Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Eh... Hum... Ay, amiguitos :(

Queridos coleguis:
Comienzo por aclarar una serie de rumores que han hecho mucho daño tanto a mis compañeros de Telecinco como a mí mismo y mis seres queridos:

1. No he aceptado una sustaciosa oferta de Antena 3 para presentar el telediario de las nueve
2. No me he hecho de la cienciología ni pienso, se dedican a hablar de marcianos día sí y día también
3. No me he suicidado por el dolor de ver a Esther fuera de la academia
4. Y, sobre todo, no me he ido con el circo.

Nada más lejos de la realidad. Simplemente ha querido el destino que se junte un breve viaje a un bello paraje costero con una gripe producto de un chaparrón que era como el Diluvio Universal pero diez veces, que me ha tenido encamado y es probable que me siga teniendo encamado diez días y diez noches (lo de las noches pasa, pero lo de los días no está bien mire por donde se mire). A dicho paraje costero acudí para presenciar un festival de músicas del mundo, donde algunos compañeros pasilleros de otras provincias y yo nos deleitamos escuchando bellas piezas de Public Enemy y Largartija Nick Ludwing Van Beethoven y Pergolesi. Debo decir que me divertí discutiendo asuntos que maravillarían en los pasillos de Telecinco, como la necesariedad del contrapunto y fuga más allá del Barroco, pero justo cuando estaba yo diciendo:

-Queridos compañeros, ¿qué es el Barroco sino un conjunto de sinsabores y...?

Entonces, justo entonces, empezó un chaparrón que me dejó más empapado que los forzudos a los que las pícaras julais de Uno para todas empujaban a la piscina (¡eso era televisión! No volverán esos tiempos).
Impedido, triste, pequeñito, afectado por alucinaciones en las que Javier Llanos me salva de la nominación y postrado en una cama cual Ramon Sampedro (sólo que en hermoso, joven y mucho menos pesado) no me queda más que organizar un lunes de preguntas y respuestas del pasillero. ¿Y por qué? Porque soy tan pobre que en mi casa ni pasillos tengo para contar algo, así como lo digo.
Pero eso sí, hoy las circunstancias me impiden llamarlo El divertido lunes de preguntas y respuestas del Pasillero. No, hoy celebramos EL HORROROSO, GRIPOSO Y CONTAGIOSO DÍA DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS DEL PASILLERO.
Comienzo tras tomarme mis cápsulas. Bien.
¿Tú eres el pasillero de Telecinco o un infiltrado de Antena3? Porque no me explico cómo puedes poner tan verde a la cadena para la que trabajas. (Cedecuack)

Querido Cedecuack, por supuesto que soy el Pasillero, un día escanearé mi DNI. No pongo verde la cadena en la que trabajo, pero no me callo ante flagrantes injusticias como lo poco adecuado del menú wellness del comedor a menos que seas anoréxica o la expulsión de Esther de la academia y la permanencia de alguien que canta evidentemente peor que ella: ese jovencito llamado Manu que hace muchísimos amigos por los chats de internet. Telecinco demuestra así que es una cadena donde reina el respeto, la libertad de expresión y la paridad. De hecho, en la redacción somo diez mujeres, diez hombres, un pasillero -yo- y dos hámsters. Al hámster que nos queda no le hacemos ni caso, porque no tiene la mitad de encanto ni de capacidad de empetía que (si no lo nombro reviento) e-l p-e-q-u-e-ñ-o M-u-m-ú.

No seré yo quien “exija” un equilibrio en los temas, mi unica libertad es la de no pinchar mas este blog. (elastico)

Te echaremos mucho de menos, elástico. (¡te llamas igual que una discoteca madrileña! Qué gracia).

¿Cómo te sienta que al poner “elpasillero” en google, éste te sugiere que lo que en realidad deseas buscar es “el pastillero” con T? (JozuAndoryu)

Pues mira, actualmente, entre el analgésico, el antiinflamatorio, el protector estomacal, el antihistamínico, el Lexatín y los anticoagulantes (para aquella vez que me reventó la cabeza viendo a Lucrecia en Pasapalabra), el Google, como siempre, tiene más razón que un santo. Mientras no pongan pajillero...

¿Por qué Angel (Llacer) es tan perra con las chicas? (TangaBlue)

Pues no sé, querida Tanga. Pero me da la sensación de que alguien que ha hecho célebre la frase ¿cómo te quedas? ¡muerta! puede, tal vez puede, mostrar un cierto desinterés por el sexo femenino. Pero es un suponer.

Tanto que defendeis a Virginia, a ver quien le compra un disco cuando salga y la ayudais a que no se hunda. (ChrisRyan)

¿Un disco? ¿Qué es un disco? Ahora la música es gratis, mujer.

Bien, habréis notado que:
1. No he puesto curiosos enlaces a fotos de roedores o roedoras (entiéndase Rocío Madrid, por ejemplo)
2. No he respondido a muchas preguntas que digamos.
Es básicamente porque me muero, pero mañana volveré siendo el encantador niño de ojos brillantes que pasó un casting de mil jóvenes y un castor para ser El Pasillero.