Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Globalitas, luces de Navidad y un poquito de mala leche

Los concursantes esta semana se han enfrentado a una prueba solidaria a beneficio de Global Humanitaria. La prueba consistía en embolsar muñecas Globalita y postales navideñas firmadas por cada uno de los participantes del concurso.
Más tarde, el pack lo venderían varios ex grandes hermanos en los stands de Global Humanitaria instalados en las ciudades de origen de los concursantes. Marta López, en Ciudad Real, Ana Toro en Eíbar, Raquel (GH10), en Cartagena y Gemma (GH10) , en Sant Vicenç dels Horts. Yo estuve en Zaragoza, donde tuvimos una acogida en la Plaza del Pilar de Zaragoza fuera de cualquier previsión. Si no pudisteis acudir a la cita, todavía podéis comprar vuestro pack en http://www.globalhumanitaria.org/
Lo recaudado se destinará a la escuela de Chañocahua en Lampa (Perú), donde estudian 70 alumnos de primaria en condiciones muy precarias: las infraestructuras no disponen de agua ni luz. La venta de globalitas permitirá la construcción de dos nuevas aulas y servicios higiénicos.
El resultado de dicha prueba fue satisfactorio y, como bien dijo ayer la súper, han demostrado ser unos Grandes Hermanos solidarios, aunque me gustaría pedir disculpas a todas las personas que en Zaragoza fueron a recoger su Globalita y su postal navideña firmada por Iván, pero en el pack que salió grapado de Guadalix por Iván lo unico que encontraron fue la Globalita. Seguramente por un despiste del concursante o quizás las ansias de acabar enseguida la prueba y ser el primero en acabarla.
Este blog hoy pretende ser solidario, y sé que muchos de vosotros, blogueros y confesores, lo sois, pero no sólo en estas fechas hay que ser solidario, hay que serlo todos los días, todo el año, y para eso os recomiendo que apadrinéis un niño, como decía Almudena, para que estas Navidades podamos tener la conciencia tranquila y dormir tranquilos.Yo ya tengo tres niños apadrinados, ¿y tú?
El apadrinamiento es una forma de colaboración que vincula a los padrinos con niños de países donde Global Humanitaria lleva a cabo su trabajo. Permite realizar proyectos de desarrollo que benefician a la población infantil, la más vulnerable, pero también a toda la comunidad en la que viven.
Las cuotas de apadrinamiento financian, por ejemplo, la construcción de escuelas y el mantenimiento de comedores escolares, la formación de adultos, los hogares de acogida para niños de la calle y las iniciativas comunales. Y la cuota mensual sólo es de 21 Euros. El teléfono donde podéis llamar para apadrinar e informaros es el 902 20 13 20. Ellos necesitan tu ayuda, ¡SI ESTÁ EN TU MANO, AYÚDALOS!
Ayer en la gala pudimos ver el encendido navideño de todos los años, si cabe este año un encendido más bonito todavía. Y los regalos navideños le trajeron a Mirenchu la llamada de su hija, con la que, seguro, esta veterana ya tiene las fuerzas suficientes para acabar el concurso y las noches en vela gracias a las aves nocturnas.
Es una auténtica lástima que Mirenchu no cuente con el apoyo de sus más fieles seguidores de concuso, como Palomares y Julito, que en cuanto la de Donosti se ve envuelta en un enfrentamiento, ellos escoden la cabeza y no son capaces de mojarse en la discusión y de dar la cara por su amiga.
Es un acto de cobardía con el que creen que pueden llegar a la final sin complicaciones, pero esa estrategia podría funcionar si habláramos de las primeras ediciones, pero en la décima ya, estamos más que cansados de setas, hongos y gente que no aporta nada a la convivencia, ni para bien ni para mal. Por cierto, ayer hice una cena y reunión de amigos en mi casa e hicimos una porra donde apostábamos el número de veces que Palomares se caía o se tiraba al suelo como ya viene siendo habitual, anoche tres veces.
Ayer, en el confesionario os adelantábamos la tremenda bronca entre Mirenchu y las aves nocturnas y anoche pudimos verla al completo. Yo, que siempre he defendido a mi Almudena, esta vez no lo haré, ya que me pareció muy desagradable el trato y los insultos hacia una persona con una edad respetable -¡Almudena, que puede ser tu abuela!-. Aunque la culpa, cómo no, fue de Iván y el alcohol proporcionado en la fiesta del domingo, donde él lanza la piedra o la broma y Almudena la recoge... Y cómo la recoge.
Dentro de muy poco comenzará un nuevo programa en Telecinco, Guinness World Récords, cuya maestra de ceremonias será la valenciana y tomatera Carmen Alcayde, a la que voy a recomendar para el primer programa a Iván, la única persona que es capaz de no equivocarse en tres meses de convivencia con 17 personas e incapaz de pedir perdón si ello ocurriera, salvo ayer, que tras la acalorada disputa entre Liz y él, pidio perdón por primera e, imagino, última vez.
Querido Iván, el día 16 de diciembre lo recordaremos todos como el día en el que Iván el perfecto pidió perdón en la casa de Gran Hermano.
Pido encarecidamente a vosotros, los miles de lectores que leen este confesionario, que votemos a Iván como ganador de este juego, porque de esa forma optará a los 300.000 € del premio y podrá dar una señal para comprarse una isla, alejada de cualquier ser humano, ya que es incapaz de vivir con gente de su misma especie sin discutir con ellos. Así lo ha demostrado en estos tres meses de convivencia, donde el modelo ha hecho esta semana con Liz, que era la única que faltaba, el pleno al 15.
La noche nos dejó 3 nominados, Mirenchu, Almudena y Julito, y espero que salga este último el próximo martes, ya que, tanto la de Donosti, como la murciana, me parecen imprescindibles para el entretenimiento de los que seguimos Gran Hermano.
Y, por último, comentar la salida de Carlitos, el cual estuvo mucho más entero que su mujer, que rompió a llorar cuando se dio cuenta de que se habían cruzado en el camino y que estas Navidades las pasarán separados el uno del otro. Gema acompañó a la casa 1 a las otras dos concursantes Ana Toro y Eva, de las cuales sólo una pasará a la casa 10.