Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Irreconciliables

Las posturas entre los que felicitan a Ángel por su triunfo, alegrándose del mismo, y quienes simplemente le felicitan pero no se alegran en absoluto, son irreconciliables. Esto pareció en el debate final de anoche en donde comparecieron todos los concursantes de esta edición menos Lis, que debe seguir reunida con su mentado abogado, y una Laura convaleciente de un resfriado. Al contrario que en las galas semanales, en las que se sientan en el sofá del plató en el orden de salida de la casa de Guadalix, anoche estaban situados atendiendo a afinidades.
Así, por ejemplo, Tatiana se sentaba entre Ángel y Arturo, al lado de este su nueva amiga Nagore, a continuación la del diminutivo y todos los 'caracoles' a excepción de Melanie, a quien le tocó estar en el extremo del otro sofá. Este comenzaba con la pareja Gerardo-Saray, flanqueados por Pilarita, siguiendo Carolina, Hans, Indhira y Toscano. Más o menos así estaban, aunque no he mencionado a todos. Llámenme romántico estúpido pero me encantó que en esta distribución en los sofás terminara Hans estando al lado de Indhira. Me encantaría que ambos se llevaran tan bien como dentro de la casa, aceptando o no que la moda tarde más en llegar a Málaga, lo cual en estos tiempos en que manda el imperio de Amancio Ortega no parece tan así.
Entiendo que las posturas sean irreconciliables porque Ángel se defendió anoche dando tumbos entre la excusa absurda y la rotunda negación de la realidad. No digo que mienta, pero cuando menos falta a la verdad de forma clamorosa cuando dice cosas como "yo nunca le he insultado", refiriéndose a Gerardo. No me voy a convertir a estas alturas en defensor de un concursante pésimo como este, pesado como el que más, absolutamente inaguantable y de quien sospecho que le mueve su deseo de ser famoso y hacerse un hueco entre los tertulianos de alta remuneración y escaso empeño en el trabajo, porque el personaje parece más vago que la chaqueta de un guardia, que decía mi madre. No obstante, anoche tenía toda la razón, y tuvimos que ver cómo Ángel esquivaba la respuesta, se disculpaba a regañadientes y de manera forzada por haber puesto en duda la relación sentimental entre sus dos supuestos amigos, engañaba a la audiencia con patrañas, para terminar explotando de ira y demostrando el auténtico Ángel.
Quizá quienes hayan asesorado al flamante ganador de esta edición no repararon en que aparte de las galas, debates y resúmenes diarios, también hay una emisión en directo. En el imprescindible Podcast de GH que ha realizado por primera vez esta temporada José Viruete, podíamos escuchar el pasado 14 de enero las siguientes palabras, pertenecientes a una de esas brutales conversaciones entre Ángel y Tatiana en la madrugada anterior:

Ángel: "Solo sabe hablar, pero no sabe sentir. No tiene sentimientos. Yo no quiero ser su amigo. Ni ahora ni nunca ya. No quiero ser su amigo. No voy a poder, es que me está costando. Me estoy dando cuenta de cosas que son así. No quiere a nadie, a nadie, y se la pela todo el mundo, nada más que piensa en él. Y él es así en su vida diaria también. Él es el centro del universo, es la única persona que tiene valores, es la única persona que es capaz de amar, es la única persona que es capaz de dominar, es la única persona que sabe de todo, y eso es lo que le pasa. Por eso no tiene amigos. No van a durar ni cinco días separados, y el que se va a quedar más solo que la una va a ser él. Porque mi amistad desde luego que no la tiene, porque no la ha sabido valorar. Y yo no quiero a una persona a mi lado en mi vida así".

Aunque lo más duro está por venir:

Ángel: "Tengo muchos amigos, por suerte. Y a él no le quiero para nada, ni para tomar una copa, ni para jugar al póquer ni para nada. No necesito a una persona así en mi vida. Mira, yo te voy a decir una cosa. Yo soy el mejor amigo que puede tener una persona. Porque nunca pido nada a cambio, ¿sabes? Y siempre estoy ahí para todo el mundo. Es una mierda de persona".

Tatiana le comenta que Gerardo quiere presentar un programa de televisión. Ángel, al ataque de nuevo, contesta:

Ángel: "Pero ¡qué va a presentar! Si no sabe ni escribir casi. Ni quiero que gane él, ni quiero que llegue a la final, ni quiero nada. Pero quién es él para decir a mí qué. Que ha sufrido mucho en su vida, dice el desgraciado de él. Tengo la sensación de que ha intentado mostrar algo que no es él, ¿sabes? Ha intentado llevarse a todo el mundo a su terreno, y ser el centro de atención. Acapararte a ti... acaparar a tal, y se ha visto impotente porque a pesar de que ha intentado desplegar todos sus encantos y todas sus armas de peloteo, la gente se ha dado cuenta. Y lo único que él veía es que con Carol me llevaba bien, contigo me he llevado bien, con Toscano me he llevado bien, con todo el mundo me he llevado bien, ¿me entiendes? Y yo creo que es un puto envidioso de los cojones. Me di cuenta cuando lo de Carol. Le jode que sea como soy. Y no creo en Dios pero le voy a rezar todos los días para que él no gane".

¿Para qué seguir? Es suficiente. Este tribunal acepta el testimonio como prueba. Ruego sea incorporada la cinta del podcast al sumario. Esto no se vio nunca pero sucedió. No he visto el vídeo pero escuché esta conversación de madrugada y afortunadamente existe la grabación de audio que he utilizado para hacer la transcripción. En caso contrario, seguramente alguien se hubiera atrevido a negarme estas palabras de Ángel, las de la noche que llamó a Gerardo "mierda de persona" y "puto envidioso de los cojones". Ergo, Ángel faltó anoche a la verdad durante el debate moderado por Mercedes Milá. Quiero que conste en acta este hecho relevante. No es que quiera hacer un juicio al concursante ganador de Gran Hermano XI. El juicio se lo hizo la audiencia votante y con un veredicto triunfante a su favor. Sobre eso nada que decir.
Solo pretendo poner a Ángel de verdad frente a sus palabras. Que no pueda excusarse en esta ocasión diciendo que como estaba hablando con el psicólogo pensaba que eso no saldría nunca. Son ya once ediciones y jamás he escuchado excusa tan patética. Si tenía dudas que hubiera preguntado, y como le dijo Hans todos sabían que las conversaciones con el psicólogo, excepto si es en un momento de una crisis, son como cualquier otro confesionario. Ahora resulta que sus más encendidos 'confes' eran con un psicólogo y también cuando vende la idea de donar a causas benéficas parte del premio, por lo que está vendiendo la piel del oso antes de cazarlo. No se trata de que utilizase ese argumento para ganar el concurso, cosa que ni sé ni debo evaluar. Ahora bien, se hable con quien se hable, utilizar la caridad como una forma de venderse, presumir de benéfico y generoso, me ha parecido siempre de una obscenidad rechazable. Pero basta con presumir ante los vecinos, con eso es suficiente. Para mí eso es traficar con la caridad y es execrable. Lo siento mucho pero es mi opinión, si no le gusta a Ángel deberá aguantarse. Y si no, como decía anoche Nagore sobre otro ex concursante, que hubiera ido a 'Pasapalabra', uno de los pocos concursos a los que no se debió presentar.
Me encantó el símil que hizo Mercedes Milá entre un viaje en autobús y Gran Hermano. ¡Qué grande! La diferencia es que aquí podemos recuperar muchas imágenes (no todo está grabado, ese es un craso error) y enfrentar a los protagonistas con ellas una vez se apean del viaje en autobús. Si yo hago caso al Ángel de anoche, y analizo su discurso junto al del resto, no tengo ninguna duda de que me convertiría en adepto y defendería ciegamente a este concursante. Ahora bien, si yo he visto, escuchado y analizado su comportamiento en la casa, resultándome totalmente contradictorio con lo que luego afirma, no puedo por menos que pensar en lo listo que es el 'notas'.
No se trata de poner un contrapunto agridulce a la victoria de Ángel. Solamente que anoche tenían todos una oportunidad para enfrentarse a su propia realidad, y este concursante lo hizo con trampa, aprovechándose de que determinadas cosas no se vieron nunca, como cuando llamaba "mierda de persona" a quien había sido su amigo. Y lo más fuerte de todo esto es que apenas había pasado nada, solamente que Gerardo y Saray volvían de Italia diciendo que se estaban enamorando. Entre el Ángel que quiere llegar a la final con Gerardo (además de Tatiana, claro) y el que le insulta de forma tan gruesa hay solamente una historia de amor que puso en duda presuntamente temeroso de que beneficiara a la pareja en su contra y la de la rusa. No puedo pensar otra cosa, Ángel y Tatiana reaccionan de esa forma porque ven peligrar su situación ante la final, no porque realmente les importe si se enamoran o se detestan.
Por otro lado, se equivocó Ángel al afirmar que solamente le ponía en tela de juicio Gerardo, porque provocó así que se pronunciasen Carolina, Hans o Indhira. Eso sí, los más fracasados de esta edición, aquellos que primero fueron desfilando, en algunos casos con porcentajes récord para su expulsión, parecían encantados de que ganase alguien que nunca perteneció a su grupo, supongo que simplemente porque tuvo una buena relación con Tatiana, el último vestigio de los 'feos' que quisieron usurpar la etiqueta de 'lado oscuro', que otros con mucha mejor trayectoria que ellos habían creado unas cuantas ediciones antes. Esto de repetir esquemas nunca funcionó, que se den cuenta futuras generaciones de concursantes, como los de ese Gran Hermano XII que está por venir, dice Milá que "a la vuelta de la esquina". Yo ni pongo ni quito.
El mejor momento del debate final, aparte de algunos vídeos prodigiosos, como el que recogía un resumen de todas las pruebas y otros muchos, fue el recuerdo a los Danis, esa tribu de Papúa Nueva Guinea que nos enamoró a todos. Cuando he dicho que Indhira o Arturo han sido los grandes protagonistas de esta edición no contaba con Yalis, cuyo paso por la casa será tan inolvidable o más que el de ningún otro. Me gustó mucho saber que la idea fue de Pepa Álvaro, porque nunca le podremos agradecer suficiente a la 'súper' una iniciativa tan buena y acertada. Este Gran Hermano será el de los récords, pero también el de los Papúas.
Este gato cansino (y cansado) aún no se despide porque el domingo hay un debate y aquí habremos de estar el lunes. Luego es posible que vuelva en breve para hacer alguna reflexión que considere de interés, aunque esto es algo que nunca planifico ni sé si terminaré haciendo o no. Por tanto, nos seguimos viendo por aquí y emplazo a todos cuantos son bienvenidos a seguir el tiempo que quieran haciéndonos compañía. Sobre lo que ha de pasar en futuras, y parece que cercanas, ediciones de este programa de nuestros amores ya se verá. A esta hora no quiero mirar al futuro sino al pasado, entre otras cosas porque el futuro es incierto y del pasado no puedo estar más satisfecho. Sea como sea, nos seguiremos encontrando cualquier día en cualquier sitio. De momento, aquí mismo el próximo lunes. Sean felices todos, y gracias por la compañía y fidelidad mostrada una temporada más.
[Si alguien quiere dejarme cualquier pregunta lo puede hacer en esta página, donde intentaré responder a todo durante los días que siga habiendo preguntas. El próximo lunes, a las 12.30, Arturo se enfrenta a un nuevo encuentro digital para el que ya puedes dejar tus preguntas. Recuerdo también que puedes seguir participando en el Test de Gran Hermano, donde tienes oportunidad de probar tu nivel de conocimientos sobre la historia del programa]