Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maquíllate, maquíllate...

El vídeo que os voy a presentar hoy puede herir la sensibilidad de alguno de nuestros seguidores. Pero creo que es la forma más evidente de homenajear uno de los departamentos que más trabajo está teniendo durante el rodaje de la serie: Maquillaje y peluquería. O lo que es lo mismo: Elena Cuevas y Ana Honrubia (Pompa, para todos y más para sus amigos).
Sin duda lo más llamativo de estos departamentos y lo más visible para un espectador medio es la elaboración de un muñón o caracterizar a todo un regimiento serbio tras un ataque: heridas, balazos, suciedad…  Es lo que en un primer momento nos llama a todos más la atención pero os puedo reconocer que su labor va más allá. La serie Hermanos no seria nada sin ellas dos y su trabajo constante, inmediato y preciso. Os voy a contar el porqué.
Como ya sabéis Hermanos transcurre durante 25 años. Nuestros personajes comienzan cuando son tres jóvenes adolescentes y evolucionan hasta su madurez. Pero no sólo crecen nuestros tres protagonistas si no todas las personas que los acompañan en este maravilloso viaje personal. Elena y Pompa saben hacer creíble estás transformaciones… Avejentarlos en los capítulos finales, aniñarlos en los primeros… Que sus peinados evolucionen con los estilos y moda s de cada momento. Pero su labor también tiene un punto dramático. Deben saber apoyar desde maquillaje y peluquería los diferentes estados de ánimo que recorren nuestros protagonistas. Y ser capaces de transformar con rapidez y eficacia a nuestros protagonistas, ya que algunas veces nos ha tocado grabar en un mismo día diferentes edades… Todo lo hacen con una maestría y profesionalidad única.
Es todo un lujo verlas trabajar, son pura energía y dinamismo… los actores disfrutan cuando se ponen en sus manos… y nosotros mucho más cuando vemos las transformaciones que ejercen sobre ellos y el resultado final.