Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Ha terminado ya la gala de OT o siguen allí?

Pues sí, sin comerlo ni beberlo me quedé dormido durante media hora de puro hastío. ¿Cuál es la ventaja? Que esta gala ha durado noventa y siete horas, con lo cual al haberme dormido media hora no me perdí más que una frase de David Bisbal y el primer plano de una niña de 14 años, que seguramente ya ha dejado el instituto, chillando entre el público. Los vídeos de presentación fueron un absoluto bluff, las actuaciones planas y ni siquiera el jurado tuvo mucha gracia. Mirad, menos mal que las primeras galas de OT (y de cualquier reality) siempre suelen ser un coñazo y por eso estamos más que dispuestos a confiar en que El Mejor Reality Show Español no sólo no nos decepcionará este año sino que nos lo hará pasar tan bomba como el año pasado, o casi (porque sin Iván moviendo mucho los brazos y elevando el nivel de decibelios todo el rato no será lo mismo, seamos sinceros).
Al principio aparecieron unos jóvenes desconocidos cantando "La música es mi vida/mi techo al caminar/mi amiga en compañía/mi amor en soledad". La letra hizo que se me revolviese el estómago y tuviese que vomitar la cena, pero lo peor fue que Virginia estaba entre ellos y no sé porqué se prestó a semejante payasada. Supongo que son cosas del contrato o que, mira, cualquier promoción es poca y la muchacha tiene un disco que promocionar (al contrario que todos los que estaban con ella cantando ese engendro, a todo esto). Pues me parece bien, al menos apareció por separado en el centro del plató y no tuvo que oler a esa pandilla de envidiosos anónimos y aburridos.
Hablando de anónimos aburridos: ha pasaso un año y Chipper parecer tener aún ni puñetera idea de español.
Ramoncín es nuevo miembro del jurado y lo productores han estado muy acertados porque si hay alguien a quien el público odiará más que a Risto es, desde luego, a un miembro de la SGAE. Espero que aproveche esta nueva plataforma que le da la televisión para decir a todos los adolescentes de España que los discos no se bajan, se compran. Y luego habrá carcajadas generales en el plató. Eso sí, se ha mostrado de lo más blandito con los concursantes, seguramente porque al final Risto volvió. Es bastante paradójico que Risto no haya dejado de poner verde el programa durante meses y esta noche, finalmente, fuese el que se ha prestado en mayor medida a contribuir al espectáculo que él mismo pone verde: apartar toda la atención de los concursantes y centrarla únicamente en su figura. Es divertido y real, porque él es mucho más interesante que esa pandilla de adolescentes. Pero claro, si se baja las bragas de esta manera luego ya no nos vamos a poder fiar de él y yo si no puedo creer en Risto a ver en qué creo. Bueno, menudo problema, creeré en Mercedes Milá y santas pascuas.
De los concursantes no sé muy bien qué decir porque me han parecido todos muy aburridos e iguales unos a otros, con alguna excepción, claro. Samuel dijo en su video de presentación que canta para ayudar a la gente y cree que oir su voz puede hacer que alguien olvide que no puede pagar la casa o ha sido abandonado por su novia. Tócate las narices. Guadiana es toda una pensadora de nuestro tiempo que critica que la gente diga que los que están en Operación Triunfo no son artistas. PUES PORQUE NO LO SON, ¡LO QUE FALTABA YA! Si luego uno de ellos sale de ahí y se convierte en una persona que ofrece al mundo algo que se parece muy poco a todo lo que hemos vivido o sentido antes y cambia la vida de aquellos que están expuestos a ello, entonces que se llamen artistas. Mientras tanto están imitando a un montón de cantantes que, para más inri, son también la mar de mediocres su su mayoría, ¡menuda gracia! Si todavía intentasen imitar a Leonardo Da Vinci, pues mira, podríamos decir "son unos imitadores, pero qué ambiciosos y cucos".
La organización es tan malvada que a la segunda tanda de concursantes que salieron a actuar les ha llevado a una cantante anónima que ha sacado dos discos de versiones (y ahora hace coros en un programa junto a otros cantantes anónimos) para que les diera sus consejos y ánimos. Yo si soy uno de ellos me levanto y me voy. Hay adolescentes de 16 años siguen presentándose a OT -y siendo aceptados en la academia- imitando a Los Caños y compañía. No sé por qué se molestan, si nosotros nos aburrimos muchísimo escuchándolos y ellos jamás pasan de la mitad del concurso. Una vez, estando de paseo por Cádiz, di sin querer una patada a una piedra y debajo de ella aparecieron cien chicos como Pedro cantando un tema de Kiko y Shara. Como podréis comprender no sólo volví a colocar la piedra en su sitio sino que apreté con fuerza y saña.
Cristina es esa chica que todo el mundo dijo que podía ser nuestra Susan Boyle -que esperemos que no, ya tenemos bastante con una- y la verdad es que ha cantado Sweet child o'mine con bastante gracia y pareció ser la primera que entendía inglés de la academia. Todo lo contrario que esa otra llamada Nazareth, que cantó Perfect como quien pide 200 gramos de chopped en el mercado. Eso sí, pasaron directas a la Academia las dos. A mí hay cosas que necesito que me expliquen, tanto esto como el hecho de que alguien tan soso, evidentemente limitado y de presencia tan desagradable como David Bisbal sea una estrella. Eso sí, luego vemos a sus fans y lo entendemos, claro.
Púa, el jovencito cuya foto ilustró mi último post y que está nominado y seguramente será salvado esta semana después de que de niñas de 15 años se queden sin saldo en el móvil, nos ofreció finalmente el mejor momento de la noche: "Llega un punto en que te planteas un cambio y que mejor sitio que este para hacerlo", dijo a sus 18 tiernos añitos. Claro, al muchacho ni se le pasó por la cabeza plantearse un cambio yendo, por ejemplo,a la universidad.
Total, que al final entraron todos. ¿Para qué demonios nos marean entonces diciendo que dos se quedaban fuera?
PD - Sí, sí, he corregido algunos nombres y datos porque aún no me entero de quién es quién y me he confundido un poco. Gracias, gracias, queridos lectores.