Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Este año en OT son todos como pequeñiiiiiiitos

Pues el otro día fui al despacho de mi jefa y le dije:
-En los Pasillos poca cosa pasa y empieza de nuevo Operación Triunfo, que tantas alegrías dio a mi blog el año pasado.
-Ah, pero los seguidores del concepto más puro e integral del blog del Pasillero odiaron que te vendieses de esa manera a un reality show -dijo un compañero de la redacción asomando la cabeza por debajo de la mesa.
-TÚ A CALLAR -exclamé-. El nivel del tráfico habló por sí mismo y además Operación Triunfo es muy divertido y cantan y bailan, no como en Gran Hermano, que por ejemplo Iván no hacía más que lloriquear.
-Bueno pues tú sigues siendo el Pasillero pero hablas también de Operación Triunfo -concluyó mi jefa.
-Lo cual es justo lo mismo que hice el año pasado pero sin pedir permiso de ningún tipo -concluí yo.
-YA, YA LO SÉ -gruñó ella.
Y ayer, ¡viva! Empezó Operación Triunfo 2009. Bueno, no empezó, simplemente nos contaron quiénes eran los concursantes que estarán en la Gala 0. Jovencitos y jovencitas de doce a quince dieciseis a veintipocos años canturreaban canciones de Bisbal y Nena Daconte mientras en las cortinillas sonaban Royksopp y Death in Vegas. Me encantan esas alternancias, como un tratamiento frío/calor auditivo. Los que realizan este programa deben de tener un transtorno bipolar musical no, lo siguiente. Pero muy bien, vamos.
Algunos concursantes parecen tener una personalidad compleja a más no poder. Alba, por ejemplo, una simpática murciana, ha contado las siguientes cosas sobre sí misma que se reflejan en su perfil en la web oficial de Operación Triunfo:
Alba es muy sociable y le gusta estar con su familia y amigos. Cuando tiene confianza, saca además todo su sentido del humor. Pero también tiene un lado independiente que hace que les guste estar sola y hacer sus cosas, aunque no es por timidez. Entre sus virtudes están el saber escuchar y dar buenos consejos a sus amigos. Por el contrario, tiene una gran sensibilidad que le hace vulnerable ante los aspectos negativos de la vida. No soporta las mentiras.
A ver. Parece que los rasgos más especiales de la personalidad de Alba, los que ha visto necesario sacar a colación para darse a conocer ante el público porque son los que la hacen radicalmente diferente a los demás, son los siguientes:
1. Le gusta estar con su familia y amigos. No le gusta, por lo tanto, estar con extraños, enemigos, seres de otras galaxias y gente hostil en general.
2. A veces, sin embargo, le gusta estar sola y hacer sus cosas. Tal vez estas cosas incluyan ducharse o dormir. O sea, en general, en toda reunión social hay un momento dado en el que Alba se va a casa.
3. Una de sus mejores virtudes con sus amigos es escucharlos y dar buenos consejos. Eso nos indica que a sus amigos no los agrede verbal ni físicamente ni intenta arruinar sus vidas dando consejos erróneos. Bueno es saberlo.
4. Y para finalizar, le molesta que le mientan. Eso es especialmente interesante porque recientes estudios demuestran que un índice elevadísimo de población disfruta enormemente ante las mentiras y traiciones.
Y dicho esto, es muy probable que la culpa de que existan textos como estos no sea en absoluto de Alba, que seguro que es una chica excelente, sino de un redactor que escribía 18 perfiles a la vez mientras se preparaba un bocadillo de salchichón. En fin, que podemos ir preparándonos para esta edición. Es posible que Alba se lleve muy mal con Patty. Patty no sólo tiene un apodo que, debido a su repetición de la letra t y su terminación en i griega, debería estar condenado por la policía de la lengua. Según una amiguita era mala como un demonio en el colegio y una vez hasta le pegó.
-Espero que le vaya fatal y la echen la primera, LA ODIO -me chilló ayer por teléfono durante la publicidad del casting final.
Dado que Alba gusta de estar con gente cercana y amable con sentido del humor y que no le mienta y al parecer Patty era un terror en el colegio que pegaba a sus compañeras, puede que se lleven como el perro y el gato o directamente se acaben tirando de los pelos. Personalmente espero que ocurran ambas cosas.
Hay una chiquita llamada Cristina cuya cantante favorita es Alannah Myles y de la que cantó Black Velvet y luego cantó una también de The mamas and the papas. Para tener 16 años demuestra mucha clase cantando canciones de gente muerta -vital o musicalmente, que para el caso es lo mismo-, aunque por ahí ya están diciendo que es nuestra Susan Boyle particular y tal y pascual. Y tampoco, que la gracia de Susan Boyle era ser vieja y fea y haber cantado de repente tan bien. Y cristina no es ni vieja ni fea.
Y además, Susan Boyle empieza a resultar un coñazo y encima ha ido a la peluquería y a la droguería, con lo cual podemos olvidarnos ya de ella para los restos.
Pues será muy divertido OT este año porque la gran mayoría de concursantes han afirmado que se mueven con mucha soltura en estilos muy diferentes. Y ya sabemos que lo de dominar todos los estilos viene traduciéndose en no dominar ninguno en absoluto. Con que haya la mitad de mal rollo que el año pasado me conformaré. ¡Viva!