Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una foto intrusa se ha colado sin mi permiso en el texto de hoy.

Señoras, señores y amiguitos todos:
ayer Telecinco era un hervidero de tetas gigantescas y camisas a punto de reventar gracias a nuestro futuro programa favorito. Hoy ya no lo es. Ayer en Telecinco convivían antiguas estrellas del circo, triunfitos, adalides de la buena televisión de los 90 y representantes varios de absolutos ídolos de masas. Hoy sólo estamos los camareros y yo. Y para colmo mi resfriadito sigue haciendo mella en mí y mientras todo el mundo está diciendo qué calor hace hoy en la redacción, a mí se me puede ver abrigado con cazadora en una esquina exigiendo gelocatiles a todo el que pasa mientras les tiro de la camiseta y les dejo llenos de mocos y babas.
Y encima, ayer un encuentro con una estrella de otra cadena -sí, existen otras cadenas aparte de Telecinco, pero ni os molestéis en cambiar, no hay nada que ver allí- para, digamos, otro trabajo que tengo, fue como Pearl Harbour all over again (¡cuánto inglés aprendemos!).
 Total, que el pasillero se siente triste y pequeño y sólo hay una cosa que podría darle consuelo:

Muchos comentarios.

En otro orden de cosas, hace casi dos semanas prometí una foto a mis fieles lectores. Teletransportémonos de forma veloz y alucinante hasta aquel momento:

Para acabar, hay algo escrito en el mismo cuarto de baño donde se insulta de manera cobarde a Jesús de Manuel que nunca había visto pero es muy fuerte y me niego a reproducir aquí. Así que me limito a dejar una fotografía sacada de esa puerta donde, si aparecen esos nuevos insultos, no es responsabilidad mía, que sólo me dedicaba a fotografiar un inanimado e inocente trozo de madera.

¿Recordamos? Pues hoy fui sin querer al baño, sin darme cuenta de que, oh magia potagia, llevaba conmigo la cámara. Cuando iba a salir presioné sin querer el botón de la cámara, que apuntaba hacia una zona indeterminada del marco de la puerta. Y para colmo de males, cuando intentaba ver mi correo para enviar un mensaje a mi madre diciendo que ya estaba mejor de salud, incrusté involuntaria y accidentalmente la instantánea aquí en el blog cuando yo no quería. Ahora mi madre está muy preocupada, claro.