Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Emma arremete contra Irma

Irma y Emmatelecinco.es
Irma pensaba que podía ser la ganadora de este VIP y seguro que no había previsto que a su salida se encontraría con Emma enfadada, acusándola de haber pensado solo en el concurso mientras ella vivía una amistad. El mal trago que anoche pasó Irma, expulsada cuatro días antes del final, se completó al no encontrar una sola palabra de apoyo de ninguno de sus compañeros. Ivonne no cuenta porque con sus indescifrables discursos demuestra que está preparada para hablar sin que nadie sepa si está a favor, en contra, o todo lo contrario. Emma también ha sido una concursante muy de ni sí ni no, como ya dije en su daguerrotipo, pero ayer sacó todo el carácter que nunca vimos en la casa.
No aplaudiría yo tan abiertamente a Emma por zumbar a Irma como lo hizo anoche. Emma solo se queja de las cosas que Irma ha dicho dejándola vendida y cuestionando sus intenciones, pero nunca pareció preocupada por lo que dijo de los demás. Ella misma participó de forma activa de ese ejercicio, ya fuera diciendo o sugiriendo cosas feas de algunos compañeros. El día que Daniela contaba algo tan intrascendente como que a veces habla con personas que la miran por la calle las dos se escandalizaban después y Emma llegaba a decir: “Eso tiene un nombre, que no voy a decir”. No sería un nombre bonito si no quería ni mentarlo.
Ante la revelación que ahora ha tenido Emma con Irma, el alborozo del trío más maravillosamente gamberro de la historia de este programa me parece excesivo. Aída, Alejandro y Toño aplaudían a Emma puestos en pie, llegando incluso a vitorear: “Emma ganadora”. La buena televisión se hace con gente como estos tres, capaces de dar la nota en cada gala, poniendo siempre dosis impagables de travesura. Pongamos, por tanto, su apoyo desmedido a Emma en el apartado de la burla e ironía donde ellos se manejan bien.
Sabía que el principal reproche de Emma sería a cuenta de aquel episodio en el que Irma dijo que su amiga había mentido al ‘super’ diciendo que apenas había visto nada en la web, cuando un fallo hizo que algunos concursantes tuvieran acceso a cierta información publicada en Internet sobre el programa. Irma delató a su amiga innecesariamente, y también de manera algo injusta porque hubo otros que también habían hecho lo que ella. La diferencia es que solo Emma había reconocido haber accedido a esa información. Ahí estuvo su error, que el resto no tuvieron. El testimonio de Emma en contra de Irma es demoledor. Anoche Aída le mojó la oreja a la menos apoyada por la audiencia entre las tres finalistas, pero eso no es ninguna sorpresa. Podíamos prever que pasaría. Sin embargo, lo de Emma fue sorpresa para todos, incluyendo la interesada.
Vaya trío
Emma amargó a Irma la noche de su salida de la casa, y sus palabras hacen mucho más daño a la imagen de esta concursante que decenas de párrafos míos o cualquier otro comentario que se pueda hacer en público. Esto es así porque se trata de la palabra de la que creíamos su amiga, su principal apoyo en la casa y una cómplice durante casi tres meses. Incluso la crisis de la nominación de Irma se resolvió con generosidad por parte de Emma y sin tardar más de un par o tres de días. Sin embargo, han bastado un par de vídeos para que Emma no esté dispuesta a enterrar tan pronto el hacha de guerra ante Irma.
Lo intentó Jordi González y Emma dejó claro que por ahora no quiere ni intentarlo. Hablar para deshacer nudos y con el fin de una reconciliación no está entre los planes inmediatos de Emma. Más adelante quizá, pero por el momento no, decía para rechazar el planteamiento conciliador del presentador. Emma pierde la razón cuando sigue sin admitir que realmente obtuvo más información de la que dijo. En caso contrario no se explica que le dijera a Irma: “A mí me venía muy bien porque me informaba de cómo está la cosa”. Incluso dio datos concretos de cosas que supo gracias a ese acceso que tuvo a alguna parte de la web oficial durante un tiempo.
Irma aprovechó ese flanco para, con gran tranquilidad, decir a la que supuestamente fue su amiga que ella era la que lo había contado. De pillo a pillo, las dos ignoran una parte de la historia. Emma, que realmente mintió al ‘súper’ e Irma porque aunque así fuera no tenía necesidad de traicionar a su amiga delatándola en el ‘confe’. Pero no es esto lo único que tiene molesta a Emma. También que la acusara de haberla agredido el día de lo de la sartén utilizada para calentar agua. Y ahí sí que le asiste toda la razón.
Irma acusó a varios compañeros de tener comportamientos agresivos con ella, y nosotros sabemos que cuando no fue falso se trataba de algo absurdo. Lo que ella llamó “manotazo” de Emma fue un gesto cariñoso. La distorsión de la realidad de Irma es preocupante tanto si se cree lo que dice como si no. Por su bien, mejor imaginar que decía esas cosas para intentar perjudicar a Emma, Toño o Aída, tres rivales suyos en el concurso. Porque si realmente estaba convencida de lo que decía el trastorno parece bastante preocupante.
Irma
Irma se equivocó anoche al escuchar los reproches de Emma con esos aires de superioridad y sin mostrar ni un asomo de arrepentimiento. Solo se disculpó con quienes se habían podido sentir molestos con algo que ella hizo. Ni siquiera quiso dedicarle unas palabras de disculpa a Emma, dado que fue su gran cómplice en el concurso. Si la considerase una amiga de verdad habría luchado por esa amistad anoche. Nada de eso. Se mostró distante y satisfecha con su concurso. Echó mano a la falacia ad populum (si todos lo piensan es así) para justificar lo injustificable. Cualquier cosa menos reconocer sus errores de forma humilde.
Que no viéramos ni un asomo de autocrítica en Irma refleja hasta qué punto puede estar equivocada. Ella se debe pensar que de esta forma es más fácil que pueda conseguir trabajo en la televisión. Cuenta con que la tormenta pasará pronto y la audiencia olvidará estos puntos negros de su concurso. Deseo que así sea y le vaya muy bien en un futuro inmediato, consiguiendo aquellas cosas que desea. Ahora bien, creo que la audiencia no olvida tan fácilmente. Además, los errores señalados por Emma se suman al mal concepto existente en general sobre su concurso.
Irma se protegió demasiado, optando por la inacción hasta confundirse muchas veces con el mobiliario. En eso se parece mucho a Emma. Y es que las dos han llevado el concurso a la par y con semejante ceguera. No es tan complicado darse cuenta de que no es forma de ganar este concurso. Cuando Jordi comunicó que Irma debía abandonar la casa al ser la menos votada por la audiencia (casi un 15 % de los votos) vi su cara de decepción confirmando que estaba convencida de poder ganar. Luego se lo preguntó Jordi y no lo negó, dando una larga cambiada para evadir la respuesta. Estaba claro que era afirmativa, aunque parezca extraño.
Antes de la entrevista a Irma, en la cual tanto ella como Emma dieron más juego que en tres meses de encierro, Jordi volvió a tener a Elettra al lado. Imagino la tensión. Elettra igual se te desmaya que te amenaza con los abogados de Tonino, que conociendo el personaje se puede uno imaginar cómo son. Me gustaría poder resumir lo que dijo Elettra en esta segunda parte de la entrevista que arrancó el jueves y quedó truncada por su desmayo, pero no voy a poder. No puedo resumir sus palabras porque no entendí nada de lo que dijo, salvo que Daniela tiene novio y solo le gusta el chorizo. Esta chica es como esas muñecas que llevaban un disco insertado en la espalda y solo pronunciaban tres o cuatro frases, siempre las mismas.
Elet
Para terminar de demostrar que su mentalidad va más allá de la que tienen esas muñecas del disco en la espalda, Elettra acusa ahora a Daniela de copiarla porque ella hablaba con las cámaras antes. Porque, claro, la italiana debe pensar que poner nombres a las cámaras y hasta presumir de que tienen distintos rasgos de personalidad es algo corriente y normal. Sin embargo, yo creo que solo tiene dos posibles explicaciones: o Daniela está fingiendo porque cree que eso es guay y va a gustar a su público o está mucho más perjudicada de lo que podíamos imaginar.
Tampoco me extraña el trastorno de Daniela. Creían que se irían el jueves pasado, después de haber pasado una semana en la casa con solo cuatro habitantes. Entonces les aseguran que la final es el domingo, y ayer andaban con un mosqueo de mil pares de narices porque algo les hacía sospechar que la cosa no acabaría ahí. Por mucho que lo temieran no dejó de ser desolador el momento que Jordi se lo comunicó oficialmente. Hasta el jueves deberán estar solas mano a mano, las dos excompañeras de trabajo, finalistas redefinitivas de esta edición VIP. “Los días parece que tengan 45 horas, no 24”, decía anoche Aly. Y lo que les espera.
Tal vez deberían haber vallado la encina, como hacen con la Cibeles cuando gana el Real Madrid alguna copa. Lo digo para evitar tentaciones de jugar a subirse y estamparse desde arriba contra el suelo. Se me ocurre que es la actividad más divertida que pueden tener de aquí al jueves, una descarga de adrenalina sin igual. La desesperación ha llevado a que Aly diga que ha vuelto a tener cariño a Daniela. Y dice más: “No solo no me molesta, sino que me hace gracia”. Le hace gracia, dice. ¿Gracia? Espera, que le pongo admiraciones. ¡¡¡¡¡Gracia!!!!! Definitivamente el encierro prolongado está afectando a sus mentes.
Tiene especial gracia ver a Aly diciendo cosas tan amables sobre Daniela justo después de haber visto un vídeo en el que recordaba lo que le dolió no ser invitada a estar el último día en el programa de radio que habían estado haciendo juntas durante más de tres temporadas. Daniela, subdirectora de ese programa, explicó que Aly no fue despedida, simplemente le dijeron que no volviera. O sea, un ‘no te digo vete, pero ahí tienes la puerta’ de toda la vida. Llama la atención ese abrupto final de la relación laboral entre las dos finalistas. Especialmente después de haber visto y escuchado a Daniela presumir más de una vez de haber evitado el despido de Aly. “Le salvé el culo y así me lo agradece”, dijo recientemente. No presumió tanto del no despido consistente en decir que no volviera.
Visitas
La noche tuvo varias sorpresas, aunque ninguna parecida a que estaban viviendo tan solo la primera parte de una final compuesta por dos partes y con cuatro días de separación entre estas. Primero fue la visita de la madre de Aly, la prima casi hermana de Daniela y el marido de Irma. Me pareció inquietante que esta última preguntase a su marido si mañana (por hoy) tenía que madrugar. Eso confirma que ni de casualidad ella pensaba salir de la casa anoche. Pobre.
La otra gran sorpresa, en este caso reservada a las dos finalistas definitivas, fue recibir en la casa a Elettra y Marco para que pasaran una noche y tuvieran una oportunidad más de cerrar viejas heridas, aclarar malentendidos y arreglar entuertos. Si no les llegan a emparejar como hicieron en lugares distintos de la casa hubieran pensado que Elettra entraba para apoyar y dar ánimos a Aly, mientras que Marco haría lo mismo con Daniela. Esos fueron los encuentros más cariñosos. Daniela recibió con frialdad a Elettra, aunque un rato más tarde estaba encantada de saber de la existencia de ‘Blumetra’, así como de su gran cerrazón. Tanto fue así que vi a Daniela emocionada al pensar en la posibilidad de explotar esa historia a estas alturas. Nunca es tarde y llegado este momento es ahora o nunca. No va a contar con la colaboración de Elettra, aunque anoche estaba muy poco guerrera, como si siguiera estando afectada por las imágenes de Tonino dando un manotazo a su madre.
Las visitas de Elettra y Marco servirán para que estén algo más entretenidas durante unas horas y suponen un adelanto de información por lo que irán tomando contacto con la realidad de forma gradual. No me parece mal porque a estas alturas no hay razón para poner freno a la información. Solo se me ocurren dos inconvenientes: Jordi lo tendrá más complicado el jueves porque las dos concursantes llegarán a plató más resabiadas de lo habitual. Por otro lado, buena parte de la información que les han estado dando son meras intoxicaciones. Como un apunte puedo contar que Marco le ha dicho a Aly que Antonio la engañó y no la está esperando. Saldrán picardeadas y engañadas. No sé si compensa.
En la primera parte de la gala final tuvimos dos exclusivas. Una es que Aída va a denunciar a Mariano (marido de Irma) por haberla agredido el pasado jueves en plató, lo cual explica que el programa dejase que ella regresase a plató, no así él. Es lo que cuenta Aída y niega rotundamente Mariano. Lo otro es que, según Alejandro, Irma paralizó la comercialización de la canción ‘Mi Gran Hermano, mi amigo’. Ella sería una de las responsables de que aún no esté a la venta su producción definitiva. También lo negó todo.
Moleskine del gato
Porcentajes ciegos
Los porcentajes ciegos para la final estaban así anoche: 55,1 % y 44,9 %. Sigue habiendo unos 10 puntos de diferencia entre las dos.
No sé si habrá apreciado el lector que estamos en plena Semana Santa. La final en Jueves Santo era algo previsible. En mi agenda tenía reservado el día por si ocurría algo así. Reza un dicho popular que hay tres jueves en el año que relucen más que el sol: Jueves Santo, Corpus Christi y el día de la Ascensión. Pues bien, en cualquiera de los tres puede caer una final de Gran Hermano. Por eso yo no he tenido que aplazar un viaje a Praga una semana. En absoluto. Tampoco me pilla esta semana con mentalidad de vacaciones y alguna que otra tarea pendiente, fijada desde hace semanas.
Nunca habría pensado en tener fiesta en estas fechas tan señaladas sabiendo que puede haber una final el mismísimo día que abre el Triduo Pascual. Ese día se celebró la Última Cena y Jesucristo hizo el lavatorio de pies. También se produjo su oración en Getsemaní y la traición de Judas. Ah, y en la tele ponían siempre ‘La túnica sagrada’, con Richard Burton y Víctor Mature subidos a sendos cajones porque eran bajitos ambos. Se ha entendido, ¿no? Antes ponían una película épico-histórico-religiosa. Ahora cae final de Gran Hermano.
Por todo lo anterior, no puedo prever cuándo será mi próxima cita en este blog. Es posible que nos podamos leer antes del viernes, aunque no aseguro nada. De momento, podéis seguir votando en mi encuesta definitiva de Twitter. Las finalistas más finalistas entre todas las finalistas esperan tu voto. ¿Aly o Daniela? ¿Daniela o Aly? Esta semana será un calvario para ellas. Su particular Gólgota.