Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Haz brillar tu piel este verano

Cristina Tárregatelecinco.es
El cuidado de la piel debe ser un ejercicio básico diario, aunque en determinadas épocas del año, como el verano, nuestra piel sufre de una manera especial y necesita también cuidados y atenciones especiales.
El sol, el calor, el sudor, el cloro, la sal marina… hacen que la piel pierda su brillo natural. Renovar las células es prioritario para un buen cuidado ya que además es la primera zona donde aparecen arrugas. Hidratar, nutrir intensamente y administrar una buena dosis de vitaminas te ayudará a lucir un aspecto saludable.
Seguro que tu abuela o tu madre te han hablado alguna vez de remedios caseros y mascarillas que han pasado de generación en generación y que todavía no te has atrevido a probar. 

¡Pues ahora es el momento! Si estás harta de que tu piel muestre su peor cara, aquí tienes 5 remedios naturales que harán que tu piel esté sana y sin imperfecciones durante más tiempo. ¡Sencillo, barato y las hay para todo tipo de piel!
1. Una nueva piel
Antes de comenzar debemos tener el terreno preparado. Hay que deshacerse de las impurezas y las células muertas. La exfoliación es la mejor forma de cambiar de piel y descubrir nuestra belleza natural atenuando imperfecciones y marcas, y puliendo el cutis.
Mascarilla dulce. El azúcar es su ingrediente principal. Humedece tu rostro bien limpio y coge una cucharada de azúcar de grano fino. Frótala un poco en tus manos y después aplícala por el rostro con movimientos circulares, siempre hacia arriba. Es un método muy sencillo y rápido.
Mascarilla sabrosa. Coge una zanahoria pelada, trocéala y pásala un poco por la licuadora hasta que se forme una pasta con textura. A continuación, mézclala con un poco de crema hidratante. Aplica la mezcla sobre el rostro y déjala reposar durante 15 minutos. El resultado será una piel renovada y con mayor vitalidad.
2. Restaurar la piel
Hay una cosa que llevo fatal y es cuando nos empezamos a pelar. Es muy común en los meses de verano y se debe a que la piel ha perdido bastante agua como consecuencia, sobre todo, de la exposición al sol. No sólo las pieles secas deben hidratarse, también las grasas, las mixtas y, por supuesto, las normales.

Una mascarilla hidratante, una vez por semana, te salvará de pasar por este momento.
Ingredientes:
- Medio pepino.
- Una cucharada de yogur natural.

Introduce ambos en la licuadora y después extiende la mezcla por el rostro. Déjala actuar 20 minutos y aclara con agua fría para cerrar los poros. ¡Piel como nueva!
3. Adiós pieles sensibles
Si tu piel es sensible y estás acostumbrada a las antiestéticas rojeces, también hay una mascarilla para ti. No hay nada como las almendras para nutrir la piel. Si además le añades algún lácteo como el yogur o la propia leche, tu piel sensible te lo agradecerá. ¡Manten el escozor y el picor a raya!

Ingredientes

- 3 cucharadas de yogur
- 3 cucharadas de avena

Mezcla los ingredientes hasta lograr una crema homogénea. Aplica con movimientos circulares y asegurándote de cubrir todas las zonas de tu rostro. Deja actuar durante al menos 15 minutos.
En este caso debes ser muy cuidadosa al retirar la mascarilla y secar la piel para no irritarla más. Usa una toallita fin empapada en agua templada y retira de forma suave la mascarilla. 
Cristina Tárrega
4. Nutrición
Otra de las tareas pendientes es reponer los nutrientes que la piel ha perdido. Son aquellos elementos que hacen que nuestra piel irradie luz, se muestre tersa y uniforme. Lo mejor para para lograrlo, es sin duda  una mascarilla nutritiva capaz de devolver estas virtudes a la tez.
Ingredientes:
- Una yema de huevo batida.
- Una cucharada de miel y aceite de oliva.
Mezcla bien los ingredientes hasta obtener una pasta homogénea y aplícala en tu rostro durante 20 minutos. Para finalizar aclara con agua tibia.
5. Brillo en la piel
Cuando tu piel ha estado mucho tiempo expuesta a factores atmosféricos como cambios de temperatura, o a productos agresivos, ésta puede quedar deshidratada y apagada, lo mejor es una ración extra de vitamina C

Aplicada como mascarilla natural es perfecta para rostros opacos y deshidratados.

Ingredientes
:
- Un zumo de naranja.
- Unas cucharadas de miel.
Removemos el preparado y lo extendemos por el rostro dejándolo actuar durante diez minutos. A continuación lo retiramos con agua tibia. 
¡Si además tu problema es la piel grasa!
MASCARILLA DE PEPINO Y MANZANA
La mezcla incorpora media manzana roja, medio pepino, una clara de huevo y un chorrito de limón. Todo ello batido y frío de la nevera se aplica en cara y cuello y se deja actuar durante 20 minutos para luego retirar con agua tibia.
MASCARILLA DE YOGUR, LIMÓN, NARANJA Y ZANAHORIA
También para pieles grasas pero con una composición totalmente distinta. Se mezclan los zumos de un limón, una naranja y una zanahoria licuada con un yogur y se aplica de 10 a 15 minutos para retirar con agua tibia.
Si repites estos sencillos rituales de belleza un par de veces por semana, no tardarás en observar los cambios sobre tu piel. Tu piel estará sana y brillante todo el verano.