Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Accidentado comienzo

No podía haber empezado peor el encierro de este gato en su nueva casa. Ayer fue un día horribilis en esta web, que se ha prolongado hasta bien entrada la madrugada. Uno de los servidores que utiliza Telecinco.es, de una prestigiosa (¿?) empresa española, tuvo un problema de temperatura y refrigeración que provocó su espectacular caída durante aproximadamente doce horas. Y además en el día que celebrábamos el comienzo de GH, el primer día del gato tras el estreno. Es tan grave que ni siquiera vale celebrar que hemos muerto de éxito una vez más, porque parece que el problema llegó a afectar a decenas de páginas (bancos, RTVE, Spanair, etc.) Ha sido un accidentado comienzo que nos ha tenido en jaque durante horas, y mi tradicional pesimismo hace que tema se pueda repetir algo parecido hoy. Me consta que esta web va a dar cumplida información de lo sucedido. Haciendo una búsqueda rápida he podido encontrar en la red bastante eco de la noticia, ya que incluso parece que el incidente afectó anoche a algún operador de telecomunicaciones, lo cual ha llegado a tumbar la conexión a Internet de algunos usuarios.
Por mi parte, quiero pediros mil perdones por este fatal comienzo. Me sabe mal imaginaros durante tantas horas sin poder comentar, especialmente teniendo en cuenta el buen ritmo que habíamos mantenido en la conversación durante la mañana. No sé qué puedo hacer para compensaros estas molestias. Hasta ayer pensaba que en esta nueva aventura solo podía fallar yo, que no podía haber nada que la estropeara salvo que me fallara la inspiración y no fuera capaz de responder a las expectativas. Pero hoy ya sé que estaba equivocado, también puede fallar el servidor. Cómo si no estuviera yo acostumbrado a eso.
Después de un día tan accidentado resulta complicado contar lo que está pasando en la casa de Gran Hermano, que la verdad tampoco está pasando gran cosa. Cierto que ya vemos como Ana y Germán han conectado bien (el señor los cría y ellos se juntan); que Carlos H. parece picoteando entre Gisela y Loli (si bien anoche parecía totalmente entregado a las labores de caza hacia esta última); o que Gisela podría estar causando estragos más fuera que dentro de la casa. Lo de fuera es a causa de las colecciones de fotos con poca o menos ropa que aparece en la red cuando buscamos su nombre completo. El caso de la canaria es inédito, ya que es la primera mujer que ha salido en la revista de siempre antes de pasar por la casa y no tras su salida. Aunque a buen seguro volverá a aparecer, en esta ocasión con honores de portada, que ella no merece menos. En otra revista llegó a contar las excelencias de pasar (gracias a la cirugía) de una 85 a una 95, lo cual parece demostrar lo que entiende ella por "dar la talla".
Aunque realmente entiendo las pasiones que ya está empezando a despertar Gisela. La primera noche se mostró caprichosa, usando de forma ostensible el poder que le otorga su atractivo, pero también dulce e incluso trabajadora. Limpió como el que más, le quitó la cama a Carlos H. (que se autocalificó de "calzonazos" por ello), además de tener para todos una sonrisa amable, y menuda sonrisa tiene. Ayer empezó a tomar confianza y durante la celebración del cumpleaños de Iván se subió a la encimera de la cocina y ejerció de go-go girl. Eso fue antes de taladrar los oídos de sus compañeros y la audiencia con unos gritos aterradores. Por cierto, que en el canal 24 horas hay que elevar el sonido casi hasta el tope para escucharlo bien, y con mucha frecuencia hay como un instantáneo congelamiento de la imagen que está acompañado de un zumbido del sonido muy desagradable. O corrigen estos problemas técnicos o creo que nos volveremos todos tarumba en pocos días. Anoche intenté comprobar si esto también sucedía en los momentos que nos enfocan a la pareja de la casa nueva, pero es imposible saberlo porque casi nunca hablan. Era conmovedor verles leyendo cada uno su revista en completo silencio mientras en la casa antigua todos simulaban estar borrachos en medio de gran algarabía. Supongo que estaban simulando, porque los dos o tres culines de alcohol que les proporcionaron no dan para nada.
Lo más destacado de la fiesta fue la conversación entre Loli y Carlos H. Ella habló poco mientras que él no paraba de desplegar su red repleta de palabras. Que si "no me gusta ir rápido", que si "yo soy muy echao palante pero cuando algo me interesa entonces ya no tanto", que si "hablo menos con quien más me atrae". Sus actos desmentían de forma cruel su discurso ya que no estaba yendo precisamente despacio, dedicándose a hablar durante un tiempo prolongado con alguien a quien de forma bastante clara le estaba tirando los tejos. O sea, que de lo dicho nada de nada. Aunque lo que más me gustó fue su modestia cuando le dijo a Loli: "Yo puedo hablar sin problema delante de 20 personas, o de 500... o de 50 millones". Se fue calentando y a poco que se ve a sí mismo como un líder de masas. Se refería a que ante un gran auditorio no tiene los problemas de timidez que delante de la mujer que le gusta, y esto se lo decía a quien parece gustarle al día siguiente de conocerla. No tiene rostro el sujeto ni nada.
Lo de Ana y Germán es otra cosa. No veo deseo carnal sino la oportunidad de juntar sus caracteres delirantes para crear un monstruo. Puede ser la bomba, eso sí, y hacer auténtica historia en este programa. Lo dos están en otra dimensión, a un tiempo divertida y desconcertante. Sería una lástima que nos perdiéramos la oportunidad de ver nacer el auténtico monstruo de Guadalix. La estampa de anoche durmiendo cogidos de la mano es tan dulce, tan bonita, tan... no sé, no tengo palabras. Eso sí, al momento Germán pegó un respingo en la cama porque se acordó que habían dejado la tarta de cumpleaños fuera del frigorífico, y allá que se fue a solucionarlo. Este chico es hiperactivo y bastante cansino. Aunque no lo es menos Mirentxu, que ya está dando muestras de querer acampar en la cocina. ¿Por qué siempre habrá alguien dispuesto a tomar puesto de mando entre los fogones?
Y termino con un apunte de ayer y la previsión de lo que tendrá lugar esta noche, que volverá a haber gala, la primera tras el estreno. Lo más destacado de ayer es que entre tanta limpieza (han dejado la casa completamente habitable y bastante curiosa) sacaron tiempo para analizar las normas de la casa, a propuesta de la 'súper'. Y en qué hora se le ocurrió a Pepa proponerles hacerlo porque les llevó casi todo el día el ejercicio. Horas enteras leyendo y discutiendo, sin saber muy bien si estaban interpretando bien las cosas, hasta el punto de que tuvieron que precisar alguna ayuda, como cuando leían algo tan sencillo como las reglas de las nominaciones, cosa que cualquier aficionado medio al programa conoce sobradamente.
Y lo de esta noche es una gran incógnita. Aún no me explicó cómo van a llenar una gala con las escasas imágenes generadas en apenas dos días, y tampoco sé hasta qué punto tiene alguna base lo que haya votado la gente en tan poco tiempo, sin apenas fundamento para haberse forjado una opinión sobre los nuevos habitantes. Creo que en la cuerda floja para marcharse pueden estar Germán y Mirentxu, aunque a saber. En cuanto a quien puede ir a la casa nueva lo más seguro es que lo haga quien menos ha destacado hasta ahora, por lo cual es fácil que sea un habitante de los más reservados, discreto y poco hablador. Justo lo que necesita la parejita, que hasta ahora son merecedores del premio "alegría de la huerta". Eso puede ser la juerga padre, tres habitantes leyendo cada uno su revista. Total.