Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una manicura de tú a tú

1telecinco.es
Ya ha llegado la primavera a nuestras vidas y tenemos que ir pensando en preparar las manos y los pies para que luzcan perfectos en cuanto llegue el calorcito.
Hay muchas mujeres que solo se acuerdan de sus uñas una vez al año, de cara al verano, o en ocasiones muy puntuales. Pero el cuidado de las uñas no debe espaciarse tanto.
Para tener unas manos y unos pies siempre perfectos el cuidado debe ser muy continuo, por eso se recomienda:
Manos: En invierno cada 15 días y en verano cada semana.
Pies: En invierno 1 vez al mes y en verano cada 15 días.
Es fundamental mantener una óptima hidratación en manos y pies para tenerlos protegidos de los agentes externos que los resecan y afean. Hoy en día hay cremas especiales para pies y manos que son muy buenas y nos ayudan a hidratar estas zonas de forma continuada.
Mi amiga Carmenza Rodríguez, especialista en manicuras personalizadas a domicilio, tiene una crema maravillosa que fabrica ella misma con la Nivea de toda la vida (sin olor), a la que añade aceite de glicerina y esencias para darle un olor perfumado (almendras, vainilla…). Hidrata muchísimo.
Os aconsejo que probéis la “manicura y pedicura de tú a tú” de Carmenza. Yo siempre que puedo recurro a ella, porque me da los mejores consejos. Os cuento un poco acerca de su trabajo.
Primero se lima la uña a gusto de cada persona. Porque en esto, como en todo, sigue habiendo modas. Ahora se llevan las uñas cuadradas, pero hay personas que las prefieren redonditas. Si dudas, Carmenza te aconseja qué tipo de limado te queda mejor dependiendo de la forma de tus dedos y tus uñas.
Después aplica un aceite hidratante alrededor de la uña.
Luego se retira la cutícula, echándola hacia atrás, para limpiar bien la uña de pellejitos. ¿Sabíais que la cutícula no se debe cortar porque crece más fuerte?
Una vez limpia la uña se pule, pero con suavidad, para que al esmaltarla quede perfecta y suave.
Antes de esmaltar, el momento que más me gusta, “el masaje”, con una cremita exfoliante. Después se aclaran las manos o los pies para que queden limpios de grasa con un producto desengrasante. Para terminar, la base, el esmalte y una cremita hidratante que nos deja las manos y los pies como nuevos.
Para Carmenza, lo más aconsejable es la manicura normal, la de toda la vida, y hacérsela cada 8 días para mantener las uñas perfectas. ¡Y de esta forma no se estropean!
Es cierto que hay muchas mujeres partidarias de la manicura semipermanente, pero no es lo más aconsejable.  Como os contaba antes, llega un día puntual, una boda, una comunión o unas vacaciones y queremos tener las uñas perfectas sin tener que preocuparnos. Entonces optamos por la manicura semipermanente, que es genial porque dura casi tres semanas, pero hay que tener mucho cuidado al retirarla, ya que por comodidad tendemos a hacerlo desde casa y tiramos de las capas de esmalte que se empiezan a levantar, maltratando y poniendo en peligro las uñas, ya que a la vez que nos llevamos el esmalte nos llevamos capas de protección de las mismas.
La retirada del esmalte semipermanente debe hacerlo una profesional para asegurarnos del correcto cuidado de la uña y que no se nos quede como un papel.
Además, Carmenza no aconseja hacerse la semipermanente de forma continuada ya que los esmaltes son bastante más abrasivos que los esmaltes normales. Por eso es muy importante usar una buena base regeneradora para recomponer el estado de las uñas. Hay muchas clases de bases para usar dependiendo de cómo tengamos las manos o los pies.
Y el mejor consejo para esta primavera, llevar siempre una crema hidratante en el bolso para que no se reseque la piel de las manos. Y aceite de oliva siempre alrededor de las uñas.
Sin duda, una manicura de tú a tú, merece la pena.