Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

8 preguntas isleñas

Afligido por la resaca del puente me preparo para poner negro sobre blanco las preguntas que me suscita la aventura de nuestros supervivientes tras pasar casi cincuenta días en unos cayos en medio del atlántico. Son dudas expresadas desde el palafito, como una tormenta de esas que no está habiendo muchas este año.
¿Por qué no han pescado todos desde el principio? Tras haberse comido entre Santi y Matías un pequeño pescadito amarillo, parte del grupo ha tomado conciencia de que deben contribuir en las labores de la pesca. La iniciativa es individualista, motivada por ese hecho precedido por la petición de permiso para comer esa minúscula pieza aquellos que la habían pescado, los que siempre se han dedicado a buscar comida en las islas.
De acuerdo que solamente tienen dos sedales, pero todos tienen anzuelos, y el día es largo. Si salen dos a pescar y le dedican dos horas a ello, consiguiendo el rédito de un pescado, pensemos en cuánto podrían haber comido hasta ahora si tras ellos les hubieran suplido otros dos, y otro turno tras el siguiente. Y así hasta dedicarse a la pesca ocho o diez horas al día, coincidiendo con las del sol. Si se multiplica el esfuerzo por cinco o seis es posible que igualmente se multiplicaran sus frutos.
Con cinco pescaditos al día habrían estado pasando menos hambre. Es más, informaciones que nos llegan desde Honduras dicen que, coincidiendo con la iniciativa del grupo de contribuir en esa labor, en un solo día han pescado diecisiete peces. Da igual si eran grandes o pequeños. Como dice el proverbio chino: "Gato grande o gato chico da igual, lo importante es que cace ratones".
¿Qué le ha pasado a Yolanda para perder protagonismo últimamente? A Yolanda le ha perjudicado la salida de Begoña y Wilma, así como la separación de ellas tres con Ivonne. Sola en la isla, sin la compañía de sus amigas, esta concursante ha pasado a un discreto segundo plano, lo cual no la favorece en esta fase del concurso.
Como bailarina que es, Yolanda tiene una constitución delgada a la vez que frágil. Por esto, no es tan evidente en ella como en otros la pérdida de peso, pero sí la de fuerza. En las primeras pruebas era una de las mejores, demostrando fuerza y coraje. Sin embargo, en estos momentos tampoco hace especial esfuerzo llegado el momento, como se pudo ver en la prueba de apnea de la última gala, donde deberían haber pasado el trance sobradamente tanto ella como Santi, una por haber trabajado la respiración para poder desarrollar su actividad en el baile, y el otro dado su formación deportiva.
Esta semana tiene la ocasión de volver al primer plano, precisamente por vivirla en solitario, sin ningún compañero al lado que le haga sombra. Bien mirado sí tendrá compañía, aunque no sea muy de su agrado. Anoche veíamos un cangrejo zampándose a una cucaracha (o similar) más grande que él. No sé ni como son capaces de aguantar algo tan repugnante como eso.
¿Por qué todos hacen caso a Escassi? Es el gran misterio de esta edición, aunque como señalaba el viernes es humano que muchos descarguen esfuerzo y responsabilidad en alguien en quien confían. Es cómodo hacerlo, aunque no cualquiera se merece esa confianza. Escassi ha sabido ganarse a sus compañeros, despertando en ellos una mezcla de admiración y tirria, más o menos como entre los espectadores seguidores del programa.
Hasta ahora le han seguido haciendo caso en todo, pero su prestigio está perdiendo puntos aceleradamente. Se equivocó en la penúltima prueba de recompensa, no solamente por dar a sus dos compañeras un trato poco considerado (por decirlo suavemente) sino por no saber cortar la cuerda y decidir prescindir del calzado, imprescindible en uno de los tramos de la prueba. Además, sus decisiones fuera de la legalidad del concurso están poniendo en peligro a todos.
Me llama la atención algo expresado a cámara por el jinete. Según él, no hay nada en el contrato que les impida apropiarse de algo abandonado en el suelo, como fue el caso del mechero. No le creo tan poco inteligente como para tener dificultad de entender que vulnera las normas no recoger un mechero del suelo, ni siquiera guardarlo y mantenerlo en su poder, sino intentar usarlo. Producir fuego por cualquier medio que no sea el autorizado es sancionable, esto no lo puede ignorar por mucha cara de niño travieso que ponga. Eso vale para seducir a sus amantes, probablemente también a los espectadores, pero no cuela para justificar sus actos.
Tanto el uso del mechero como el robo de comida, en el que está implicado, han perjudicado al grupo, y dudo mucho que sigan depositando toda su confianza en él, o al menos eso me gustaría que pasara.
¿Tienen jabón en la isla? Jabón, gel o champú. Una de estas cosas debió producir la espuma que vemos en la imagen que ilustra esta anotación de hoy. Igual es cosa mía, pero me ha sorprendido verlo, más que saberlo. Una cosa es que viéndoles en las galas (sobre todo a ellas) parezcan especialmente aseadas, lo cual haga imaginar que algunos medios les dan sin que seamos testigos de ello, y otra bien distinta es verles usando un producto jabonoso. ¿No era esto supervivencia extrema? Es lo que le he oído siempre decir a Miriam Sánchez, y no tengo razón para dudarlo.
Voy a empezar a pensar que no son tan extremas las condiciones de vida de los concursantes, sabiendo que se pueden lavar el pelo con champú. De acuerdo que es algo básico e importante para no comprometer nuestra higiene, pero el náufrago que sobrevive en una isla desierta no tiene mano tantos lujos. Me reí el año pasado cuando escuché a Karmele Marchante preguntar por el aseo, o aquella vez que tras una prueba pedía un tissue. Pues no va a ser tan raro el tema.
¿Contará Cuca toda la verdad, como amenazó el miércoles pasado? No lo creo. Los que piden marcharse lo harían si esto no llevara aparejada una sanción importante. De igual manera, el temor a no cobrar lo correspondiente a sus días en Cayos Cochinos le puede hacer reconsiderar lo dicho, una vez reposado, comido y dormido en blando. Además, ella está obligada a ser una romántica, según propia confesión, lo cual no se lleva bien con la venganza. Tampoco sus convicciones religiosas.
Es una pena, porque serían confesiones jugosas. No me cabe duda de ello, y es algo que me hace volver a pensar en lo de pedir las nominaciones, desnaturalizando así el proceso. Creo que ya tengo la mejor solución, basta con obligarles a contarlo todo y en caso contrario anular las nominaciones y votaciones correspondientes. ¡Canta Cuca!
¿Por qué defiende tanto Matías a Ivonne? Quiero pensar que es debido a la unión de ambos durante la semana en la selva. También prefiero creerme a este concursante cuando afirma una y otra vez que no sabe nada sobre el robo de comida y bebida. A pesar de lo cual, no termino de entender su ciega defensa de la 'Marnie' puertorriqueña, ni el ataque a Cuca, y mucho menos su perseverancia a la hora de hacer definirse a Daniela.
Me parece endeble y absurda la comparación que hace Matías entre acceder a una propiedad privada, hacerse con bienes ajenos y consumirlos (aún siendo parcialmente) y comer parte de unos cocos conseguidos infringiendo las normas del programa. Entre otras cosas, le está acusando de disfrutar en parte de un bien conseguido ilegalmente por él mismo. La solución es simple, no sigas comprometiendo al grupo subiéndote al árbol para coger cocos. En este caso es por el bien del grupo, pero sea como sea no vale acusar a los demás de las faltas propias.
El argentino se apunta al 'flower power', al 'todo el mundo eh güeno', a la utópica felicidad sin límites de un grupo que no habla por la espalda. Pero a mí me horroriza ese desapego a la realidad. La paz reclamada por este concursante es la de los cementerios, o peor aún, la impuesta en sociedades regidas por reglas totalitarias. Me extraña que no entienda el enfado provocado no tanto por el robo y sus fatales consecuencias para el grupo, ni siquiera por qué los autores no compartieran el botín, sino por el engaño y la mentira mantenida con tesón desde el minuto uno hasta hoy. Y mientras Matías la defiende, Ivonne sonríe altiva. ¡Hay que ver!
¿Cuál es la palabra preferida de Christian Gálvez? No sé si es por suceder en el trono de presentador a Jesús Vázquez, pero comparte con este su obsesión por el "vale". Por favor, por humanidad, por lo que más quieran, díganle (díganles, más bien) que ya vale. ¿Vale?
¿Por qué corre? Hay alguien que corre siempre mientras están nominando. Cada semana, al menos en una de las nominaciones aparece al fondo de la imagen corriendo desaforadamente un tipo de raza negra. Me imagino que sea un miembro del equipo, tampoco me importa eso. Lo qué me inquieta es saber a donde va, qué tiene, a qué tantas prisas.
(Otro día sigo con más preguntas).