Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Astry/su móvil/Carmen Hornillos/dos vacas

Por primera vez he hecho dos amigos en Telecinco, he aquí la foto:
Con estos dos seres me entiendo muy bien. No les molesta que no les mire a los ojos cuando hablo, no me interrumpen con tonterías intrascendentes mientras yo me quejo y cuento mis problemas y siempre se están bastante quietos y no me ponen nervioso yendo de acá para allá. Además tienen dos camisetas muy estilosas llenas de referencias a clásicos de la televisión. Veamos en detalle la camiseta del de la izquierda:
 
¡Precioso! Y ahora el de la derecha:
Bueno, en realidad estas vaquitas son stunts promocionales para la Cow Parade (literalmente, desfile de vacas, nada que ver con ciertas concursantes de Gran Hermano que vieron su masa corporal aumentar de manera espectacular durante su estancia en la casa) que se celebra en Madrid en enero.
Hoy cuando llegué en Telecinco los trabajadores de la cadena salían, felices y contentos, con sus regalitos en la mano. Es probable que fuesen los regalos para los niños: como en toda empresa de bien, Telecinco regala a todas los trabajadores que tienen churumbeles obsequios para ellos. ¡Para que luego digan que, por poner Aquí hay tomate en la sobremesa, esta cadena no se preocupa por la infancia! Muchos callarán sus bocas cuando vean a un montón de niños disfrutar de fantásticas bicicletas, alfombritas parlantes de Play Doh y castillos de Playmobil (con cuyos muñequitos podrán, sin duda, jugar a un entretenidísimo Mujeres y hombres y viceversa medieval).
Alta presencia de celebridades en la cafetería a la hora del café: no sólo Lucía Riaño, siempre musa de este blog, se hacía cargo del coste de los cafés del grupo que la acompañana (¡¡panda de rancios!!), sino que charlaba animadamente con una comunicadora a la que debemos los mejores momentos de la historia reciente de la televisión: Carmen Hornillos. Como ya sabréis todos, Carmen Hornillos es una nueva y flamante presencia que llega para poner luz, color y verdad en la mesa de Está Pasando. Compartir con ella el suelo pegajoso de la cafetería en hora punta no puede tacharse de otra cosa que no sea UN HONOR.
Mientras tanto, Astry (de Mujeres y hombres y viceversa) esperaba a un taxi en la puerta de la cadena. Astry tiene una curiosa manera de coger el teléfono que comparte con muchas otras personas que, me da la sensación, quieren darse importancia: hablan por el móvil como quien habla por un walkie talkie. Una variedad fascinante de esta modalidad de usar el móvil como si fuese un walkie talkie, que otorga si cabe más valor a la imitación, es poner el teléfono en manos libres. De modo que todo el mundo puede escuchar lo que te dicen. Obviamente esto conviene hacerse si es una conversación que merece la pena que todo el mundo escuche, como la siguiente:
INTERLOCUTOR: ¡¡Tu último libro es fantástico!! ¡¡Se va a llevar mil premios!!
TÚ: ¿Puedes repetírmelo, que estoy en medio de mi abarrotado puesto de trabajo y no te oigo??
INTERLOCUTOR: Que tú último libro...
TÚ: Haz el favor de vocalizar más y remarcar especialmente las palabras "fantástico" y "premio", por favor.
Sin embargo no es de recibo realizar esta práctica cuando la conversación va así:
INTERLOCUTOR: ¿Te he contado que he visto a tu esposa con otra mujer?
TÚ: Por favor, que estoy con el manos libres.
INTERLOCUTOR: Las que no tenían las manos libres eran ellas, menudo par de asquerosas.
TÚ: Por favor, que no sé cómo se apaga esto. ¡Dios mío, qué tormento! ¿Quién me mandaría a mí hablar con el manos libres, como Astry?
ASTRY (que pasaba por allí): ¡¡¡Te dije desde el principio que esa zorra no era de fiar y si no tiempo al tiempo!!!
Por último, no puedo despedirme sin dejaros con la foto del fin de semana del año de la década del milenio: el mes de agosto del fantástico calendario que Ana Rosa elabora como cada año para causas benéficas:
Feliz fin de semana a todos.
PD - creo que es necesario verla otra vez:
Y una vez más:
Me encanta. No hay íronía alguna.