Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hay que ayudar a los que son más bajitos

Hoy traigo dos historias. Una incluye a un hombre pequeñiiiito como un botellín de agua Fuensanta de 33 centilitros de los que beben hasta reventar en el plató de Pasapalabra. La otra incluye a uno de esos otros que son tan anchos como altos pero llevan, paradójicamente, ropa de la misma talla que el hombre-botellín mencionado anteriormente.
Uno es Jesús Vázquez y el otro es Rubén, el favorito del público jajajajajajaja segundo expulsado de esta edición de Operación Triunfo.
-¿Pero cómo es posible? ¡Si ambos son hombres fuertes, altos, enjutos, de firmes y fibradas extremidades! -exclamará la admiradora media de Rubén (y target principal de ese gran engañabobos que son la lente en general y el gran angular en particular).
Pues no, amiguita. Rubén es pequeñito.
Pequeñiiiiiiito.
Pero eso luego. Primero cuento que por la mañana, cuando llegaba yo feliz a mi lugar de trabajo silbando La horchatera de Valencia me crucé con una sala en la que unos cuantos camareros ponían una mesa muy elegante y las cocineras colocaban tomates cherry en platos de ensalada. Resulta que Jesús Vázquez venía a dar una rueda de prensa para presentar el documental que ha hecho en colaboración con ACNUR y que será emitido en uno de nuestros fantásticos canales de TDT de Telecinco. En todo caso lo contarán mejor aquí. Todo era ambiente de felicidad y satisfacción por ayudar al prójimo, excepto en la pequeña salita que hacía las veces de cocina, donde se oyó exclamar a un/a trabajador/a no identificado/a:
-¿Por qué no darán aperitivos fríos? ¡¡¡Qué coñazo las putas croquetas!!!
Cuando llegó Jesús Vázquez un rato después lo primero que hizo fue comerse una croquetita, lo cual ya respondía a la pregunta.
La rueda de prensa comenzó a eso de las tres de la tarde y no puedo contaros muy bien lo que decían porque a partir de ese momento sólo se pudieron oir los estómagos de aquellos que no estábamos invitados al convite y mirábamos las croquetas, el jamón, el paté, los panecillos con algo verde encima que no sé qué era y las ensaladas con tomates cherry. Mientras tanto, el tema de conversación era: gente que pasa mucha hambre.
-Jesús colabora, al igual que Angelina Jolie y Giorgio Armani... bla bla bla -pude oir en algunos momentos al levantar la vista de las croquetas-. Os podéis bajar el politono de un rap compuesto por los niños de Kenia... bla bla bla... ACNUR tiene un acuerdo con la TDT...
Yo sólo oía: GLOOOOOOOOOOOOOOORRRRRGGGGGGGG.
Por la tarde, ya comidito, Rubén era el invitado del día en Está Pasando. En el pasillo organizaban su llegada al plató para emitirla en directo. Rubén, como he contado, es pequeñito y tímido y parecía más apto para ser un concursante de Eurojunior. Aún así su inocencia y su cara de parecer perdido entre tanto pasillo hizo que todo el mundo a su alrededor aprovechase para mirarle continuamente el culo se esforzase en ayudar con mucha amabilidad y una gran sonrisa, así como indicarle qué hacer una vez entrasen en directo.
-Entras, me saludas y me cuentas un poco qué tal está todo -le comentaba la reportera.
-Pues yo creo -susurraba a una anaranjada Geno un anaranjado Jesús de Manuel, a tres metros escasos de los baños donde unas pintadas le insultan de forma anónima y tal vez sin su conocimiento- que Chipper, lo que es, es muy equilibrado.
-¡¡CHIPPER, LO QUE ES, ES UN AUTÉNTICO COÑAZO!! -me entraron ganas de responderle, pero en ese momento empezaron ya en directo y corrí como alma que lleva el diablo. A mí en un vídeo nunca me veréis.*
Por último os contaré que hoy acabaron de desmontar el plató de Las gafas de Angelino y terminó el trasiego de forzudos trabajadores que se llevaban cojines fucsias, sofás fucsias, láminas fucsias y sus Wayfarer sin graduación. Ya sabíamos que Angelino había desaparecido de nuestras vidas, pero hoy, al comprobar que ya es oficial que la gente amable y guapa que trabaja en Está Pasando se ha quedado sin plató de enfrente, pudimos confirmarlo.
*¡Argh! : (