Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una noche clave

Nacho, Vivi o Amadortelecinco.es
Esta noche puede ser clave para el desarrollo de este programa, y hay varios hechos que así lo indican. Por un lado, la atención en torno a la expulsión se centra casi más en el palafito que en el grueso del grupo, ahora asentado en Cayo Paloma. Si la mecánica fuera que el expulsado por los votos del público durante la semana se queda en el palafito mientras uno de sus dos habitantes emprende el regreso abandonando esta aventura, se me antoja que eso supondría un punto de inflexión de gran importancia, y personalmente una auténtica lástima. Perder a Leo o Rafa sería lo menos deseable en este momento del concurso.

Además, a partir de esta noche los espectadores seremos más protagonistas y podremos interactuar tomando decisiones sobre el devenir del concurso y sus protagonistas. Habrá un antes y un después de la aplicación para dispositivos móviles miteleON, y ello también merece que hagamos un comentario un poco más adelante.

La expulsión de esta noche puede afectar al equilibrio de fuerzas en Cayos Cochinos. Nacho, Vivi y Amador representan no solamente a dos clanes distintos dentro del concurso sino también dos maneras opuestas de entenderlo. Chiqui es la gran muñidora que agrupa a Vivi y Amador, lo cual en principio podría favorecer la expulsión de Nacho. Aunque este concursante ha venido teniendo el favor de aquellos que apoyan a Katia, Tony o Diego, a fecha de hoy no está tan claro ese apoyo derivado. Mucho menos después de lo que Raquel Sánchez Silva nos contó a los oyentes del magacín radiofónico MorninGlory el pasado viernes.

Cuenta Raquel que Nacho ha tenido broncas de elevado tono que aún no hemos podido ver los espectadores con Chiqui, Yong, Katia y Tony. “Las broncas ahora mismo están teniendo todas un mismo origen o, por lo menos, un mismo concursante metido en una y otra, que es Nacho Montes”, nos contaba Raquel desde Honduras, y añadía: “Nacho está muy nervioso, y esos nervios los está trasladando a una discusión y otra”.

Que Nacho se enfrente repetidamente con Chiqui no puede extrañar. Como digo, ambos tienen concepciones bien distintas de lo que esta experiencia supone, además de representar dos grupos distintos de concursantes. Sin embargo, sus enfrentamientos con Katia o Tony hacen pensar si su grupo no es tan sólido como parecía. Tal vez sea un peligro tensar la cuerda demasiado, poniendo en peligro las propias alianzas. Enfrentarse a Katia de nuevo, tras las duras palabras que ella mismo escuchó el lunes pasado, no parece la opción más inteligente.

Con Tony la relación ha pasado por tres fases que denotan un deterioro posiblemente irreparable. La primera semana, Tony se mostraba complacido con las atenciones de Nacho y le seguía el rollo sin aparente esfuerzo. Luego pasó a pararle los pies por las noches con el argumento de que era cuando se ponía más pesado. Ahora, cuando Nacho pronuncia su nombre y le reclama, Tony responde con un lacónico: “¡Qué pesado!”.

No sé si Nacho nos está vendiendo la ‘carpeta’ imposible con Tony, pero es lo que parece cuando le vemos grabando su nombre (junto a los de Diego, Pascual y no sé cuántos más) en la cantimplora. Como esto siga así, sus aliados pueden terminar convirtiéndose en principales enemigos. Tampoco comprendo lo que debe pasar para que alguien le pare los pies e impida que continúe la escalada de insultos y descalificaciones. Si hasta Chiqui le ríe las gracias cuando la llama “albóndiga atómica” pues apaga y vámonos.

Vivi también tiene su ‘carpeta’, y se llama Amador. Ella cuenta con la ayuda de Chiqui para extender esa especie, lo cual hace con entusiasmo y dedicación. “Viene de una relación con un señor mayor”, nos cuenta la pequeña sobre su amiga, justificando una atracción hacia Amador no del todo creíble. Es inevitable interpretar esto como una maniobra de Vivi para salvar esta expulsión, que posiblemente es apreciada por ella como una amenaza mayor que las anteriores.

Amador se ha dado cuenta y se siente en cierta medida utilizado, pero de nuevo la figura de Chiqui salva la situación y engrasa los goznes de esa relación cuando les cuenta su deseo de que el programa le lleve a su marido para celebrar el aniversario de boda y les den una cena pudiendo elegir dos acompañantes. Vivi y Amador serían sus elegidos. Por eso, la salida de cualquiera de los dos sería un pequeño drama para Chiqui.

Aquí cada nominado elige sus armas y las utiliza de la mejor forma que puede, no necesariamente la más oportuna. Nacho anda grabando en la cantimplora los nombres de sus chicos preferidos. La añadimos el Nuevo Vale y tenemos una imagen con la que bien se podrían identificar centenares de adolescentes. Vivi intenta el acercamiento a un renuente Amador. Lo hace con mayor discreción que Nacho, sin pedir todavía un besito de buenas noches ni suspirar a todas horas por sus huesitos.

Creo que Nacho y Vivi lo tienen igual de complicado con sus 'carpetas', aunque ella al menos no discute todo el rato. Es más, su actividad en la isla parece haberse incrementado notablemente coincidiendo con esta última nominación. Hasta ahora costaba diferenciar el pez globo que pescó Rafa en el palafito y esta concursante, atendiendo a la escasa actividad de acreditaban ambos. Ahora ya cuesta menos identificar a la concursante.
Pez globo
Amador también tiene su propia estrategia. Posiblemente sea la que más críticas merezca, aunque también es cierto que no está implicando a ningún compañero. Se limita a mentar a la última ganadora de este concurso, a la sazón su exmujer, como quien habla de una santa. Chiqui se encomendaba a San Pancracio si no recuerdo mal (aunque sospecho que sí). Amador, por su lado, lo hace a su Rosa. De los Benito de toda la vida.

Volviendo a lo que decía al principio, la expulsión de esta noche puede tener un punto amargo realmente importante. No diré que pueda ser un desastre lo que vaya a suceder, mucho menos teniendo en cuenta el recuento de hechos luctuosos que podemos hacer cuando hemos superado los cuarenta días de concurso. Con sus noches. Antonio Tejado se ‘esmoñó’ dañando su espalda, Santana fue empaquetado de vuelta, arrítmico perdido, y a Suhaila la reclamó su padre enfermo. El abandono de Oriana creo que mejor no lo contamos entre los desastres de las islas.
Además, vivieron unas tormentas eléctricas que daban bastante miedito, y una parte de los concursantes tuvieron que ser evacuados. Más recientemente, han sido evacuados todos de Playa Uva camino de Cayo Paloma para evitar que los insectos se siguieran dando un banquete humano que tenía a todos en carne viva. Eso después de que con Rebeca se demostrase que son más duros de pelar los mosquitos y pulgas de arena que ella misma.
Rafa/Leo
Después de todo lo pasado, una expulsión no deja de ser un lance más del juego, por lo que evitaré dramatizar al respecto. Eso sí, prescindir de Rafa o Leo me parece un desastre más que podemos sumar a los anteriormente enumerados. Los dos están demostrando una capacidad de supervivencia extraordinaria en el palafito. Leo sigue con la mente fresca, sin haber perdido un ápice de su capacidad analítica. Para sus compañeros puede ser un poco lata en ocasiones, pero para la audiencia es una buena noticia.
De Rafa me cuesta decir nada que no sea evidente. Se queja la ‘póker star’ de que su compañero de palafito es demasiado lento muchas veces, pero es que el hombre anda con las revoluciones estrictamente necesarias. Es de entender, teniendo en cuenta que lleva allí dos semanas, la primera completamente solo y casi sin comer al no tener fuego durante días.

Empiezan a estar en los huesos, con la piel quemada por el sol y esa mirada perdida que no deja de sobrecogerme siempre. Pero ahí están, deseando seguir midiendo sus fuerzas. “Todavía no he llegado a mi límite”, dice Leo. Y cuando este humilde cronista escucha eso desde su cómodo sillón no puede evitar rendirse ante concursantes auténticos como estos dos, nada que ver con las pantomimas tramposas de quienes abandonan a las primeras de cambio, o esos que celebraron su expulsión como si les hubieran colgado una medalla. Rafa y Leo lo merecen todo. Merecen seguir ahí hasta que lleguen a su límite, que no sé dónde diablos estará.

No te pierdas lo que te ofrece miteleON
miteleON
No acostumbro a dar consejos desde esta tribuna, pero en este caso debo hacer una excepción, convencido de que estamos ante una herramienta única, que va a cambiar el modo de ver televisión en un futuro próximo. Para utilizar miteleON tan solo hay que descargarse la app mitele desde las plataformas App Store o Google Play. Durante las emisiones de resúmenes diarios, galas, últimas horas y debates se activará el ON que aparece en la parte superior derecha de la pantalla. Entonces podemos empezar a participar.

Aparte de los contenidos exclusivos a los que se puede acceder exclusivamente a través de miteleON, esta herramienta ofrece la posibilidad de participar en decisiones sobre lo que sucede en el programa. Un complemento perfecto para seguir lo que pasa por esa segunda pantalla. Con miteleON podrás ver fotos o vídeos exclusivos y tendrás el poder en tus manos, o más bien en tu smartphone o tablet.

La semana pasada ya vimos como éramos los espectadores quienes decidíamos por un 71% de los votos que se entregara a los concursantes un kit de confort en lugar del kit de belleza, por el que sólo optaron el 29% de los participantes. Además, estos pudieron verse en la gran pantalla del plató, momento que recoge el vídeo que cierra esta anotación. ¡Mírate en la pantalla! La televisión de hoy la hacemos entre todos. Prueba a seguir Supervivientes usando miteleON, y luego me cuentas.