famoso del mundo, pero en algún momento se notaría que estoy evitando hablar de Supervivientes y lo que me pide el cuerpo es comentar lo del mundial.
Hablar de como para la bola Iniesta, la deja botar y le pega un cañonazo que no entiendo como un tío con ese aspecto tan débil le puede dar con tanta furia. O elogiar a un entrenador sencillo, modesto y generoso, haciendo siempre responsable del triunfo a sus jugadores y asumiendo él los tropiezos. Todo un ejemplo lo de este Del Bosque, que además me recuerda un poco a mi padre y solo por eso le tengo cariño. Y, como no, me gustaría cacharrear con lo del beso de tornillo de Iker a la pantera Carbonero.
Fíjate, a mí me gustó más el de regalo, ese otro beso fugaz e inesperado que le propinó en la mejilla. El primero era de película, sentido pero de cara a la galería completamente. Con ese beso en la boca cumplía con el sueño de mucha gente que justo en ese momento se lo pedía. Juro que no me lo invento, en mi timeline de Twitter le pedían al capitán un 'besarraco'. Y si algo caracteriza a 'San Iker' es ser cumplidor como pocos, así que puso el colofón al sueño de ayer domingo haciendo en un plis ese vídeo que es ya todo un hit. Luego, una vez cumplido, le dio otro beso en la mejilla, casi en el ojo, como diciendo: "y este por que sí".
¿No es adorable ver a Sara, corrida como una mona (o sea, muriéndose de la vergüenza), diciendo aquello de "Bueno, Jota..."? Buena había sido, faltaba que la otra protagonista confirmara que valía la toma. "Beso Iker-Carbonero, toma primera. Nos vale", se debió escuchar en el interior de la mente de algún jefe de esta casa, disfrutando anoche de una película con el mejor guión posible.
El partido tuvo media hora de propina. Así fidelizamos audiencia hasta las doce por lo menos (a poco que se quedasen a ver el post partido). No se puede escribir mejor un guión que en un partido como este, manteniendo la emoción hasta el final. El gol llegaría en el minuto 115, y nunca había escuchado un estruendo tan grande de decenas de gargantas colándose por mi ventana. Siempre me han gustado las películas que terminan con un final no tan feliz. En definitiva, mi director preferido es Sydney Pollack. Pero la de anoche tenía que acabar bien, no podía ganar el juego sucio de los 'naranjitos'. Decía ayer el maestro Alfredo Relaño en As que los holandeses vencieron al mar, por lo cual había que temerlos. Pero anoche, ni el kick boxing de sus jugadores pudo con 'la roja'.
Los más fieles al reality del que hablamos siempre en este blog estarán esperando que llegue el momento de volver al tema y salir de este off-topic enorme que me acabo de marcar. Lo cierto es que yo ayer estuve pegado a la televisión hasta muy tarde y no hubo debate. Me lo debí temer cuando vi que usaban la mesa del Debate en el plató de Ana Rosa, los presentadores de Pasapalabra y Resistiré, ¿vale?, para hablar de la Final de Sudáfrica 2010. Menudo lío.
Si tenemos en cuenta que el resumen de los viernes está casi todo dedicado a la gala ya comentada ese mismo día, resulta que con tanta roja y la gran alegría de ser el país campeón del mundo me he quedado sin argumentos. Mi opción primera es comentar lo que más y lo que menos me gusta de cada uno de los supervivientes, a lo cual iré dentro de una cuantas líneas.
Antes de eso me gustaría dejar algunas cosas claras de forma bastante telegráfica:
- No vi ninguna trampa en Beatriz Trapote durante la prueba de líder del pasado jueves. Ni lo vi en directo ni lo veo después, habiendo repasado ese vídeo tres o cuatro veces desde entonces. Respeto a quienes lo ven y aquí han tenido y tienen este espacio para expresarlo. La libertad consiste en dejar que otros discrepen de uno, pero también en respetar la opinión de quien se discrepa. Yo respeto a quien ve la trampa e igualmente pido respeto para mí porque yo no lo veo. La única diferencia entre una opinión y otra es que la mía esta avalada por el programa, cuya dirección (ya fuera la de la isla o la de Madrid) habría sancionado la acción de haber considerado que lo merecía. Olvidaos de Eva González, que como presentadora obedece órdenes y se encarga de transmitirlas a audiencia y concursantes. Esto es algo que debe considerar la dirección del programa y en eso coincido completamente con ellos. Yo tampoco vi la trampa por ningún lado.
- Este fin de semana se suscitó la polémica en los comentarios sobre si las mareas suben y bajan a intervalos de seis horas o no. He podido hablar sobre ese tema con algunos concursantes de este programa y hasta con un meteorólogo. Todos ellos me han confirmado que el clima tropical del caribe provoca inestabilidad en las mareas, especialmente en época de lluvias y huracanes. Oficialmente, la época de huracanes comienza el uno de junio y se extiende hasta noviembre. Con respecto a las lluvias, hemos sido todos testigos de que está lloviendo sobre los cayos de Nicaragua la mayoría de los días. Lo dicho hace que los concursantes deban estar pendientes de cuando empieza a subir la marea, porque esto se produce con intervalos irregulares.
- No tengo mayor interés en que este concurso lo gane uno u otro. Ni gano nada ni mi situación va a cambiar pase lo que pase. Para decirlo de forma más inequívoca y definitiva, me trae sin cuidado quien gane. Ninguno compartirá su premio conmigo y creo poco posible que vaya a conocerles personalmente.
Una vez hechas estas aclaraciones, voy con un somero análisis sobre lo que me gusta más y menos de cada concursante. Me propongo vencer mi natural incapacidad para la síntesis en este caso:
Parri: Me gusta verle venciendo esa imagen de debilidad que ha provocado comentarios gamberros entre sus compañeros, como lo que decía Perdi de "ya soy el único chico en la isla".
No me agrada que sea perrito faldero de nadie, y aún menos que ahora vaya de lo que no es. En el resumen del viernes expresaba su decisión de intentar conseguir que las niñas pescasen, aunque decía no verlas con mucho ánimo de hacerlo. Según él, Sonia no merece estar en el programa porque este se llama "Supervivientes", sugiriendo que por eso mismo él sí lo merece.
Pero resulta que muchos le hemos visto durante semanas negándose a ir a pescar, esperando que lo hiciesen sus compañeros. Este chaval ha comido en la isla gracias a los demás, y solamente se ha animado a salir a pescar cuando no le cabía otra opción que no fuera la inanición.
Me extraña, por tanto, escuchar o leer que no debían haber nominado a Parri porque es quien pesca. Como si ese mismo razonamiento se le hubiera exigido al gallego cuando nominó a Óscar usando su condición de líder. Entonces era el torero el único que pescaba. Además, ahora las chicas están obligadas a hacerlo si no quieren perder más arroz y quedarse sin comer prácticamente nada.
María José: Lo que me gusta de ella es, precisamente, lo contrario de Parri. Su apariencia de fortaleza, confirmada después de observarla día a día. Es incansable y no me parece justo que le hayan censurado cuando ha querido darse un descanso, ya fuera motivado por cansancio físico o el psicológico que provoca una nominación.
No me gusta que tienda a hacerse la víctima, utilizando la lagrimita en cuanto ve peligrar su posición en el programa. Si debemos premiar al que se comporta tal cual es, esta concursante estaría excluida porque no lo está haciendo. Se comporta de forma bien distinta cuando está nominada y cuando no lo está, influyendo no solamente en su carácter, también en su actividad y la forma en que se relaciona con los demás.
Me parece infantil la reacción de aislarse de los demás apartándose de la cabaña, comiendo con Parri al borde de la orilla e, incluso, durmiendo al descubierto. Está claro que sangra por la herida de la nominación, sin darse cuenta que eso es un lance más en el juego. María José se vende demasiado bien, algo que no gusta como espectador porque parece estar presuponiendo que no somos suficientemente inteligentes para apreciar quienes trabajan más o menos.
Trapote: Me gusta su carácter afable con todos, su buen humor, la capacidad que ha tenido para soportar situaciones muy adversas en el programa saliendo mejor parada que sus adversarios. Haber tenido que bregar con dos concursantes insoportables como Bea o Rafa le ha procurado un trocito de cielo para siempre jamás.
En resumen, digamos que me gusta como es, lo cual es tan inexplicable dentro de este juego como en la vida misma, siendo una importante clave de nuestra propia supervivencia dado que en caso contrario a todos nos gustarían las mismas y los mismos. ¡Qué horror!
No me gusta que habla demasiado y pierda un poco la fuerza por la boca. La preferiría algo más discreta, en definitiva. Dice el refrán que "por la boca muere el pez", y añadiría yo que también la Trapote. A veces es mucho mejor esperar un poco a ver meter la pata al contrario, en lugar de adelantarse y meterla uno mismo.
Sobre su papel de estratega le salva que ponga siempre las cartas boca arriba. Su estrategia está siempre al descubierto, y si nomina a Parri aclara sin cortarse un pelo que es porque prefiere no enfrentarse a él en la próxima prueba de líder. De no ser por esto, muchos lo verían con malos ojos. No tanto por intentar beneficiarse en el juego como por el contraste entre la Trapote discreta y despreocupada del principio y esta mucho más calculadora.
Deborah: Me gusta su tono cariñoso y esa imagen quebradiza tan atractiva en ella. Siento no poder decir más.
No me gusta su tibieza. Ella sí que no se muestra como es, y si lo hace realmente no me gusta nada. En todo caso, parece de ese tipo de personas que no dice lo que piensa. Prefiere adoptar la conveniencia de no mostrar sus pensamientos, o hacerlo siempre y cuando no sea lesivo para ella.
Puede ser una buena estrategia para permanecer mucho tiempo en el juego, pero no me parece que así nos pueda convencer a muchos. Me desagrada verla cerrar la boca ante un comentario desagradable más de María José, y cuando ve que se ha apartado, solamente entonces, poner cara de asco espetando un "qué pesada".
Sonia: Llevo todo este tiempo diciendo que Sonia y Malena van de paquete en este viaje. No creo que merezcan más o menos ganar que otros por llevar menos tiempo en la isla, pero la verdad es que esto determina que la audiencia votante las conozca menos y no haya tenido la misma posibilidad de empatizar con ellas que con el resto.
No obstante, llevan ya 25 días de supervivencia, más de lo que aguantaron Miriam, Consuelo, Nerea, Bea, Carla, Javier, Miguel, y casi lo de Víctor. El dato me parece de relevancia.
Aún así, diré que me gusta en Sonia la actitud humilde y me distancian de ella cosas como el "¿Qué es un centollo?". Por lo más sagrado, cuando uno va a ser superviviente lo mínimo es saber qué especies animales va a encontrar, por muy alérgico que se sea al marisco. Claro que, en ese caso, también debería exigírseles estudiar que el mejor momento para pescar es cuando está "trempando" la marea, que decía McCoy el otro día, justo después de haber medio esquilmado la isla de peces.
Malena: Como en el caso anterior puedo decir poco. Solo que, esta vez, más que poco diría casi nada. Malena me parece uno de los personajes más prescindibles de cuantos han pasado por allí.
Y mañana más. Ahora cuiden sus resacas.
Solo quedan seis