Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Daniela, contra las cuerdas

Cuando queda exactamente un mes para que finalice el concurso de Supervivientes, y a la espera de que tres de ellos regresen a España como finalistas de esta edición, ya existen dos grupos bien definidos dentro de la isla. El primero lo componen Matías, Álvaro, Ivonne y Yolanda, mientras que el grupo minoritario a causa de la traición de Sor Cuca en la pasada gala lo forman Maite, Daniela y Santi, de los cuales uno de ellos saldrá el próximo jueves rumbo a nuestro país.
Si la suerte no les acompaña a este grupo reducido y para mí el favorito -pues siento debilidad por los más débiles y, sobre todo, por el respeto y acatamiento de unas reglas impuestas por el concurso antes de partir a tierras hondureñas-, y esta semana no consiguen ser líderes, ya tenemos finalistas para esta edición, seguramente Álvaro, Matías e Ivonne, ya que a Yolanda le darán la patadita en el último momento. Y de ellos, Matías se proclamaría ganador de esta cuarta entrega del reality, dado que al público no le gustan los tramposos y los ladrones.
Pero en el caso de que Santi consiguiera el liderazgo esta semana -cosa que dudo, pues es torpe hasta para esconder un coco cuando le están grabando a menos de dos metros de distancia-, podría causar un golpe de efecto para el concurso, nominando a Escassi e igualando la balanza, pues estoy más que convencido de que al jinete la audiencia le tiene que tener unas ganas impresionantes de mandarle a Sotogrande.
Aunque nos queda la esperanza de que Daniela, a la que el público adora y así se lo demuestra semana tras semana salvándola de la expulsión, reúna las fuerzas necesarias para no seguir pidiendo que la expulsen y les dé en todas las narices a estos cuatro tramposos, que no han parado de torear a la organización y a la audiencia con robos, trampas, mecheros y pactos no permitidos.
Sé que es difícil, máxime con el ataque de ansiedad que sufrió anoche mientras veíamos El Debate, pero nada grave , ya que ni siquiera tuvo que asistirla el médico de la isla. Fue un ataque más que de ansiedad, provocado por haber sido tan cándida e ingenua con Sor Cuca durante casi dos meses de concurso para que más tarde la veterana se la clavara por la espalda, una crisis más que justificada por parte de la catalana.
Entiendo cómo su tía desde el plató hizo un alegato para que sacaran a la joven del concurso, pero… tal y como están las cosas y repito, sin tener ningún problema que revista gravedad por parte de la joven, ¿no creen que sería mejor que aguantara e incluso, me atrevería a decir, que ganara el concurso? Total, quedan cuatro semanas de nada y 200.000 € y un cochazo para disfrutarlos toda la vida.
Hay veces que viendo los muchos realitys que nos ofrece la cadena se me antoja el poder asomarme por una rendija y darles ánimo, ánimo para continuar, para que no abandonen, para que luchen por el objetivo que tienen tan cerca y que en el fondo sabían que les iba a costar pero que merece la pena.
A la tía derrotista de Daniela Blume le hago dos preguntas desde este confesionario: ¿crees que realmente Daniela no se va a arrepentir de abandonar la isla el próximo jueves teniendo tanto apoyo en el exterior y a tan solo cuatro semanas de la final? Y la segunda: ¿cuántos programas y shows y acrobacias vaginales tendría que realizar hasta llegar a los 200.000 €? Vamos a darle otra oportunidad, para así además fastidiar a sus oponentes que, como dijo Matías, creen que está todo el pescado vendido y se creen ya en posesión del premio.
Yo, al igual que Maite Zúñiga, opino que tanto Álvaro como Matías han llegado a hacer un pacto respecto al reparto del premio, 100.000 € para cada uno, y el coche lo utilizarían, lunes, miércoles y viernes el argentino, y martes, jueves y sábado el sevillano, los domingos a convenir. De esta forma, y en el caso de ser ambos finalistas, se aseguran un buen botín con más del 66% de papeletas para ganar y de nuevo reírse en nuestras propias caras de sus malas artes como concursantes.
Por su parte, Sor Cuca ya está de regreso a España, donde nos iluminará el camino y el sendero que le marca nuestro Señor, pero nunca tendremos palabras suficientes para agradecer a este reality cómo le ha quitado la careta a esta señora que predica con palabras pero no con acciones. Ésta es la típica que va los domingos a escuchar misa pero cuando sale le pisa la mano al mendigo que pide a la puerta de la iglesia. Es falsa, mala, embustera y como concursante un cero a la izquierda.
Ayer nos volvió a sorprender con unas declaraciones que no tienen desperdicio: “Busco un novio que me lleve a misa y me invite a tomar el aperitivo”… Seguro que pronto la veremos de locutora en la sección de contactos de la cadena Cope.
Yo voto para que Daniela no abandone el concurso el próximo jueves, e incluso que lo gane, sólo para fastidiar a Cuca y a los cuatro jinetes del Apocalipsis que se creen dueños y señores de este juego, obviando la parte fundamental del concurso… a todos vosotros.
Para concluir, ayer me desplacé hasta el teatro Muñoz Seca de Madrid para ver una obra digna de ser mencionada: “Tú sí que vales Loli”, dirigida por Sara Montiel y escrita por Cari Antón. Es una mezcla de musical y comedia interpretada por Yolanda Gaviño, Máximo Valverde, Eva Santamaría, Cari Antón, el gran Tony River y Ricardo Rodríguez, en la que se palpa desde el comienzo hasta el final una comedia llena de arte que refleja la situación actoral de nuestros artistas.
Por cierto, el personaje interpretado por Ricardo Rodríguez, Tomasín, (a la izquierda de la fotografía) es de lo más singular y este actor venezolano es todo un descubrimiento en nuestro país, aunque ya realizó numerosas series y programas de televisión en Venezuela y Puerto Rico. Actualmente es pareja sentimental de la periodista del corazón María Patiño.
En fin, que os la recomiendo para pasar una agradable, divertida y original tarde de domingo en Madrid.