Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

SOS ¡Mis pies necesitan un spa!

Piestelecinco.es
Nos pasamos todo el verano cuidando nuestros pies, que si cremitas para los talones, una buena pedicura, esmalte semipermanente… Siempre pensando en que tenemos que lucir unos pies bonitos con las sandalias, en la playa, en la pisci, o en fiestas veraniegas que se nos presenten…
Pero hoy, sí hoy, mis pies me acaban de gritar ¡SOS, necesitamos un spa!
Claro, con razón se quejan, llega el fresquito, los vuelvo a guardar en unos calcetines o medias gorditas y a embutir en mis botas de tacón y me olvido por completo de ellos hasta la primavera que viene.
¡No puede ser! Imaginaros que impresión tan fea si vamos a probarnos unas botas y al descalzarnos mostramos unos pies hinchados, secos y con el esmalte saltado… O en el gimnasio, mismamente, cuando nos vamos a duchar y nuestras compis se fijan en esos pies tristes y desvalidos, porque nos fijamos ¡vaya si nos fijamos!
Así que este otoño-invierno tengo el firme propósito de seguir cuidando mis pies para que no tengan esa sensación de abandono.
Así que si quiero “limar asperezas” con mis adorados pies, tengo que buscarles un spa… ¡Una pedicura spa!
En Velázquez 115, una de mis peluquerías de cabecera, realizan este novedoso procedimiento inspirado en los tratamientos faciales. Es un tratamiento muy completo que refresca los pies dándoles la energía que necesitan para otra nueva jornada.
La pedicura consiste en el aseo y descanso de los pies, suavizando las asperezas de la piel y uñas.
Muchas pensaréis que es un lujo innecesario pero en realidad es importante realizarlo al menos una vez al mes porque nuestros pies son una de las partes del cuerpo que más trabaja.
Así que vamos a cuidarlos:
1º preparar los pies:
El primer paso es relajar los pies con un baño de agua templada con aceite de azahar y pétalos de rosas, durante 5 minutos. Poco a poco vas notando como la piel y los dedos se van relajando y descansando.
2º Eliminar cutículas:
Se procede a eliminar las cutículas y las antiestéticas durezas, a través de un proceso indoloro y altamente eficaz, sin cuchillas, ni instrumentos que agredan nuestros pies. Se trata de un tratamiento profesional, con el que, a través de unos sencillos parches, se eliminan las durezas de forma rápida y duradera.
3º La exfoliación:
La exfoliación es fundamental para que nuestros pies se desprendan de todas las células muertas. El tratamiento se realiza con un exclusivo masaje de rodillas a pies, a base de aceite de sésamo, con el que se nutre, regenera y relaja la piel de toda la zona a tratar.
4º La hidratación:
El cuarto paso consiste en hidratar los pies con un tratamiento a base de manteca de karité y aceite de almendras. Tras su aplicación conseguiremos darle tersura y luz hasta las pieles más apagadas. Además, está especialmente indicado en personas con problemas de circulación sanguínea, piernas cansadas y doloridas e incluso celulitis.
5º Final de lujo:
El acabado final, con el esmaltado semipermanente de Estrosa, ideal para que nuestras uñas estén impecables, saludables  y cuidadas durante mucho más tiempo. Existe una gran gama de colores para elegir el que más se adecue a nuestro estilo y a la época del año en la que nos encontremos.
Cinco pasos que consiguen que nuestros pies estén sanos, descansados y bonitos, y todo ello utilizando productos naturales y aromaterapia, para que la pedicura se convierta en un auténtico placer, en un momento único y relajante.
¡Dale a tus pies un merecido descanso y consiéntelos!