Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡Que nadie calle mi verdad!

¡Se acabó! Son las 3 de la mañana, tengo que enviar ya el post, casi no he dormido en toda la semana entre programas, viajes, fiestas, bolos, etc… y siempre con el PC a cuestas, ehh!! Cada vez que tengo un segundo es para leeros pero para escribir se necesita algo más ...
Me he dado cuenta de que escribir es un arma muy poderosa, porque en televisión me pueden cortar, callar o intentar ridiculizarme, pero lo que queda aquí escrito nadie me lo puede tachar aunque haya quien lo intente.
Y consciente del arma que tengo, la palabra, estoy sintiéndome una auténtica cobarde por querer hablar de tantas cosas y el miedo que siento es por intentar mostrar mi verdad, algo por lo que muchos se sienten realmente heridos.
He sido tan valiente ante tantas circunstancias y no me gustaría tomar la vía fácil ahora. No quiero huir de mis pensamientos por quedar bien con nadie o para que no me intenten desprestigiar aprovechándose de mi transparencia, como ya me ha pasado tantas veces.
Quería comentaros detalles sobre el día de la mujer trabajadora pero no lo he hecho porque dirían que hago demagogia con el tema de las mujeres; me apetecía homenajear a mi perrito que tiene 14 años pero dirían que copio uno de los últimos post de Merecedes Milá.
Me encanta el arte y quería compartir con vosotros mi obra favorita, pero me tacharían de ingenua con comentarios como: “¿y esto que le importa a la gente?...” , también de lo que me ha cambiado la vida y el que antes los fines de semana trabajaba para pagarme mis gastos de la Universidad y compararlo con el tren de vida que llevo ahora, pero me pondrían de estúpida a la que se le ha subido a la cabeza la popularidad... O miles de cosas que se me ocurren y... sabéis qué!?
Que a partir de ahora voy a escribir lo que mi biznaga me mande le pese a quién le pese porque como me dirían en mi tierra: “¡niña, que de los cobardes nunca se ha escrito ná!”
Prometí la entrevista a Iván Madrazo, así que queda pendiente. No os preocupéis que no se me ha olvidado y tengo vuestras preguntas, pero lo bueno se hace esperar…
Muchas gracias a la persona que le haya sido adjudicado mi vestido. ¡Enhorabuena! Ya sabéis que ha sido por una buena causa y también a tantas aportaciones que está recibiendo la ONG para la India. MIL GRACIAS!
Saludos también para Ismael Beiro, que participa en la obra teatral 'Un médico a palos', para todos los que queráis asistir a esta comedia, tenéis una cita el miércoles en el Teatro Arenal de Madrid.
Y por cierto, no tengo ninguna responsabilidad sobre los comentarios que se escriban en mi blog, ni sobre mí ni sobre cualquier otra persona. Para que quede claro....