Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alejandro decide ir con su hijo y al rato Rappel habla del "chico este que se ha ido"

Alejandro decide abandonartelecinco.es
"El tiempo que esté aquí te voy a echar de menos, Alex. Y aguantaré hasta el final", decía Carlos emocionado mientras preparaba la maleta tras el abandono de Alejandro. El míster no quería llamarlo abandono. “Me voy con mi hijo”, le decía al ‘súper’. Tal como había quedado, el programa comunicó a Alejandro la fecha de la prueba médica a su hijo. Aunque todavía podía haberse quedado en la casa una semana más, parece lógico que tuviera conocimiento de ello cuanto antes y tomase ya su decisión. Alejandro no lo dudó en ningún momento y decidió marcharse dejando atrás la posibilidad de permanecer en la casa hasta el último día e incluso ganar el concurso.

Se había acusado a Alejandro por haber cambiado de ánimo e intención justo cuando supo que era finalista. Por lo visto, algunos consideran algo extraño que un concursante se venga arriba cuando creyendo que todavía quedan semanas de concurso descubre que es finalista. Yo lo veo lo más normal del mundo. Sería extraño si acaso lo contrario. Alejandro no se veía ganador, pero el jueves pasado se supo en la recta final y eso le insufló el extra de ánimo y entusiasmo que necesitaba.

Ayer mismo decía Alejandro: “Carlos va a ganar, ha dado mucho más juego, es mucho más divertido. Laura Matamoros no se lo merece”. Y al sentarse junto a Jordi en plató tras salir de la casa lo primero que hizo fue preguntar cómo estaba Carlos. El abrazo de despedida entre ambos fue muy emocionante, también ver después a un Carlos que no estaba hablando solo, hablaba con Alejandro aunque ya no estuviera en la casa. “Al final todo va a salir bien y te vas de aquí como un campeón, no como otros”, decía Carlos mientras doblaba las camisetas del míster.

En el plató también era todo desolación. Fran no podía aguantar unas lágrimas tan reales como que Alejandro ya no está en el concurso, y a Liz también le caían lagrimones que ya quisiera Laura Matamoros, quien ni apretando fuerte los ojos logra hacer aparecer ni una sola lágrima cuando intenta vender que está cansada. Al mismo tiempo, otros exconcursantes hacían ver su admiración porque Alejandro hiciera lo que ya dijo que haría, aprovechando para intentar hacer creer a la audiencia una enemistad inexistente entre él y Carlos. Tal vez haya quien aproveche la circunstancia para intentar engañar a la audiencia con la pantomima de un acercamiento entre Alejandro y Laura. También con que Alejandro ya no soportaba a Carlos y se extrañaba de lo que verá la gente que lo ha salvado de seis nominaciones. Realidad paralela que solamente pretende repartirse los votos de Alejandro. La verdad está en lo dicho ayer mismo por el ya exconcursante sobre que merece ganar Carlos y no Laura Matamoros.
Fran y Liz
Alejandro ha experimentado una evolución sin precedentes como concursante. Entre el Alejandro del principio y el que abandonó anoche la casa para ir junto a su hijo en un momento importante de su vida hay una grandísima diferencia. Del Alejandro mohíno e incómodo que conocimos las primeras semanas a este otro capaz de robar el corazón a buena parte de la audiencia hay un trecho enorme. Estar poco pendiente del concurso le hizo aparecer como poco fiel. En la vida normal, sus comentarios sobre aquellos con quienes tenía más afinidad no habrían llamado la atención. Pero están en un concurso y en esa clave analizamos todo. Si Alejandro se queja de que Javier no quiere fregar por una herida sin importancia en una mano pensamos que le puede estar perjudicando en el juego, pero él no pensaba en clave de concurso.

Por cierto, anoche Javier Tudela estaba en su casa viendo el programa y al ver que salía Alejandro se presentó en plató para poder abrazar a su amigo. Un detalle que dice mucho de este exconcursante. Alejandro olvidó su disgusto del principio y empezó a encontrarse bien. Le hemos visto disfrutar y aunque muchas veces hablamos de las dudas sobre su amistad con Carlos, ahora no me cabe duda de que el pequeño “Padawan” y su maestro pasarán a ser colegas. He visto más cariño y comprensión entre estos dos que en muchos otros concursantes. Como pasa entre buenos amigos, podían discutir y enfadados hablar mal uno del otro, pero nada podrá con el cariño que se tienen. Si parecen amigos, se muestran como amigos, actúan como amigos y se quieren como amigos, debe ser que son amigos. ¡Cuac!

Alejandro se va de esa casa como un ganador. Y lo hace después de que algunos compañeros de encierro hicieran comentarios que ahora conocerá y no podrá perdonar jamás. Anoche Rappel hablaba del “chico este que se ha ido” con enorme displicencia. Nada que pueda sorprender a estas alturas. El adivino y Laura Matamoros han puesto en duda que su padre sea un empresario decente que cumple con sus obligaciones de forma correcta. Si eso no es juego sucio y rastrero no lo podrá ser nada. También han criticado que lra Seguridad Social, o sea “todos nosotros”, pague el tratamiento médico de su hijo. Rappel ha dudado que pueda ganar un concurso de belleza (habiendo un precedente) tanto por su físico como por sus capacidades intelectuales. Y, de nuevo, Laura Matamoros le ha dedicado todo tipo de insultos que no repetiré por pudor. Creo que todo esto, lo que supo y lo que no, le hizo más grande ante los ojos de la audiencia.

La mayor bajeza puede ser aquello que dijo Laura Matamoros rectificando en el último momento. “Vete a tu puta casa ya, con tus putas gallinas. Una cosa, que venda su coche, si tan prioritario es su put… puñetera vida, que venda su coche”. Muchos interpretamos que iba a decir “puto hijo” antes de rectificar. La obsesión de Rappel y Laura por el dinero es muy llamativa. Hicieron un inventario de los bienes de la familia Nieto. “Su padre está forrado”, decía Rappel, como si fuera su asesor fiscal. Algunas de estas cosas son intolerables y deberían quedar fuera del concurso. Espero que futuros concursantes aprovechen esta experiencia para saber lo que jamás deben hacer.
Alejandro y Carlos
Alejandro terminó siendo un concursante intuitivo, abierto, colaborador y hasta creo que le cogió gusto al juego. Le costó adaptarse más que a otros, a pesar de ser uno de los más seguidores del programa entre los VIP de esta edición. Me atrevo a decir que se lleva de allí algunos amigos y el cariño de una parte importante de la audiencia. Dice mucho de él su abandono obligado. Que haya terminado renunciando a estar ahí hasta el final para conocer junto a su hijo los resultados de unas pruebas importantes. Ahora algunos comenzarán a disputarse la herencia de Alejandro. No olvidemos que en el peor de los casos tenía en torno al 15 % de los votos. Ante todo esto no puede extrañar que los familiares de Alejandro pusieran anoche este tuit esperando su decisión: “Si Alejandro decidiera abandonar pido que la unión con Carlos sea real. Y si continúa que estéis a tope con él”.

Lamento la salida de Alejandro por muchas razones. Entre otras, que me haya obligado a cambiar el título que en un principio tenía previsto para escrito. Iba a ser algo así: “Laura aguarda la final con el sol de cara”. Quienes estuvieran viendo el directo ayer por la tarde sabrán entender el titular. También cualquiera que anduviera trasteando por algunas redes sociales. Incluso aquellos que accedieran a gran número de medios de comunicación, incluso algunos tradicionales. Laura Matamoros y sus tarareos. Laura Matamoros y sus silbiditos. Ayer fue el ‘Cara al sol’, no sé si otro día será la ‘canción de Horst Wessel’. Lo incomprensible es que siguiera después de ser advertida por algunos compañeros. Incluso se quejó porque la estaban desconcentrando.

Que Laura Matamoros entonase ayer repetidamente el himno falangista hizo trending topic a Argi (GH 14). Muchos damnificados de la dictadura fueron dañados ayer y se empezó a pedir la expulsión de Laura. La expulsión disciplinaria de Argi sentó un peligroso precedente porque a partir de ahí se hace difícil mantener un juicio justo y equitativo. No estuve de acuerdo con aquella expulsión, pero mucho menos con el agravio comparativo y las decisiones arbitrarias que no resultan equitativas. Lo gracioso es que esto pone en solfa el protagonismo de Laura, que entona el ‘Cara al sol’ y en lugar de ser ella trending topic lo es una exconcursante de hace años.
Dani
Lo sucedido al final de la gala concuerda con todo lo anterior. Diría que casa de forma milimétrica, como las dos mitades cortadas de un mismo palo. Carlos se quedó solo y la jauría salió de caza otra vez. De nuevo escuchamos cosas como eso que dijo Laura Matamoros: “Que se vaya a su país”, acompañado de otros “vete a Perú” por parte de su tocaya o de Rappel. Todo cuadra, como digo. Estos visos de xenofobia encuentran la banda sonora perfecta en las tonadas de Laura. Tampoco entiendo por qué tanto intento de desacreditar a Carlos por haberse ido a otro país a buscarse la vida. Como si la misma Laura no hubiera contado que estuvo trabajando en Londres, aunque escuchándola hablar en inglés parece increíble. Rappel también ha contado que estuvo un tiempo trabajando en Italia. ¿Qué diferencia hay entre Italia y Perú? Espera, que otra vez me está cuadrando.

Los alegatos en contra fueron duros. Todos contra Carlos y este teniendo que elegir, porque según él tiene para alegar contra los cuatro. Al final se decantó por Laura Matamoros, que fue la primera en alegar. La rabia se desató cuando Carlos le dijo cuatro cosas bien dichas. “Niña malcriada y consentida, te crees que eres algo y no eres nada”, empezaba diciendo Carlos. Siguió calificándola de “manipuladora”, “maleducada” y “mentirosa”. Poca cosa al lado de todo lo que hemos escuchado decir sobre Carlos. Anoche mismo, terminado el Límite, Laura se preguntaba: “¿Cómo voy a vivir con esa valiente mierda?” y Dani respondía: “Es que te juro que le reventaba”. El pajarraco, como le llama Pepe Flores, también llamó a Carlos “mindungui” (sic), “payaso” y “soplapollas”. Rappel, por su parte, aseguraba que la gente joven escupirá a la cara de Carlos cuando salga.

Los ataques traspasan todas las líneas y llegan a lo personal. La misma Laura Matamoros que esta madrugada llamaba “tarada” a Makoke también decía esto sobre Miriam Saavedra, novia de Carlos: “Yo te digo una cosa, me da igual decirlo, no es ni su novia seguramente. Yo me mojo y lo digo desde aquí. No sé lo que se está hablando fuera, pero yo te digo que muy raro es todo”. Dice que se moja. Yo más bien diría que se está cubriendo de mierda.

No es la primera vez que Rappel asegura haber salido de la casa para ser atendido en un hospital a consecuencia de una discusión con Carlos. Intenta culpabilizar a Carlos de la subida de tensión que tuvo el 15 de febrero, por la que hubo de requerir asistencia médica. Al día siguiente este gato cauto titulaba así: “Rappel preocupado por algo que le sugiere Belén Esteban”, y contaba, ya digo que con cautela, lo sucedido la noche anterior. “’Me ha dado la puntilla’, decía Rappel sobre Belén, hablando con Julián”, contaba yo. Por lo que decía el propio adivino, Belén le había hecho dudar sobre si pasaba algo en su familia.

Muchos otros medios se hicieron eco de este hecho. En La Vanguardia titulaban así: “Rappel, evacuado de la casa de Guadalix tras un comentario de Belén Esteban”. Vanitatis contaba que la evacuación de Rappel “se produjo después de una información del exterior que recibió por parte de Belén Esteban". Igual de contundente era el titular de Estrella Digital: “Belén Esteban manda al hospital a Rappel”. No sigo porque considero suficientemente documentado que Rappel falta a la verdad repetidamente cuando cuenta una historia distinta a la que sucedió y queda escrita.

Moleskine del gato
Porcentajes ciegos
Solo un apunte sobre algo que dijo anoche Belén Esteban. Criticaba la ganadora del anterior GH VIP que Rappel haya sugerido su intención de donar el premio en el hipotético (y remoto) caso de que lo ganase. Aunque no me guste, tengo que volver a citarme. En este caso de la crónica al día siguiente de la final que ganó Belén: “No había tal exclusiva dado que Belén lo había sugerido dentro de la casa. Y lo hizo de forma tan clarita que le faltó deletrearlo: ‘uve, o, y griega, a, de, o, ene, a, erre’. Más claro que esto, incluso. No una vez, creo recordar que fueron dos o tres, al menos. No pierde valor el gesto, aunque ‘no se vale’ presumir de no haber utilizado algo que sí se ha utilizado”. Por refrescar un poco la memoria, porque anoche la colaboradora del Límite decía otra cosa.

Tuvimos nuevos porcentajes ciegos. En un afán de recopilar lo que hemos conocido hasta ahora pongo a continuación la evolución de los porcentajes para ganar GH VIP 4 desde el jueves hasta anoche mismo:

Gala > DBT > DBT > Límite
49,5 % > 46,0 % > 47,0 % > 47,0 %
30,3 % > 33,5 % > 32,6 % > 34,8 %
16,8 % > 18,0 % > 17,8 % > 15,8 %
1,3 % > 1,0 % > 1,1 % > 1,0 %
1,1 % > 0,9 % > 0,9 % > 0,8 %
1,0 % > 0,6 % > 0,6 % > 0,6 %