Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Quien siembra vientos, recoge tempestades

ghtelecinco.es
La entrada en acción de Lucía -exnovia de Omar- como nueva concursante de Gran Hermano 15, sin duda convirtió la gala de anoche en una de las más intensas y emocionantes de los últimos tiempos. Sobre todo, teniendo en cuenta que su participación en el juego se completa como sustitución a Papirrín tras su abandono del reality, es decir, que desde ahora Paula –la actual novia de Omar- y Lucía se ha convertido en pareja de concurso. ¿Se puede pedir más?
Lucía y Omar tienen un largo pasado juntos. Hace cerca de 6 años se convirtieron en íntimos amigos, y durante los últimos dos años han mantenido una relación de pareja. Noviazgo al que Omar puso fin justo unas horas antes de convertirse en concursante de Gh15.
La explicación que Lucía anoche aportaba sobre su reciente ruptura se corresponde con la siguiente información que me hizo llegar una persona muy cercana a la pareja:
“Lucía y Omar llevan más de dos años juntos. Discutieron casualmente justo el domingo antes de su entrada en la casa, y medio lo dejaron todo por una gorra… Omar grabó el video de presentación el martes, y él ya dijo en el video que estaba soltero. Se lo llevaron al hotel y no le dijo a Lucía que iba a entrar, pero lo que nunca se pensó es que fuera a hacerlo como soltero, y mucho menos que hiciera todo esto tres días después de `dejarlo´. Va de enamorado de Paula cuando él se ríe de esta clase de chicas porque, seamos realistas, la chica es un poco tonta… No entendemos muy bien lo que está haciendo Omar”.
A pesar de la situación, cuando Lucía vio a Omar dentro de la casa, está claro que aún confiaba en él y no dudó en mostrarle su apoyo mediante las redes sociales junto a un collage con fotos de la pareja y una clara declaración de intenciones que rezaba así: “Gordo a muerte contigo, confío en ti, sobre todo en nosotros. Nadie dijo que fuera fácil”
gh
Y, como era de esperar, a pesar de lo que Lucía expresaba anoche sobre Paula, la realidad es bien distinta, y su verdadera opinión sobre la hawaiana se resume como “una rubia vomitiva” y “un horror de piba”.
gh
Teniendo en cuenta estos datos sobre la historia, fue todo un momentazo poder contemplar ese primer encuentro entre el pasado y el presente de Omar. Paula recibía a Lucía con una efusividad de una niña de 5 años, mostrándole todos los rincones de la casa con un “Ahí duermo yo con mi Omar” para terminar quedándose con la cara desencajada al escuchar de la boca de su nueva compañera que, en realidad, se trataba de la exnovia de Omar.
Paula comenzó con un perfil bajo, incluso preguntando con miedo “Entonces, ¿estás un poco enfadada conmigo?”, para pasar directamente al ataque al darse cuenta que su burbuja de felicidad y sus “muero de amor” podrían ser historia tras la llegada de su nueva pareja de concurso.
Por su parte, Omar no decepcionó, y su reacción y comportamiento estuvieron al nivel al que nos tiene acostumbrados, llegando incluso a soltar a Lucía una caballerosa bienvenida a modo de “Esta chica –Paula- me ha dado lo que nunca me has dado tú”.
Más tarde, estando a solas con Lucía y Vitín, Omar se empeñaba en mostrar una vez más ante qué tipo de concursante nos encontramos, llegando a confesar a su ex: “Eres la única piba a la que he querido en mi vida. Esto ha pasado por no venirte el último día a dormir a mi casa”
Entonces, si Lucía es a la única mujer a la que ha querido en su vida, ¿qué significan sus declaraciones de amor a Paula? ¿A qué vienen sus confesiones sobre sus deseos de querer casarse con ella? Amigo, está claro que la presión hace que se te caigan las cartas que intentas ocultar bajo la manga…
Y es que la entrada de Lucía en la casa no podía haberse producido en mejor momento ya que, horas antes, Omar y Paula decidían que, ante la escasez del de Carabanchel, lo mejor que podían hacer era llevar a cabo aquello de “pelillos a la mar” y lanzarse a protagonizar la primera sesión de sexo de esta edición.
Tras unas curiosas imágenes en las que Paula parecía haber tenido la necesidad de agacharse a recoger el jabón de la ducha, para después pasar a bailar con Omar una particular versión de Paquito el chocolatero, la hawaiana nos sorprendía con la siguiente aclaración “Lo siento por mi familia, pero ellos lo harían igual”.
Claro chata, ¿tener tema que te quemas en la ducha delante de toda España con un chico que conoces desde hace 15 días y que curiosamente llevaba 3 días y medio soltero? ¡Seguro que tu abuela de 90 años comparte totalmente tu opinión!
gh
El remate final de semejante espectáculo fue observar cómo Omar, una vez más, hacía gestos a la cámara tras haber podido frotarse en profundidad con “su cariño”. ¡De traca! Esto sí que es espectáculo en estado puro, y lo demás son tonterías.
Vitín, por su parte, cada día consigue sorprenderme más. Su comportamiento de niñato despechado con Yolanda me hace pensar que este chico está igual de acostumbrado a obtener atención por parte de las féminas de la misma manera que su íntimo amigo acostumbra a hacerse la raya en medio para salir a la calle. No existe otra explicación.
Pero, aunque así fuera, no tiene disculpa posible que tenga las santas narices de pedir explicaciones a una chica que no le debe ninguna y que, para más inri, se empeñe en ir insinuando a sus espaldas que su comportamiento es de butater… Porque para él, realmente no existe ningún problema en que Yolanda quiera engancharse a la pierna de “borreguín”, lo que le molesta es no encontrarse él en su pellejo y ser una vez más “el amigo simpático”.
Porque lo suyo ya es desesperación total, incluso llegando a recalcar anoche lo buena que está la ex de su amigo. Típico caso de aquel que carece de puntería y no tiene más remedio que ir tirando piedras al aire para ver si tiene la suerte de que caiga alguna paloma…
En fin, ¡qué la casa está que arde y podemos afirmar que esta edición promete! Muero de amor por ver cómo terminará este triángulo amoroso que tanto se criticó anoche en las redes de manera tan hipócrita porque, aquellos que tanto echaban por tierra la decisión de Lucía de haber entrado en Guadalix son los mismos que anoche eran incapaces de apartar la mirada de la pantalla ante la jugosa historia que tenemos por delante.
Pero, lo que más me molestó fue comprobar cómo seguimos teniendo una opinión machista que ya huele a rancio. ¿Por qué se sigue esperando que una mujer que ha sido humillada públicamente tenga que basar sus actos en lo que más que convendría al chico que ha decidido sustituirla en sólo tres días? Quien siembra vientos, recoge tempestades...
Para cualquier información de interés sobre los temas que tratamos, podéis dirigiros al siguiente correo o visitar mi página web