Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡A dieta con pan!

Foto pan Cristinatelecinco.es
Sé que muchos me vais a entender muy bien.
Si le preguntamos a alguien que tiene unos kilitos de más o algo de sobrepeso si ha hecho dieta alguna vez y qué tal le ha ido, seguro que se lleva las manos a la cabeza y nos cuenta que está harto de probar dietas que no funcionan, o que sí funcionan pero tienen efecto rebote, o que le han dejado las defensas bajo mínimos, o que le han producido mucho cansancio…
Yo después de hacer alguna que otra dieta, he decidido, como dicen en mi tierra, “volver a madre” y aprender a comer para el resto de mi vida. ¡Quiero que me enseñen a comer! Porque creo firmemente que ahí está la clave para conseguir el peso idóneo, en una buena alimentación.
Y esto se puede conseguir respetando y siguiendo los principios básicos de la pirámide de alimentación.
¿Qué pensáis si os digo que ahora mismo soy feliz porque estoy haciendo una dieta en la que como pan y mucho, un bocadillo cada noche?
Pues de verdad es así, se llama la “Dieta del Bocadillo” y ha sido diseñada por Terica Oriol, Licenciada en CC y Tecnología de los alimentos y Farmaceútica.
Es una dieta basada fundamentalmente en los hidratos de carbono. Tiene que ser totalmente personalizada en función de las necesidades de cada paciente: su edad, actividad física, condiciones de salud, costumbres y hábitos, hijos, tipo de trabajo… Porque cada paciente tiene unas necesidades.
A veces estamos equivocados en los conceptos y confiamos en que una dieta de proteínas nos va a ayudar a perder peso, pero estas dietas nos hacen adelgazar de un modo más lento, tenemos menos reflejos y sentimos más cansancio. Esto ocurre porque el cerebro se alimenta 100% de glucógeno, si privamos al cuerpo de hidratos no facilitamos glucógeno al cerebro, no hay una respuesta psicológica rápida y en cuanto ingerimos hidratos de carbono de nuevo, se va a producir el temido efecto rebote.
Terica Oriol sigue la pirámide nutricional para elaborar cada dieta: Muchos hidratos de carbono, mucha verdura, mucha fruta (60% de la alimentación) y proteínas (un 25%- 35%). Las grasas en torno a un 5%.
El 50% de los pacientes, cuando llegan a consulta tienen los niveles altos en casi todo y gracias a esta dieta se pueden nivelar.
“El secreto - me comenta Terica Oriol – está en no tomar grasas, consumir solo la grasa estrictamente necesaria. Si consumimos más grasa de la que debemos, no la eliminamos y se queda en el tejido adiposo. Lo que queremos conseguir es que si el cuerpo necesita más grasa la coja del tejido adiposo, de las reservas almacenadas”.
“Yo recomiendo en mi dieta Aceite de Ordesa, es un aceite de toda la vida que es 0 tóxico y que no se acumula en el cuerpo, entra, se absorbe y sale lo que no hace falta. A cada paciente se le recomienda la cantidad adecuada de aceite que debe tomar”
Hay muchos mitos en torno a los alimentos y hábitos que engordan.
Por ejemplo, beber agua con la comida. En la Dieta del Bocadillo puedes beber todo el agua que quieras y si es con las comidas mejor ya que te ayuda a hacer la digestión. Beber agua es salud, ayudamos a que la sal no cristalice y además nos saciamos antes.
Otro mito es que el pan engorda. Pues en la Dieta del Bocadillo, como su propio nombre indica, la cena se hace con un bocadillo. ¡Yo ceno una ensalada y un bocadillo!
Terica Oriol me cuenta que las cantidades de pan que se pueden comer al día también son personalizadas para cada paciente. “Es muy importante conocer los hábitos de cada persona, saber dónde compra, porque así se le puede aconsejar. Yo me conozco todos los panes que se venden en cada supermercado y dependiendo de donde compre el paciente le recomiendo uno u otro”.
“Mejor acostumbrarnos a comer el pan blanco porque el pan integral tiene más grasa para hacerlo un poco más jugoso”.
Y otro mito es que el queso fresco engorda menos que uno curado, pero la realidad es que tienen la misma grasa.
Un ejemplo de menú sería:
DESAYUNO: Café o té con leche desnatada. 2 tostadas de pan de molde con mermelada, pavo, queso de untar 0% grasa. O cereales.
A MEDIA MAÑANA: Fruta, toda la que quieras o un yogur desnatado.
COMIDA: ¡Sin pan!
- De primero: Legumbres/ Arroz con tomate y huevo/ Pasta con tomate, atún y queso/ Verduras, sopa, ensalada o puré.
- De segundo: 1 día a la semana carne roja (vaca o cerdo) y resto de días pollo/ pavo/ pescado (blanco o azul)
- Postre: Fruta o yogur desnatado.
CENA: ¡Con Pan!
- Con la cantidad de pan estipulada para cada persona: Un bocadillo, bien en barra estándar o bien en baguette: Un día de atún, sardinas o anchoas, otro día de jamón o lacón, otro día de queso light para untar, otro día de pavo con queso light, otro día de hamburguesa de pollo o pavo, otro de tortilla o revuelto de jamón york…
- Una opción de cena sin pan sería: Una ensalada completa con patata cocida o asada.
¡Y un día a la semana puede ser comida libre!
Es el placer de comer en una dieta lo que hasta ahora siempre ha estado prohibido.
Podéis informaros en las Clínicas Terica Oriol, en el 91.661.62.88