Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos maneras de terminar tus días en Telecinco

Esta es la primera:
plaquita.jpg
Tendréis que perdonar la pésima calidad de la foto, sacada de modo fugaz mientras me jugaba la vida, pues todo tipo de fotos están prohibidas dentro de las instalaciones de Telecinco (los guardas de seguridad bien saben que los flashes te roban el alma). Y la pregunta es obvia: ¿qué plató es ese en el que en 1995 dio comienzo la grabación de la serie más exitosa de la historia de la televisión española?
Pues el de El juego de tu vida.
Tócate el nabo. Está claro que ese plató tiene algo que desprende magia y poder (obviemos, por favor, que aquí también se grabó aquella serie de maloliente recuerdo llamada Maneras de sobrevivir). Y es mágico y poderoso también que a diez metros del plató de Está Pasando, que ha empezado a enviar a sus reporteros a la guerra para combatir en el frente con los de Sé lo que hicisteis, haya una placa en homenaje al dueño de la cadena que ofrece ese programa.
En ese plató, por cierto, se graba también, durante las 24 horas del día y los siete días de la semana, Pasapalabra. El programa cuya emisión nos sobrevivirá a todos.
Y bueno, esta otra es la segunda forma:
pasillero-001.jpg
En otro orden de cosas, ayer desapareció de forma mágica y sorprendente el texto del día. Contrariamente a los rumores que hablaban de censura y amenazas contra el Pasillero, la verdad es mucho más sencilla: cuando parte de mi batido de mantecado se cayó sobre el teclado, decidí ponerlo un ratito fuera al sol para que escurriese. Fue en ese momento cuando un halcón de poderoso pico y alas señoriales se llevó el teclado entre sus garras, confundiéndolo con un carnerito. Un breve y mortal picotazo sobre la tecla SUPRIMIR hizo que el texto se fuese al limbo de las letras, de donde nunca volverá : ( De un plumazo me quedé no sólo sin texto, también sin teclado.
Empezábamos a superar la desaparición del pequeño Mumú y ahora esto. No vamos a ganar para crespones negros.
Por cierto, dos ideas al azar sobre nuestros dos programas favoritos de la televisión actual:

1. El juego de tu vida siempre es grande pero ayer estuvo sembrado.
2. Mujeres y hombres y viceversa está dejando día tras día más claro que ese enigmático viceversa del título se debe a la cada vez más acusada presencia de transexuales en el plató.