Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fotos, fotos, fotos. Y Arturo. Y Gran Hermano.

¡Qué bonito aspecto presenta Telecinco tras la noche más fría de la historia de la humanidad del año! Llegar hoy hasta aquí fue una tarea que ni atravesar el cuarto de baño de Sid y Nancy. En la foto podemos apreciar como la nieve había cubierto todos los cacharritos que siempre decoran la salida del edificio de la redacción y cómo un tronista de Mujeres y hombres y viceversa había dejado sus graciosas huellas en la nieve mientras se perseguía a sí mismo intentando morderse la cola. Todo esto sería muy bonito si no hiciese un frío de narices y el riesgo de caer no hiciese que todos caminásemos por aquí como Chiquito de la Calzada.
Las navidades han servido en Telecinco para terminar de arreglar los baños del edificio A. Ahora, cada vez que Karmele o alguno de los espantados de Sálvame se vayan corriendo del plató y se refugien allí podremos admirar unos alicatados tan brillantes y perfectos como estos:
Está claro que para amortizar este arreglo los colaboradores tendrán que meterse aquí a cantar diez o doce veces cada uno. Lo cual está muy bien, vaya. La parte negativa es que con la pintura blanca que se ha aplicado a las puertas se han perdido unas obras que eran ya como nuestros frescos de la Capilla Sixtina, momentos llenos de historias de la cadena:
En otro orden de cosas y para finalizar con esta sesión de imágenes que hace que esto parezca hoy un homenaje a aquellos viejos álbumes que veían nuestros padres y abuelos y llamaban "fotologs", adjunto estas otras dos instantáneas:

1.

 
Esta silla enteramente compuesta de ratones me ha conquistado y la quiero para mi casa. Estaba en el plató de Sálvame. Eso si no llega antes Lady Gaga o un joven invertido imitador de la misma y se la pone como sombrero, que todo puede ser.

2.

En la cocina de Telecinco se deben de haber quedado sin estantes, porque ahora almacenan la sal fuera, justo en la entrada de la redacción de Sálvame. Entre eso y el frío que hace invito a todas las amas de casa de las poblaciones cercanas que vengan aquí a guargar esos bacalaos y esas merluzas que no les caben en la nevera. Yo se los vigilo.
Y ahora a cosas realmente importantes y que puede que hagan subir un poco el nivel de comentarios de este blog tan humilde: ¡qué emocionante fue la gran final de Gran Hermano, con Arturo enfrentado en plató a todos sus enemigos! Obviamente digo que es la final porque Gran Hermano no existe ya desde que en esa casa sólo quedan cinco seres absolutamente grises e irrelevantes. Bueno, miento, porque Pilarita me hace gracia con ese continuado ataque de ansiedad que la posee y Tatiana consigue que me despierte de vez en cuando cuando hace la enésima referencia a su vagina, a los pelos de su vagina o a lo que se pasa por el forrete de su vagina. Pero vamos, en líneas generales ahora mismo Gran Hermano es tan divertido como mirar el acuario de un restaurante chino y lo único que podría devolverle interés es que les quitasen la calefacción y se la devolviesen sólo cuando consiguiesen terminar entre todos las actividades de un Vacaciones Santillana. Vamos, que se convertiría aquello en el accidente aéreo de Los Andes de 1972.
A Arturo le están llamando en todos lados "machista y homófobo". Si Arturo representa el machismo entonces quiere decir que esa Simone de Beauvior de nuestros días llamada Indhira representa el feminismo, y eso querría decir que la ira de Dios puede desatarse ya sobre nosotros y terminar con la humanidad porque su plan divino se ha ido definitivamente a tomar por el saco. En realidad si es machista o no a mí me importa un bledo, es lo de homófobo lo que me hace gracia.
Yo no he visto a Arturo soltar ninguna consigna homófoba en toda esta edición y es una de las que he seguido más atentamente. Buscando en Internet he llegado a algunas páginas en las que le acusan de homófobo por haber dicho que no le hace mucha gracia que un hombre le ponga la mano encima. “A mí solo me toca el masajista y no me gusta mucho. Me siento incómodo”, fueron al parecer sus palabras exactas. Pues hala, ya es homófobo el muchacho*. Me pregunto qué sentirá toda esta gente que cree que eso es homofobia cuando escuchen un comentario o presencien un acto homófobo de verdad. A lo mejor revientan de la impresión. Lo cual no estaría mal y justificaría del todo el comentario, dicho sea de paso.
*si resulta que efectivamente ha soltado alguna barbaridad con tintes homófobos y alguien me lo hace saber me retractaré como retractan las tortugas su cabeza.
En otro orden de cosas y ya para terminar con esto de Gran Hermano, si queréis hacer algo útil por este país haced esto:
GH ÁNGEL AL 25557
Esta especie de mezcla entre perroflauta y homínido ha hecho algo tan RASTRERO como ir al confesionario a soltar que si él gana donará 50.000 euros del premio a Médicos sin fronteras, Asociación española contra el cáncer y demás organizaciones no gubernamentales. Estamos hablando del mismo ser que se acercó un día al confesionario a decir que no le gustaba la gente que le rodeaba en la casa, que le parecían todos unas personas reprobables y que no le llenaban. Pobre muchacho, él que se pensaba que había entrado en la Academia de Bellas Artes de San Fernando y se dio cuenta un buen día de que simplemente está en el mismo reality que nos ha regalado a Aída Nízar, a Sonia Arenas, a Niki, a Chiky y a Jorge Berrocal. Sólo hay algo peor que una de estas criaturas y son aquellas otras que, estando exactamente en su mismo lugar, se atreven a mirarlas por encima del hombro, como si ellos viniesen a hacer una limpieza moral en un programa en el que ni espectadores ni responsables la han reclamado.
Espero que Ángel se largue esta semana y que quien gane haga con el dinero lo que salga de las mismísimas narices sin necesidad de decirlo en el confesionario. Y la semana que viene, por favor, que se vaya Gerardo, que debe de ser la persona más burra que han visto estos ojos en la tele. Y mirad que he visto burros y que he visto tele.