Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lunes, aaaaaaargggrhhhhhhffhhjfk :(

¿Qué sabemos sobre estos tres magníficos presentadores de los telediarios del fin de semana de la cadena amiga? Observemos de derecha a izquierda, olvidando que el orden habitual de lectura de las imágenes es justo al revés.
1. José Ribagorda debe de tener un enemigo en la cadena que no se detendrá ante nada para mostrar su ira, ni siquiera ante pintarle un bigote en los carteles de las estrellas de la cadena que cuelgan por los pasillos de las instalaciones. Peor todavía es que, en vez de llevar de nuevo el negativo de la fotografía original al Fotoprix más cercano para hacer un nuevo cuadro, alguien se ha limitado a pasarle un trapito e irse a casa rendido cuando el bigote no salió del todo. Ahora en vez de un presentador madrileño parece un presentador cantonés.
2. Carme Chaparro no sólo es nuestra presentadora favorita de los telediarios del fin de semana, también es la primera en mi lista de gente con la que estaría bien hacer un viaje largo: como anuncié en exclusiva en su día, su GPS del coche da indicaciones con la voz de Chiquito. Quietorrr.
3. Sobre este otro no sé nada : (
En realidad la gran imagen del día hubiese sido otra, pero estaba difícil a menos que consiguiese una cámara con el don de la Invisibilidad: mientras se grababa Pasapalabra, en el plató de El juego de tu vida, que a estas alturas de la película ya todo el mundo sabe que está justo al lado, dos mujeres dormitaban recostadas sobre el sillón que habitualmente acoge a los sufridos familiares del concursante. La buena noticia es que la única manera de quedarse dormido en un plató tan magnífico es cuando no se está grabando nada.
En Pasapalabra vibré al reconocer entre los invitados a una figura de la televisión que está por encima del bien y del mal y de los roscos y los melones: María Garralón. Lo cual es decir Julia en Verano Azul. O la mujer que inmortalizó la frase "para dentro, Romerales", en Farmacia de Guardia. O la dueña del bar a la que iban el Fary y sus coleguis a pimplarse unas cañas en Menudo es mi padre. O, por todos los santos, ¡la madre de Valle y Lolo en Compañeros!
Nótese que todas las series que acabo de citar no pertenecen a Telecinco y por lo tanto no deberían salir de mi sucia boca pero, dado que son clásicos imperecederos, han superado ya un detalle tan tonto como la cadena en la que se emitían. Como Confianza ciega, que puede ser nombrada en este blog porque nadie recuerda dónde se emitió sino la intensa experiencia que supuso.
¿Nos importa realmente quién más estuviese hoy en Pasapalabra? Pues no, pero por el bien de la información general, allá va: Amaia Salamanca, a la que todas las chicas conocen como Cata, o más bien como la molesta presencia femenina que a veces tapa al Duque en el plano; William Miller, actor que apareció en Un paso adelante cuando Un paso adelante dejó de molar; y un tercero que no sé quién era, debía de ser un deportista o algo así.
Igualito que con la foto de hoy: no soy capaz de reconocer a más de dos personas. Es muy probable que cuando el domingo empiece Gran Hermano me reviente la cabeza. Esto es culpa de los triunfitos 2008, por llenarme la cabeza de tantos datos inútiles.