Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los viernes, día de meditar:

Cosas importantes:
1. Arturo y Tamara estaban comiendo juntos en el comedor. Esta noticia se merece un gran grito adolescente: ¡¡¡ihhhhhhhhhhh!!! En realidad a mí lo que hagan Arturo Requejo y Tamara Gorro me importa tanto como la reproducción asexual de las plantas por forma de esporas. Pero claro, resulta que la gente aprecia este tipo de datos y yo estoy aquí para servir a los lectores, así que dejaré la noticia en forma de cuquito titular: ARTURO Y TAMARA YA NO ESCONDEN SU AMOR: LA PAREJA FUE VISTA EN EL COMEDOR DE TELECINCO COMPARTIENDO LENGUADO A LA ROMANA MUY ACARAMELADOS. ¡Qué exclusivas os doy!
2. En el comedor ocurría, justo al otro lado de las plantitas que separan las dos estancias, algo mucho más interesante: estaba allí Idoia Bilbao. Idoia Bilbao me hacía gracia hace tiempo cuando colaboraba, si no me equivoco, en ¡Qué punto!, que fue un efímero magazine de tarde en Telecinco que presentaba Ana García Lozano y duró muy poquito. Lloré mucho tras su cancelación. Luego resulta que se hizo tertuliana célebre en Salsa Rosa. Y no voy a decir que fuese la persona más insoportable de todo el elenco, porque ese puesto era indudablemente para Juan Luis Alonso y su eterno peloteo demagógico a todos los invitados (paradójicamente Juan Luis Alonso era el creador y director de uno de los programas más divertidos de la historia, Mamma mía de Telemadrid, cosa que nunca pude entender. Tal vez ese personaje soso y aburrido se convertía en un creador de incomensurable talento y humor cuando se situaba tras las cámaras). Volviendo a Idoia: no era la más insoportable, simplemente la más insoportable después de Juan Luis Alonso. La recordaréis por llevar bolígrafos con pompones y entonar consignas pseudofeministas que harían las maravillas de Indhira o Iván Madrazo.  Pese a todo, resulta que ver a Idoia aquí me hizo mucha ilusión, no sé por qué. La pobre se había ido a Antena 3 cuando Salsa Rosa se convirtió en Dolce Vita y allí, como era de esperar, sufrió de una carrera irregular rica en cancelaciones y cambios de horario. A lo mejor vuelve a Telecinco y yo estaré encantado de recibirla con amor, siempre que haya dejado esos bolígrafos con pompones en casa.
3. Había unos papelitos en la cafetería de esos que hacen para los trabajadores y que como son cosas serias no son nada bienvenidos en este blog, que todo el mundo cree que es más bien un blog de pitorreo. Para respetar esta postura tan seriota no saco ninguna foto del documento en cuestión, pero sí que tengo que plasmar aquí el título del texto que me pareció lleno de amor y belleza. Dice: "Los trabajadores de Cuatro y Telecinco se unen en defensa de sus puestos de trabajo y de sus derechos". No me digáis que no es hermoso. No puedo tener más ganas de que lleguen para que quedemos para salir todos juntos, hablemos de nuestras cositas en el comedor y hasta se puedan formar parejas de azulitos y rojos que tengan bebés granates.
4. Durante una de las pausas de Sálvame, Rosa de Benito estaba fumando un cigarrillo con Kiko, Kiko Matamoros, Paz Padilla y algunos más y de repente soltó:
-¡Lo tengo clarísimo y yo cuando lo tengo clarísimo no hay quién me pare!
Viva la frase grandilocuente, aunque no sepas a qué viene. Un poco más allá, junto a la máquina de zumitos, Mila Ximénez pedía 50 céntimos para un café. Se ve que La fábrica de la tele no les paga demasiado por sus teorías sociológicas, porque no tienen ni para una necesidad tan de primer orden...
En la portada de telecinco.es se puede ver hoy este grandioso titular:
Si son universitarias más probablemente intentarán enseñarle a conjugar, aunque fíate tú de las universitarias de ahora.
Observo con tristeza que mi entrevista concedida al célebre portal internacional Cromosoma X ha molestado a algunos de mis más fieles y queridos comentaristas. Lo analizaremos en nuestra sección más favorita:
ya ves pasiamigos,estoy en un sin vivir,no se se me tiro por la ventana,con tanto disgusto jeje
pasi manifiesta te,da la cara y contesta,los pasifans merecemos un respuesta tuya.
saludos amigos,voy a llorar un rato snif.snif…. (jorja)
No llores, jorja. Cuando solté esas duras palabras acerca de no permitir ni un solo comentario estaba pensando en los comentarios anónimos de gente malvada que se aburre en casa y vienen a poner cosas como que me iría mejor con un cáncer o me falta un verano. Yo a veces también doy a entender que a este o aquel le falta un verano, pero siempre sobre gente que sale en la tele y se expone a ello y además hay una foto con mi cara presidiendo este blog, con lo cual aquellos de los que yo hablo mal están en su derecho de azotarme con una toalla mojada si un día me ven por al calle, porque saben quién soy. Esto del anonimato en Internet ha creado a verdaderos monstruos que dicen lo primero que les sale del higo detrás su nick "Pituquita666" o "AscoDePajillero" y básicamente a ellos me refería. Y eso que mi blog es el más ligerito y lo máximo que puede ocurrir es que me llamen feo o idiota, lo cual tampoco es para tanto. En otros blogs de esta misma cadena hay algunos que tienen los santos huevos de acusar de maltratador a alguien que ni siquiera conocen. Así que en realidad yo no debería quejarme.
Se le ha subido la fama a la cabeza. Dentro de poco le encuentran con una sobredosis de pastillas para dormir en el baño, como a los famosos que se vuelven locos.
Tú antes molabas… :( (Comandante-M)
Pues ahora sí que me voy a tomar una sobredosis de pastilla, pero por esto que me has dicho :(
Acabo de leer la entrevista que te hiciron en esa otra web de la que no recuerdo ni el nombre… y me he sentido mínimamente ofendida en este punto:
“Y creo que eso habría que decírselo a los teleoperadores o a las cajeras de los Sprint en turno de noche, que sí tienen unos trabajos realmente desoladores”
Desoladores?? Yo soy teleoperadora, y no me siento nada desolada. Hay de todo en la viña del señor… como dice mi abuela. Explícate mejor anda, igual no he pillado algo :S
Y si no quieres recibir comentarios en tu blog, por qué no los desabilitas? no te dejan?
Buenas noches amiguitos :( (RuGi)
Ay :( Mira que no habrá trabajos y he tenido que ir a nombrar el de una lectora fiel. Creo que lo expliqué en la propia entrevista, no pretendía ofender ni a los cajeros del Sprint ni a los teleoperadores, que hacen un gran servicio vendiendo barras de pan a las cinco de la mañana y ofreciéndonos sabrosas ofertas de ADSL por teléfono. Quería decir que son trabajos bastante más sacrificados y seguramente aburridos que este oficio de Pasillero, así que no tiene mucho sentido que algunos comentaristas vengan a decirme que así he acabado, de Pasillero, un trabajo tan desagradecido. Debí haber dicho "eso habría que decírselo a los carpinteros albanos y a los sexadores de pollos", porque seguramente nadie que trabaje de eso me lea y así no se sentirían ofendidos.
Hay que leer la etiqueta gorda de las chaquetas. Si figura la lana en su composición, vuelve a dejarla donde estaba. La lana es propia de tiempos pretéritos. (otroazul)
Sí, ¡pero es tan calentita!
Cada vez me cuesta más diferenciar entre el personaje y la persona, Pasillero. (telepatetico)
Pero si no hay nada de la persona, soy todo personaje.
Tu querida melenia esta en la calle!!!!
JO.D.T. (noe17)
¿Quién es Melenia? Si te refieres a aquella concursante de Gran Hermano: el reencuentro llamada Melania, resulta que efectivamente está en la calle y ya la he olvidado. Lo mismo deberíais hacer vosotros. Hay que vivir en el presente, amigos.